Agustin Rodriguez

Estas líneas...

+ Las lecciones de la basura; El PRI "regala" el 04; Astiazarán, cercano a Meade

 

GUAYMAS, Son.- Si alguna lección deja el conflicto de la basura que inunda la ciudad, es la respuesta ciudadana ante la crisis.

El aprendizaje para las autoridades que no han sabido administrar la comuna, ha sido duro y ha hecho retroceder al Municipio en lo financiero, pero peor, en el entendimiento y convivencia que debiésemos tener los guaymenses.

Ese es el mensaje para Lorenzo de Cima, el enclaustrado cuanto apático alcalde que llegó a dirigir un negocio privado ganado mediante fuerte inversión en 2015. Y, como toda inversión, debe recuperarse.

La basura sin embargo, debe analizarse como efecto de causas de un pasado que se proyectó distinto, pero desvió el camino y la explosión sobrevino cruel, dañina y con poca capacidad de respuesta, no tanto por la carencia de recursos, sino por la falta de probidad en su uso.

Pero hay cosas buenas: los ciudadanos rechazaron la convocatoria nociva de partidos y grillos polícromos que incitaban a arrojar la basura en Palacio Municipal. El único intento cumplido derivó en el rechazo social.

Ah, aún se espera que el ocioso titular del Transporte estatal en Guaymas y Empalme, Jaime Cota, aplique la ley y sancione al camión de volteo y propietario, perfectamente identificados. Hasta el dato de quién lo contrató, por orden de quién y cuánto costó se tiene, así como las reglas ecológicas, de concesión, sanitarias y de Tránsito que violó.

Los partidos iban sobre el lucro político, pero obligadamente cambiaron estrategia y se sumaron a orientar cómo acopiar la basura y casos como el del PRI, hasta gestionaron apoyo de domperos para retirarla y llevarla a confinamientos habilitados por la comuna.

Confirmada la irresponsabilidad de quienes debieran cuidar los recursos del pueblo, se evidenció la poca calidad del trabajo realizado por la concesionaria PASA, y la respuesta de los funcionarios que teniendo un presupuesto para responder a compromisos financieros no lo respetan, violando la ley en perjuicio de la comunidad.

Hoy se tiene más conciencia de lo que significa un mal gobierno. Y una ciudad mugrosa, en riesgo de enfermedades, además del rechazo a responsables de cuidar este aspecto, que aprovecharon para intentar promoverse en busca de cargos públicos, lo cual servirá para ahora sí, caminar hacia la elección de representantes serios, probadamente capaces y ajenos a la mentalidad comercial que los lleva a sentarse en una silla destinada a gente de respeto, no aventureros que al dejarla, viven el resto de su vida sin trabajar.

Solo de paso, recuerdo que la concesión de retirar y confinar basura, se dio en aras de resolver un grave conflicto ecológico, lesivo a la salud de los guaymenses, sobre todo del norte de la ciudad, donde las moscas y humaredas era lo cotidiano.

Si en el camino PASA fue abandonó obligaciones y la autoridad municipal le imitó, no es culpa de ciudadanos, sino de representantes sin compromiso a quienes se debe llamar a cuentas.

Insisto, quien no conoce la historia está condenado a repetirla. Lorenzo de Cima y su banda, repiten la historia que no conocen. Docenas de basureros esparcidos en la ciudad lo confirman.

EL PRI REGALA EL 04

Raro movimiento, pero así es en política.

La democracia se ruboriza un poco, pero cierra los ojos para que los dueños del poder lo conserven repartiéndolo un poco, como ocurre con el acuerdo del PRI para ceder al Partido Verde Ecologista de México, como su aliado que es, el derecho de proponer candidato a diputado federal por el Distrito Electoral 04 de Sonora, donde ahora brilla la guaymense Susana Corella Platt.

La elección se gana con los votos de Guaymas y Empalme, por eso salen de aquí los candidatos, salvo lejanas excepciones, como sería de cumplirse el plan con el partido que se creó para proteger intereses de funcionarios del echeverriato. Porque van a ganar, pues el propio tricolor no permitirá una derrota.

