Agustin Rodriguez

Estas líneas...

+ Si no pueden, pidan ayuda; Fortaseg, un negocio de ¿quién?; Astiazarán, atractivo en cualquier boleta electoral; Conapesca contra armadores, o al revés


GUAYMAS, Son.- Asombrados aún por la balacera en el ex tranquilo San Carlos que dejó 2 muertos y 1 herido --y posible secuela de similar saldo más tarde--, vimos llegar más gasolina a la hoguera: terrible crimen contra joven mujer preñada en Guaymas Norte, área de cotidiana actividad delincuencial por el creciente tráfico de drogas.

A lo primero se le agrega el final de dos vidas –una dama embarazada, también— y otra lesionada; más lamentable aún; como decía un constructor y amigo, quien en su reflexión, cuestionaba la actitud los responsables de origen.

Me atrajo el término. Lo explica: la situación deriva del consumo de drogas, que es estimulado y se multiplica porque los niños cuando empiezan a ser jóvenes, ven en ese submundo un estado ideal de cosas, al no existir suficientes estímulos para encausarse hacia las buenas prácticas.

Un sujeto –dicen que dos, lo explicará pronto la Secretaría de Seguridad Pública de Adolfo García Morales, o la Fiscalía de Rodolfo Montes de Oca—entra a una vivienda, intoxicado por drogas, y da vuelo a las interpretaciones de su enfermiza condición, con un resultado salvaje sobre una joven de 25 años, profesional recién egresada, apreciada, con futuro, quien no tuvo en su propia casa la seguridad, prevención, el ambiente para comenzar a formar una familia.

Culpo, sí, a los responsables oficiales de la seguridad pública, los que ganan dinero de impuestos que pagamos los ciudadanos, para hacer ese trabajo. Pero me que quedo corto.

Debo ir más atrás, como decía mi amigo el constructor. Debo decirle a cada madre de familia que no descuide a sus hijos, sobre todo a las que por hacer vida social les dan todo –tableta, “compu”, dinero, auto), a los menores para que no molesten afectando su agenda. La mujer obligada a salir de casa a ganarse el pan de cada día, quizá no tenga alternativa.

Obligarlas a salir a la calle es lo peor que hemos hecho en perjuicio de la mejoría social que en la teoría buscamos. El obligado descuido afecta, por supuesto.

Tras los hechos, el patético choque de colores políticos nos revela otro grave brete: la gente clama por seguridad, que en Guaymas está muy vulnerada. La prevención está en el suelo y si la investigación cumple y se logra atrapar a los malos, “palo dado ni dios lo quita”.

De nada servirá a Rosa María que su asesino, un infeliz cuya voluntad depende de estupefacientes, vaya a prisión. No imagino de qué será capaz el sujeto, ya confinado, por tener su necesaria dosis.

Sería mejor que sus familiares supieran que se hace justicia, pero también que se toman medidas preventivas para evitar esos horribles hechos.

Primero, que cuando se hable de falta de trabajo policiaco municipal, el alcalde lo acepte. Y si hace falta presencia y apoyo estatal, hace tiempo debería existir un documento exigiendo ese respaldo.

Pero no. El alcalde rechaza hablar de falta de trabajo, porque le quitarán recursos, que por otra parte, hace años se desconfía de su destino. Se los roban, es la impresión ciudadana.

El respaldo lo piden por su cuenta la dirigente priísta y regidora local, Jimena Jaramillo; igual hizo la diputada federal Susana Corella, reclamando presencia a la Gendarmería Nacional; también el diputado local Manuel Villegas. El odioso “troleo” pagado igual, con dinero de la gente, se les echó encima, pero los guaymenses víctimas del delito no olvidarán lo que ocurre por falta de esa prevención ni los nombres de quienes deberían proporcionarla, porque ningún compromiso de ninguna autoridad debiera estar por encima de los intereses ciudadanos.

Menos de una vida, pues ninguna, en lo absoluto, puede ser remplazada.

 

TIROS RAPIDOS

1.- ¿Y EL FORTASEG?