De inmediato, por su militancia y dirigencia, se pensó en Trinidad Flores Mendoza en Empalme, pero el mismo ex priista a quien le encanta la comida de mar, ataja diciendo que no es por allí; en cuanto a Daniel Cardoso, dirigente ecologista guaymense, no da la talla, lo cual abre opciones para políticos serranos. Por eso se había alborotado el obregonense Rafael Buelna, legislador local quien tiene meses en campaña regalando láminas a la gente pobre.

Pero esa situación alienta también al perredista José Guzmán López González, quien dormita en un asiento en el Cabildo negociando puestos para sus hijos, y el bravo político Marcos Ulloa, quien para muchos es ya una marca y no la debe desaprovechar el Movimiento Ciudadano si quiere tener posibilidades en el 04.

Y en Empalme cobra fuerza José Luis Castillo para suplir al “Kiriki” Gómez cota en la alcaldía; se rumoraba su inclusión para buscar el 04 federal, pero habría variado el proyecto tricolor, que incluye fortalecer a Erick Niebla, el secretario del Ayuntamiento, para conservar la diputación local del XIV Distrito, hoy en manos del ex campeón mundial de boxeo y próximo abogado por la Universidad del Valle de México.

En Guaymas, todos los grillos ajenos al PRI temen a Susana Corella, por sus méritos en campaña en planos de la política que incluyen lo nacional e internacional. Por eso se lanzan sobre ella, pero la dama solo esquiva los silbantes dardos envenenados para seguir con su trabajo que está a la vista.

No tiene mucho de dónde escoger el tricolor, pero ella sería suficiente, por eso arman proyecto conjunto el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, a formalizar en el papel el día 11 de enero con la rúbrica de Miguel Ángel Armenta, Lola del Río y David Galván. Ya lo pactaron verbalmente en la carne asada que sí se hizo en un domicilio de Villas de Miramar, hace casi un mes. Allí anunciarán a su candidato común… y no sorprenderá.

CORTOS:

1.- Otra vez constructores que solo cambiaron el nombre de la empresa, llegaron a proseguir obras de la carretera 15 y volvieron a tomar suelos de San José de Guaymas.

Y otra vez, el Comisariado Ejidal interpuso demandas que llegaron al amparo para evitar que estas mafias despojen a 200 ejidatarios. Jesús Garza Osuna le entiende a eso y plantea cómo hacer las cosas, pero no lo pelan y debió apelar a los juzgados, ante una actitud empresarial típica que por eso no sorprende, pero sí sorprende que la Secretaría de Comunicaciones y su Centro SCT en Sonora de Javier Hernández Armenta, no ponga coto a la irregularidad.

Solo como cultura general: en el pasado así ocurrió al construir el aeropuerto, el libramiento y la ampliación de la vía federal 15. Nunca pagaron por darle uso a ese suelo, lo cual no importaría, el ejido se beneficia, pero trascendió que en la contabilidad oficial aparecieron millonarios pagos simulados al ejido y pues, la burra no era arisca ¿no?

2.- Cientos de vendedores ambulantes saturan los mejores espacios de puntos comerciales citadinos, pero eso no se refleja en la Tesorería del Municipio, con música para la oficina de vendedores ambulantes y el secretario David Kiamy.

La derrama navideña debe quedar entre los ambulantes que todo el año están allí, pero se va al bolsillo de alguien que llega, paga cinco o seis permisos y pone cien puestos, con empleados sureños pagados miserablemente.

No, el titular de la oficina de Vendedores Ambulantes del Municipio, no dice nada. Hace como que la virgen le habla… y no la escucha.

3.- Visita Sonora el candidato del PRI a la presidencia de México, Antonio Meade. Y para orgullo de los guaymenses, el porteño Antonio Astiazarán al lado de su familia, fue quien lo recibió en el aeropuerto Pesqueira de la capital naranjera.