Desde que inició el trienio de Lorenzo de Cima Dworak se habla de corrupción y carencia de rumbo; su eterna queja es culpar por las fallas a alcaldes anteriores, aunque hayan pasado dos años de lo que sea.

La Seguridad Pública es lo más cuestionado, aún sobre la falta de alumbrado con el que sus funcionarios intentaron hacer negocio; las obras de mantenimiento de la ciudad, que se volvieron chiquilladas bien pagadas y de malos resultados (¿quién las hace?), etc.

Recordemos, hace año y medio, se habló de una leperada con 3 millones de pesos del Fortaseg, que debieron invertirse en uniformes y equipo para la Policía Municipal. Prevención, pues. Nunca llegaron. Facturas dudosas y presuntos estafadores libres, es el resultado.

De eso nos recordó la dirigente priísta Jimena Jaramillo al reprobar la falta de reacción del alcalde ante la violencia que en una semana nos mató a 7 personas, dos de ellas mujeres embarazadas, lo cual considera grave incremento en casos de violencia de género.

No ve programas o estrategias que se apliquen en lo local –por primera vez veo cuestionamientos al DIF Municipal—cuando afirma que “no ha habido un solo pronunciamiento del alcalde ni de su esposa”.

Y toca el punto del tema: fallas recurrentes en las decisiones y falta de certeza en el manejo de recursos destinados a fortalecer la prevención del delito.

Pero este mensaje a quien corresponda, no tiene desperdicio:

“A pesar de que ha sido una de las áreas que más se ha excedido en el presupuesto y que se han recibido millonarios recursos del programa federal FORTASEG, la corporación (Policía Municipal) exhibe síntomas de ruina financiera y ha llegado al grado de obligar a los policías a mantener las unidades (autos patrulla) en funcionamiento con recursos de su propio bolsillo”.

Si tiene razón la señora regidora, Guaymas vive una situación terrible: ¿De dónde saca el agente policíaco para mantener la patrulla que le asignan?

Alguien debería pedir apoyo para aclarar todo eso, en lugar de reñir porque la ciudad le reclama trabajo.


2.- ANTONIO ASTIAZARÁN es un político atractivo para cualquier boleta electoral.

A seguidores y a muchos sonorenses con quienes convive y ha representado les gustaría tenerlo de nuevo en alguna de esas responsabilidades. Más si alcanza, por las circunstancias que su formación política confirman, un cargo tan importante como es la Senaduría.

La busca por su partido, el PRI, aunque haya acercamientos externos sugiriéndole escuchar el canto de las sirenas, como sucede en otros casos con representantes populares tricolor.

Qué resultará, lo sabremos hasta 2018. Hoy sabemos que el tricolor ya evalúa a quienes traen los mejores números y escogerá en consecuencia. Astiazarán traen buenos números y resta que, a juicio del PRI, le alcancen.


3.- CAMARÓN: La temporada camaronera, una fiesta en el pasado, ahora se anuncia con más pena que gloria. La pesca en general ha sido minimizada por el régimen pese a que le da de comer a miles de familias en nuestros litorales.

Para anunciar la conclusión de la veda al crustáceo charlaron días enteros representantes oficiales y productores. La reunión final comenzó a la 1 de la tarde y terminó 12 horas después, en no muy buenos términos.

El comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez, tuvo que dar el manotazo al escritorio para decir que así sería: la veda terminará el 8 de septiembre para ribereños, y el 16 para pescadores de alta mar.

Los armadores pedían comenzar en octubre, pero les dijeron que los ribereños no aguantan la ruina. Ni arribazones de peces ni fondos especiales hay para ayudarles a superar la dura crisis.

Así que, sí, hay pelea en el ejido entre “barqueros” y Mario Aguilar, pese a sus 23 reuniones con dirigentes para informarles de estudios científicos y resultados.

Pero la riña viene de antes, por la queja sobre la pulverización a causa de la inflación y “variables” económicas, del subsidio que otorga la Secretaría de Hacienda al diesel, que sigue siendo de dos pesos por litro desde 2010. El diesel, recuerde, supera el 50% de los gastos de producción.

Mea culpa, pensarán los armadores, pues exigieron pesos, no porcentajes, y la Federación les jugó rudo, a partir de que el subsidio es al precio, no a los impuestos. Si usted lo nota, el precio es en su mayor parte, un cóctel de impuestos. Ni cómo ganar.

Estas líneas...

+ Guaymas, escenario de violencia; Alán Jaramillo se fue por traidor; Jimena y sus priístas emboscados; Manuel Villegas será candidato en el PAN; Baja Salad, historia de éxito; Luis Vielldent no, es Servando


 

GUAYMAS, Son.- Visitantes, o turistas que han resuelto vivir aquí durante el invierno y unos todo el año, hablan de una buena oferta turística en este destino de playa.

Pero todos se preguntan qué pasa a partir de hechos violentos cuya cúspide se dio el jueves, una espiral violenta que mató a cuatro personas y dejó dos heridas, con un “levantón” de cinco más. Dejemos al margen los dos muertos adicionales en la comunidad yaqui de Las Guásimas con un tercer herido de bala.

Tras la escandalosa jornada, prefiero alejarme del comentario común sobre criminales en ajuste de cuentas. Me preocupa más el mensaje enviado: Guaymas se volvió violento. Presumimos de ser turísticos, pero el primer efecto de lo vivido, es alejar el turismo y afectar la economía.

Acaba de leer la recomendación del Departamento de Estado de Estados Unidos, sobre restricciones a visitar algunas regiones de México. Me molesté al ver en la lista a San Carlos y tocaría el tema desde esa perspectiva. Los hechos me obligan a cambiar de opinión y hoy solo pido a la autoridad ir más allá, lograr soluciones no para someter a las bandas criminales lo cual es históricamente imposible por la obligada existencia del bien y el mal.

Control, señores. Eso sí se puede y la convivencia junto con las tareas económicas, seguirán dando resultados.

LA “GUERRA” DEL 18

Alfonso Uribe se molestó al fracasar el intento de quitar el voto de confianza que obsequian los regidores al alcalde. Tal voto inutiliza frenos que intenten los primeros cuando el alcalde resuelve como le dé su gana cualquier cosa. Para eso es ese acuerdo.

Por eso cuando Lorenzo de Cima, socarrón, aludió a “su derrota” –cree que el regidor tricolor instigaba ese golpe --, Uribe le espeta: “ganaste, pero estás mal”. Y le muestra un documento con las bases legales que justificarían retirarle al irascible alcalde esa varita mágica.

Tragó gordo el alcalde. Como político que debiera ser, “le valió” el articulado legal. Centró su atención en apuntes de alguien que conoce. Sí, eran de Gabriel Cinco, uno de los 23 asesores legales –casi todos, definitivamente aviadores-- de la Secretaría del Ayuntamiento durante el oscurantismo creado por el tricolor en receso Alán Jaramillo.

Pronto confirmó, Lorenzo, el hecho, y su acierto al separar al Alán de tantas broncas en su año y medio de mandato paralelo. Lo defendió, pero finalmente entendió las traiciones y si alguna duda le quedaba, allí se acabó.

No solo eso. Feneció la intención de afianzar a Jaramillo con una quincena para inhibir efectos de su nueva situación de enfrentamiento social, moral, físico y hasta sentimental. Ya no es, tampoco, secretario Técnico (¿?) de la Presidencia Municipal.

Ojalá haya guardado algo de lo que habría ganado de los ingresos no contables del Carnaval, la Policía y de los que se refería cuando, delincuente confeso, detallaba cómo desviar presupuestos para no estar “comiendo mo…a” mientras otros aprovechan, cátedra de corrupción política inmortalizada en audio de profusa difusión en redes por los más interesados en reventarlo, que también ya son parte de la historia, misma que el alcalde panista intenta, quizá tardíamente, reescribir.

Eso sí, regidores panistas sobre todo, piden cuentas a Uribe por la presunta infidencia. No se vale, dicen, “regársela” al abogado Cinco, quien por orden de su jefe inmediato –Jaramillo, quien presumía controlar al Cabildo a “cañonazos”--, aceptó dar las contras al alcalde entregando armas al Cabildo insurgente para darle el golpe. Debían ocultar su participación y no le cumplieron.