La posición actual del ex alcalde guaymense y ex diputado federal del 04 y promotor de nuevas tecnologías para generar energía barata a favor del pueblo, es de primera. Creo que desde el destape de Meade se da una decisión que, a Astiazarán, le allana el camino para su pretensión electoral de 2018 en Sonora.

Le saludo.

Estas líneas...

+ El "Flaco" Uribe irrumpe y eleva el calor político; el PAN respira, con la alianza nacional; el PRI piensa en "El Bebo", pero primero la unidad

 

GUAYMAS, Son.- La irrupción de José Ramón Uribe Maytorena en la arena política del puerto que vio nacer al fundador del PRI, revela el antes y después de los procesos hacia el 2018 en los que se involucran los actores principales de esta película de cada tres años.

Uribe se mantenía en el bajo perfil, pero sus cercanos lo ubicaban en “negocios” en la ciudad de México. Hurgando, uno se encuentra que sus “negocios” los hacía con gente de altura, entre ellos, altos –muy altos-- funcionarios de la Procuraduría General de la República y miembros de la nomenclatura panista.

Buscó a Ricardo Anaya, pero no le gustaron los conductos y esperó, e hizo bien, movimientos para la caída hacia arriba o hacia abajo, pero caída al fin, del hoy beneficiario de la alianza entre el PRD, Movimiento Ciudadano de don Dante Delgado, y el PAN. Como que el JR de tanta fama en los 90, sabía de la asunción en el corto plazo a la presidencia nacional, del sonorense Damián Zepeda, un “junior” bueno para el negocio derivado de la política, no para la política, pero es de Sonora y de algo servirá a la entidad.

El empresario inmobiliario y dueño de gasolinerías, alborotó el ambiente al aparecerse en la reunión de costumbre del Comité Municipal del blanquiazul. Se sintió en las nubes Santiago Samaniego Rebollo con esa visita, acostumbrado como está a lidiar a “chipilones” azules o descontoneros tornasol.

José Ramón no dijo que va por cargos, pero es obvio. Genera controversia también, por su carga de experiencia increíble, que si la hubiese tenido en el ayer, cuando ganó la alcaldía guaymense, su trayectoria habría sido muy distinta.

Recordemos: José Ramón Uribe Maytorena y su hermano Francisco, se hicieron dueños del equipo de béisbol Ostioneros para sostener la franquicia que hoy permanece olvidada. A mitad de los años 80 poseía una moderna y nutrida flota camaronera. Su éxito en el mar le hizo pensar en aprovechar la oferta publicada por el Banpesca, banca oficial de apoyo a las pesquerías y su infraestructura, para adquirir un par de atuneros.

No sabía que mediría fuerzas con dioses del Olimpo de la época, entre ellos funcionarios de la todopoderosa Televisa, parientes de “El Tigre” Emilio Ascárraga, el papá del Emilito hoy despedido de la televisora. Tan mal le fue que hasta por fraude lo acusaron y un comando armado llegó a su casa en San Carlos, lo “levantó” y lo llevó al reclusorio Oriente de la Ciudad de México, donde permaneció un año y aún tras rejas, mostró su liderazgo ayudando a todo mundo.

En 1990 recupera su libertad con la obligación pactada, ni modo, de olvidarse de los túnidos. Entonces Acción Nacional, que crónicamente padece de escasez de candidatos, le propone incursión en política y en noviembre de ese año oficializa que va por la alcaldía.

Fue un gran revuelo. Joven, educado, reflejo del hombre de éxito con ropa de sastre y autos deportivos de lujo, todo mundo se le rindió, excepto la nomenklatura tricolor que reprochaba su traición: tres años antes financió campañas de figuras como Donaldo Colosio o Manlio Beltrones, y ahora estaba del otro lado.