TIROS RAPIDOS

1.- Jimena Jaramillo sufre persecución del nuevo tesorero municipal Enrique “El lito” Bueno Guerra, quien aporta todo el material posible para lograr que los panistas inhabiliten a la maestra presidente del PRI Municipal.

Ella libró la primera embestida por un tema de gastos a comprobar cuando era jefa de personal en el pasado trienio, pero el contralor –Douglas Taylor, uno de los acusados por tranzas en el sexenio padrecista--, le “amonestó” para manchar su curriculum y le revive otro “crimen”: adelantó media quincena a un funcionario en la pasada administración.

Es opositora y hay que pegarle, mientras el “gringo” oficial del cuento, simula no ver el mar de fracturas falsas, clonadas o gastos sin comprobar de los funcionarios actuales.

Doña Jimena cumple como regidora y se multiplica para sacar adelante su trabajo, del que vive, más la tarea de dirigir el Comité priísta local, donde hace falta que sus colaboradores metidos a chaleco, ayuden. Por ejemplo, el secretario, Gines Valentín Rodríguez, quien hace adelantada campaña y no aplaude, ni mucho menos, la labor de la señora presidente.

2.- Saludé a Manuel Villegas Rodríguez, secretario del Ayuntamiento en el trienio de Antonio Astiazarán. El tránsfuga priísta y panista arrepentido según muchos --hasta la mañana de este viernes--, me dijo que estará en una boleta en 2018.

Le interrogo por cuál partido, o si será independiente. La respuesta adosada con enfado, fue: “Pues por el PAN… yo soy panista”.

Varios panistas, incluso del Directivo Estatal, me han dicho que Manuel traicionó y se fue, por eso le dije que su panismo no tiene aval. Lo rechaza y reitera, estará en la boleta, buscará un cargo y será “por el PAN”.

Preguntaré a Santiago Samaniego Rebollo y su gente, pues no lo quieren en el Comité local porque no es panista, alegan; si pudiera también se lo preguntaría al alcalde Lorenzo de Cima, quien entre allegados acepta que el diputado local vive hoy –y podría “reventarle”-- difícil circunstancia político-legal derivada de su actuar en el pasado. Algo sabe, pues.

3.- Una historia de éxito se dibuja en el esfuerzo de la familia Romo Grajeda: Israel, Rita y sus hijos Luis y Patricia.

Incursionaron en la gastronomía y crearon Baja Salad, firma que 2 años después llegó a Ensenada, donde Patricia está a cargo. El avance los acercó a inversionistas de la Ciudad de México y con orgullo regionalista justificado, celebro que la firma ahora como franquicia, llegue a la capital y comience a probar el éxito.

4.- Luis Vielledent vive en Villa de Miramar. No lo pelaba el alcalde y Miguel Quiroz se hacía pato incluso dejando que cortaran el teléfono de quejas de Servicios Públicos Municipales, y resolvió por su cuenta.

El impuesto predial que paga no sabe en qué se aplica, pero no quiso averiguarlo y arregló el alumbrado del parque público frente a su casa, retiró maleza, cortó el pasto y pintó la cancha deportiva, con apoyo de vecinos al buen ejemplo. El reconocimiento creció entre los guaymenses. Hasta entonces el Quiroz que solo barre e ilumina donde estará el alcalde, lo visitó y se puso a sus órdenes.

Hoy, hasta lo candidatean, pero aclara que solo busca buena imagen de Guaymas y ayudar a fomentar sanas prácticas entre los jóvenes, así que por allí no es.

En todo caso, debiera apoyarse a una de sus bujías en la mejora barrial: Servando Rodríguez. El sí, recibió una oferta seria para encabezar una planilla independiente por la alcaldía, lo cual hace ver, no necesariamente debe alguien estar en un partido o trabajar para un político, para ser oferta útil en una papeleta. Tal vez ese sea el futuro en Guaymas.

Estas líneas...

+ El PRI retrocede: candados al suelo; desapariciones, no todos son delincuentes; Lorenzo le gana a los regidores; EPN da resultados en Sonora


GUADALAJARA, Jal.- Algo me tocó del ruido tricolor en esta bella Perla Tapatía pese a que llegué un día después del encuentro de priístas destacados en las mesas temáticas, como ocurría en otros puntos del país, previo a la cita –esa sí—de los que mandan, al sábado siguiente en la capital azteca.

Esta metrópoli no hablaba más que de los candados, frenos impuestos en el pasado para evitar a los aventureros. Preservar pues, la identidad.

Y sí. En la ciudad de México el trompeteo jericoano derribó la muralla impuesta décadas atrás, lo cual a juicio de otros priístas, es un nuevo atentado a las siglas camino a la capitulación, cual ocurrió en 2000 tras el mandato de Ernesto Zedillo, que para Manlio Fabio Beltrones, por ejemplo, fue un sexenio sin el PRI en Los Pinos.

El tema da para más, por ello les recomiendo leer la larga entrevista que publica el diario español El País. En ella, Beltrones deja ver el credo a adoptar por el priísmo, o el partido deberá extender sus alas y emprender el vuelo hacia latitudes sin regreso.

Como quitar los candados lleva esa dedicatoria, también habla de José Antonio Meade, secretario de Hacienda, y hace precisiones como ésta:

EL PAÍS: ¿Meade tiene esa identidad?

MFB: Tendrá, si quiere ser candidato, que asumirla.

EL PAÍS. ¿Ha desaparecido el dedazo en el PRI?

MFB: Esa práctica es la que más daño nos podría hacer.

EL PAÍS: Es decir, sigue vigente...

MFB: La posibilidad siempre está. En el PRI tenemos una historia que cuando hay un presidente surgido de las filas tiene una gran responsabilidad e influencia en el futuro de las definiciones de las candidaturas. Es inocultable, lo hemos aceptado y hecho público.

EL PAÍS: ¿Cómo pretenden conservar la unidad de aquí a las elecciones?

MFB: Todavía hay quien piensa que dentro del PRI la unidad se consigue a base de pura y total disciplina. Nada más equivocado. Desde sus orígenes, por más fuerte que haya sido la influencia de alguien sobre el partido, la unidad la hemos conseguido con los acuerdos.

Pareciera que Beltrones enfrenta posibles decisiones cupulares y tendencia a revivir condiciones del “zedillato”, cuando el colmilludo político sonorense, en rebeldía, acusó al improvisado presidente Ernesto Zedillo, de tener al PRI 6 años fuera de Los Pinos. Lo confirmó cuando entregó la Presidencia a Vicente Fox.

CORTOS:

1.- Durante meses, los regidores guaymenses calificaron de irresponsable al alcalde Lorenzo de Cima Dworak por resolver por su cuenta, basado en la costumbre de entregarle a los alcaldes poder pleno para negociar. Ese voto de confianza, dijeron, se lo quitarían.

Este lunes la sesión del Cabildo tocó el tema. De 21 regidores, 6 no acudieron; de 15 presentes, 4  votaron para retirarle el “fuero” obsequiado al llegar al cargo: Jimena Jaramillo, Alfonso Uribe y Rubén Conteras, del PRI los tres, y el “libre” Porfirio Villa. No abundaré en lo que piensa la gente que ocurrió y que involucra presunta corrupción.

Quizá por cosas así es que, luego de 10 días ausente de mi pueblo –no presumo, pero estuve en un paraíso jalisciense y otras latitudes sureñas--, regreso y encuentro una imagen de abandono que, me pregunto: ¿no la ven, señores regidores, señor alcalde?

Y no lo digo por debatir o abrir pleitos con la Asociación de Troleros Profesionales que no sé si exista, pero de que abundan los expertos en tales menesteres, abundan. Debiéramos querer más a nuestro puerto.

2.- Este martes sus familiares buscaban a dos jóvenes que fueron de compras la noche de lunes y ya no regresaron.

Espero que lleguen con bien. Si no, la Policía debe hacer algo porque, dentro de esa práctica ya común en el puerto de levantones y ejecuciones de delincuentes –así rezan comúnmente los partes policíacos que llegan a consignar esos hechos--, no deben usar el mismo rasero. Hoy se habla de un joven responsable, con trabajo y planes en la vida.