Lo presionaron, pero se les revirtió. Recuerdo un discurso de José Ramón ridiculizando al partido al que acusaba de tener 6 décadas explotando y saqueando el país –así se decía entonces del PRI—y alguien le llevó un chisme surgido de las oficinas de coordinación de campaña, establecidas en la oficina de Javier Villaseñor Maytorena, ese chambeador viejo propietario entonces de la Lechería Fátima, pero “El flaco” hizo breve alusión al chisme expresando que “ni leche le deberíamos comprar”.

A los días dimensioné el liderazgo de esa figura: el propio Javier, premiado más tarde con la diputación federal suplente –titular después, a la renuncia de Julián Luzanilla--, me comentó que sus ventas del albo lácteo habían caído en más del 25%.

Le fue fácil pasar sobre Manuel Ibarra Legarreta, el candidato tricolor impuesto por Miramar y combatido por Miramar mismo, quien había sido ungido por su tibieza y aplastado por lo mismo. Así, en julio de 1991 ganaba la elección de calle.

Todavía Florentino López Tapia, alcalde saliente, aceptó darle el certificado de mayoría, calificado entonces por esta autoridad, pero bastaron unas semanas con mitines en la plaza de los Tres Presidentes para dar marcha atrás.

Uribe habría tomado posesión y comenzado una brillante carrera política, pero un error lo perdió: midió fuerzas de nuevo con gente grande. Manlio Fabio Beltrones en este caso. Gritarle a un gobernador como el originario de la colonia Irrigación, hoy municipio de Benito Juárez, no era cualquier cosa.

Menos haría caso a la gente de Miramar, así que se optó por el Concejo –así, con “c”-- Municipal donde el alcalde sería el industrial Jorge Álvarez Gaxiola, suegro del ejecutivo maquilero y regidor Enrique Hudson, con Pedro Romano Terrazas de síndico.

Pero apareció el legendario Diego Fernández de Ceballos, aún hoy sobresaliente en la política nacional, y exigió respeto a los resultados. Enterado de la circunstancia tan preocupante para los capitanes de la economía regional, aceptó el Concejo y así llegó a la presidencia el caballeroso Felipe Rivadeneyra, recordado por su bonhomía y esforzado desempeño.

José Ramón se molestó, por supuesto. Ganó él con su carisma y recursos. La insurgencia siguiente se resolvió “descubriendo” la autoridad malos manejos municipales y que el dinero producto de ilícitos se depositaba en cuentas del personaje aludido en el Banamex de San Carlos.

A punto de ir a prisión, Uribe fue a México a carearse con el “Jefe Diego”, quien le explicaba las cosas pero todo terminaba en la víctima propiciatoria para satisfacer a los dioses. El cordero era José Ramón, quien le habló fuerte a Fernández.

En una ocasión detuve al ya legendario Diego saliendo de La Noria, en el hotel Armida del “Chino” Zaragoza, y le cuestioné del tema. Me confirmó la versión del “agarre” con José Ramón y señaló que se le puso impertinente. En síntesis, Uribe lo acusaba “de venderlo en canal” para entregarle la alcaldía al PRI y la respuesta, me dijo Diego, fue: “Yo, con todo respeto, le menté la madre”.

Allí terminó esa relación que hubiese llegado lejos.

De Manuel Ibarra Legarreta luego se supo que le dieron un puestito de Delegado de Turismo en San Carlos y años después, llegado el grandote cananense Armando López Nogales a la gubernatura, lo rescató haciéndolo secretario de Infraestructura Urbana, de donde pudo hacerse de una buena pensión para vivir hoy con holgura en Hermosillo.

Hoy, la irrupción de JR preocupa a los mismos que se preocuparon ayer.

Hará ruido. No ganaría, pero complicaría el “establishment” que ha hundido a Guaymas y peor con el actual gerente sentado en la principal oficina del palacio de piedra. Su incursión encarecerá la campaña. Lo bueno es que obligaría al PRI a ir por gente probada en capacidad y honestidad, hasta donde se puede en política.

El tricolor se traería por ejemplo, a Carlos Zataráin. O a Antonio Astiazarán, pero el promotor de energía renovable para mejorar el nivel de vida de los sonorenses transita hacia una senaduría.