Imagínese que alguien esté aprovechando ese delito de alto impacto para hacer de las suyas. Un asesino serial o algo así. No se sabría, pues “andaba en malos pasos” es la cómoda salida.

3.- Hace una semana alcancé a dimensionar la talla que ya alcanza Carlos Zataráin González:

El periódico Reforma le dedicó gran espacio en su columna grilla para acusarlo de cobrar “moches”, como llaman los panistas a la corrupta tajada por alguna gestión de recursos públicos.

Dice la principal columna del principal periódico del país: “Resulta que al ex diputado del PRI y actual director de Concertación Social de la Sedatu se le involucra con el cobro de moches a cambio de gestionar terrenos federales”. Y habla de presuntas denuncias en puerta.

Zataráin, el alcalde guaymense del 2003-2006, dejó buena fama como tal y así en cada puesto alcanzado; está vacunado contra esos virus, pero hay quienes no lo quieren en una boleta electoral en 2018.

“El bebo”, como le conocen en este desmejorado puerto, vino este el fin de semana a visitar a su madre. Aprovechó para reunirse con amigos y les explicó cómo aclaró las cosas. Aprovechó la aviada que a veces dan los golpes –veneno que no mata, engorda--, y les dijo que estará en esa boleta. Bueno, el director de Concertación de la SEDATU y amigo de políticos de peso completo, sabe su negocio y lo que enfrentará. Suerte.

4.- Por primera vez me pierdo una visita presidencial en más de tres décadas.

Pero vía redes pude seguirlo. La visita de Enrique Peña Nieto confirma los muchos fierros en la lumbre que tiene para Sonora y, específicamente, para Guaymas y Empalme.

Ante Claudia Pavlovich, una gobernadora orgullosa de lo logrado y gestionado, Peña entregó la central de ciclo combinado Agua Prieta II, la conversión de la Central Termoeléctrica de Puerto Libertad, e inició pruebas para operar la planta generadora de ciclo combinado Empalme I, que estará lista en enero entrante, y le seguirá la Empalme II a finales de 2018. Hasta aquí, son 33 mil millones de pesos invertidos, más lo que se aplica en la red de gasoductos.

Textual, así lo resumió el presidente:

“En pocas palabras, señora Gobernadora y amigas y amigos de Sonora, este es un estado donde la Reforma Energética está contribuyendo a traer importantísimas inversiones, a generar más empleos y hacer de Sonora un estado con un  enorme potencial para atraer inversiones productivas a partir de la generación de energía eléctrica que se da en este gran estado".

Como agregado, el dato cita que estas cuatro plantas generarán energía para 12 millones de mexicanos, 5 millones más de los que demandaban electricidad al fundarse la CFE en 1937.

Que orgullo ¿no?

Estas líneas...

+ Viene el presidente: evaluará el desarrollo a la vista; SCT: sigue parada la carretera; deja de existir Faustino Félix Escalante


GUAYMAS, SON.- Finalizaba 1982, cuando José López Portillo veía cercano el fin de su sexenio, y vino a Guaymas con una agenda encabezada por la inauguración de la planta generadora de electricidad “Guaymas II”, en Las Batuecas.

Por casi una década habían trabajado millares, incluyendo técnicos japoneses adaptando la tecnología para colocarnos a la vanguardia en eso de proveer energía a Sonora, a través de esta planta más tarde nombrada “Ing. Carlos Rodríguez Rivero”, en homenaje a un técnico mexicano resaltante.

Allí llegó el mandatario y tras el recorrido obligado en el impresionante sitio, dirigió un discurso al modo –era López Portillo un excelente orador— y firmo el libro de visitas.

Lo vi de cerca tomar el `plumón´ negro. Con trazos enérgicos estampó su rúbrica tras plasmar su impresión del momento: “profundamente satisfecho”.

Cómo no estarlo. Disfruté escribir la crónica para La Voz del Puerto que entonces dirigía José G. Rodríguez, “el Zurdo”, y era reportero veinteañero uno. Hoy se repite el escenario –en este mundo cíclico, todo vuelve a suceder—y me encantará si el Creador me lo permite, escribir de la nueva era para dar el paso que necesita Sonora.

En ese tiempo, crear infraestructura para generar energía dejaba empleo, dinero, como lo hacía la floreciente industria de la construcción y reparación naval. Hoy se repite la historia en suelos de Empalme, en la cercana playa de El Cochórit, donde Comisión Federal de Electricidad crea dos generadoras porque, como en el pasado, Sonora debe prepararse para el desarrollo que llega, y estar en posición de codearse con la gran empresa nacional y trasnacional.

Solo esa inversión implica 950 millones de dólares, más 180 para la conducción eléctrica a Cajeme y Hermosillo; agregue dos parques de energía fotovoltaica (solares) y una planta para refinar mineral de Mexcobre, y entenderá lo que está en juego en una sitio privilegiado como el antiguo centro ferrocarrilero, donde también está latente el puerto privado de Víctor Suárez –ahora se sumó el hijo al trabajo de décadas tratando de hacer crecer la región—y sus socios; por si fuera poco, es el sitio donde nacerá la desaladora donde Claudia Pavlovich comenzará a resolver ahora sí, no solo con paliativos, la escasez crónica de agua en la región.

En cuanto a industria naval, estamos esperando que la Secretaría de Marina nos dé la buena nueva: rescató el astillero que fuera Conagusa, luego AUGUSA y finalmente Industria Naval del Pacífico, para volverlo ampliación del Astillero de Marina No. 6 y construir naves para Pemex y para sus propios programas de salvaguarda de la soberanía nacional en el mar. Pero dejemos que pronto nos lo diga oficialmente.

Muchas inversión y es hora de ampliar visión y meterse al juego de oportunidades que todo esto implica. Es momento entonces, de que el presidente venga y, sí, Enrique Peña Nieto agendó su visita a la región. El 17, me dijeron, pero no, el anunciador oficial sería el delegado de la Secretaría de Gobernación, Wenceslao Cota Montoya, pero envía la fecha a finales del caluroso mes en marcha.

Pero Peña Nieto también viene a ver cómo va la modernización carretera federal 15, en su tramo Estación Don-Nogales, pues el comercio internacional con la OCDE tan exigente, nos obliga estar vigentes en ese sentido.

Y tener una carretera del primer mundo para hacer fluir el comercio hacia los mercados, es ayudar a hacer negocios del primer mundo, así que como en aquel ayer, hoy me tocaría ver el nuevo impulso a Sonora, ese impulso que sirve para crear riqueza y distribuirla con mayor equidad, lo que todo pueblo ocupa para tener oportunidad de elevar su nivel de vida.

Yo me felicito poder vivir estos nuevos buenos tiempos de Sonora.

Solo de paso, les comunico a los cumplidos servidores públicos de la Policía Federal, que turistas y particulares locales, se quejan del señalamiento en la carretera Guaymas-Hermosillo, que vuelve peligroso el tránsito por la vía. Es que se lo dejan a los constructores y ellos no saben de vialidad.

SAN JOSE, EL NUEVO GUAYMAS

San José es ahora el nuevo Guaymas.

Sé que la familia Uribe, los Páez o firmas de Cajeme y Hermosillo usan suelos como han hecho en el vecino San Germán, para edificar vivienda donde habiten las nuevas familias, que ya no caben en la zona urbana tradicional, como no cabe el comercio y por ello nacen nuevos centros comerciales hacia esos rumbos.

El ejido san José de Guaymas asume ahora su responsabilidad de poner orden en cosas que en el ayer inmediato representaban chamba para los tribunales judiciales.

Por eso atrae la actitud del Comisariado Ejidal y de su presidente, al volverse promotores de labor ciudadana y gestores de mejoras a su poblado y sus caminos, en lo cual se apunta, me decía el líder de esta entidad social, Jesús Alberto Garza Osuna, la diputada Susana Corella y otros representantes que apoyan obras para adecuar su propio crecimiento.

Garza Osuna hace varios años busca que el suelo de la comunidad se respete y no cualquiera se lo apropie con el consentimiento de algún líder venal. Sus litigios tienden a recuperar más de 600 hectáreas malamente obtenidas por particulares que hicieron su casita en 200 o 300 metros cuadrados, o hasta dependencias y empresas paraestatales en cientos de hectáreas.

Una de ellas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a la que se le puso una banderilla para hacerla respetar lo ajeno. Recordemos, un juez federal ordenó a la gente de Gerardo Ruiz Esparza que aquí no andará con socavones y leperadas de esas, así que debe pagar unas 80 hectáreas por donde pasa la carretera en mejora y mientras, la obra e detuvo.

Desde el puente sobrenivel en la zona de El Valiente, hasta Roca Fuerte, es propiedad del ejido y han sido condescendientes; pero, ya ¿no?

Los funcionarios de SCT deben dejar de jugar al “Tío Lolo” y cumplir su parte, pues el antecedente indica que no siempre han hecho buen uso del suelo que les ceden, prestan o venden.

Aparte, felicite a Ricardo González Palacios. Hace poco ocupa la Secretaría General del STIRT en Guaymas y Empalme y la próxima semana estará en México, donde recibirá instrucciones para el fortalecimiento del gremio de las comunicaciones electrónicas, pero también el reconocimiento por su labor en el cargo donde suple a otro ya inmortal del micrófono, don Jorge Enríquez Valle.

Y es que el STIRT, como en el pasado, quiere que lo tomen en cuenta para cosas como lo que viene en 2018… y tiene razón ¿Qué no?

Finalmente, con pesar confirmo que se nos ha ido el destacado empresario y político Faustino Félix Escalante, ex alcalde de Cajeme. Era mi patrón en mi primera incursión como reportero y convivía mucho con nosotros, por eso aprendí a apreciarlo. Mi abrazo solidario a su familia.

Estas líneas...

+ Panistas en campaña… también; ampararán Vs luminarias


GUAYMAS, Son.- Francisco Sánchez López encabezó un desayuno el jueves en el comedor del “Chino” Zaragoza, para promover al ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle.

Crece, se mira, la efervescencia política camino al 2018, cuando habrá elecciones y la pasión moverá a todo mundo, como movió a quien en la época de Bernardino Cruz Rivas dirigía el hilo municipal como secretario del Ayuntamiento.

“El muñeco”, como se conocía al mexiquense –se había regresado a su tierra, pero volvió— era quien quitaba obstáculos a decisiones municipales, con su expresión típica de “no pasa nada”.

Genial fue una ocasión, cuando el ex regidor del PRD Víctor Parra le reclamó una “grilla” del momento y lo acuso de cosas mil. Sánchez, quien ya peina canas pero refleja buena condición física, acabó con la insurgencia del “Buitre”, al lanzar sereno, mirada “de ladito”, puesto de pie, la expresión: “¿Qué te hace suponer que yo sé que existes?”.

Así atajaba en el Ayuntamiento 2000-2003 a quienes llegaban a “luchar por el pueblo”; los regresaba convencidos de que sí se luchaba por el pueblo desde la casona construida con piedras del Cerro Cabezón en 1899.

El Sánchez del cuento presentó en su desayuno, a dos sujetos del centro del país que hablaron de la maravilla que es Moreno Valle, quien busca meterse a la sucesión nacional vía la esposa del desgastado –por metiche-- ex presidente Calderón, Margarita Zavala.

Asistió la sancionada alcaldesa interina Mónica Marín, quien recibió, junto con César Lizárraga, sanciones administrativas por daño patrimonial a la comuna que aún estamos pagando.

Los testigos de la exhibición pública fue lo primero que recordaron. Quizá por eso no acudió el tesorero cesarista, Carlos “La Mole” Dueñas, también acusado y sancionado. Y un héroe para los “limpiadores” contables, quienes le salvaron de prisión porque un documento acusatorio decía “Carlos”, y él, se llama Carlos Martín. Desde entonces parece no preocuparle si comerá mañana.

Moreno Valle ya estuvo en Guaymas. Lo representó –lo hace en Sonora—el diputado local Manuel Villegas, quien reunió a Alejandro López Caballero, al propio César Lizárraga y a docenas de azules.