El PAN, al confirmar que su principal enemigo es el actual trabajo municipal que ni la basura puede retirar, piensa igual que el PRD: aliarse. Le cayó de perlas a David Galván el acuerdo nacional que también suma a Movimiento Ciudadano –el partido de Dante Delgado ha demostrado seriedad en sus encomiendas electorales—, porque ahora piensan en triunfo. Solo faltan candidatos, por eso llega Francisco “Paco” Bueno Ayup a explorar el puerto de puertos, tras sus escandalosas experiencias en altos niveles políticos de Querétaro, CDMX y Durango.

El PRI jugaría entonces con Susana Corella –ojo: podría repetir en el 04--, pero pensando en opciones como el “Bebo”, y no descarta aún que uno de los Claussen –Otto ó Enrique—esté en una esquina del ring interno.

Creo que será Zataráin, quien resolvió en 2003 la gran deuda municipal, creó los visionarios desarrollos urbanos al norte, descontaminó la bahía de Guaymas y dejó el camino andado a Toño Astiazarán para hacer el gran malecón de lujo que ningún puerto del país tiene, y que Lorenzo de Cima ha convertido en muladar.

El PRI solo debe garantizarle a Zataráin, o a Astiazarán, si es el caso, un partido unido, porque cuando ha perdido el tricolor es por pelear consigo mismo.

Le saludo.

Estas líneas...

GUAYMAS, Son.- La ausencia obligada por asuntos familiares nos sacó de escena par de semanas, pero los viajes ilustran.

Regreso y les anticipo que Javier Hernández Armenta será el funcionario a cuya familia más recuerden los viajeros este diciembre, debido al tránsito de la carretera federal 15 en construcción y estresantemente complicado.

No se mira cómo evitará las filas de autos ahora que vienen nuestros “paisanos”. Y no solo el colmilludo político que ha picado piedra en cuanta burocracia existe, estará en el recordatorio familiar. Lo estarán también quienes provocan las larguísimas filas de camiones de carga y pasaje en el puesto de revisión militar de Querobabi. Y las de las ineficientes y ladronas casetas de Capufe. Al ver eso, volvemos a entender –porque se nos olvida—la grosería que hace el gobierno con la gente.

El problema lo tendrán encima los agentes de la Policía Federal, División Caminos, cuando intenten recorrer sus rutas de vigilancia y apoyo a automovilistas. Espero que haya sorpresas y don Javier, tanto como el general a cargo del retén y el propio Estado, tengan la estrategia adecuada. Si no, a quedarse en casa, para no enfrentar una carretera así.

MEADE, EL ESPERADO

Hace casi 3 décadas, el PRI colosista impuso candados que impidieron a improvisados ser impuestos en candidaturas de la militancia activa.

Como tiempos traen tiempos, el PRI tecnocrático de Enrique Reza (Peña, pues) las quitó y se cumplió la predicción de Manlio Fabio Beltrones cuando intentó impulsar candidatos de veras y crear alianzas para fortalecer siglas, tan debilitadas –como todos los partidos—a la vista del electorado, harto de los magros resultados en sus encomiendas.

Beltrones se hizo a un lado porque quizá entendió la explicación de ese repudio. El tricolor no podría enfrentar el futuro con todo mundo en contra.

La decisión habría sido: alianzas, sí, no necesariamente formales ¿Devolverle Los Pinos al PAN? Sí, pero no del todo y de una manera creíble.

Y se fueron por una figura “ciudadana”, José Antonio Meade, apartidista en teoría, más panista que priísta, y se cumple la proyección: el candidato es un panista pero propuesto por el PRI.

Allí se fueron los planes de insurgencia beltronista, los de Margarita Zavala y el escandaloso Anaya; Felipe Calderón y seguidores fueron aplastados por los acuerdos cúpula que él conoce muy bien.

Hace un año se dieron las señales. Incluso tuve oportunidad de charlar brevemente con el hoy candidato priísta en el verano de 2016, cuando era titular de la Sedesol y vino a cumplir agenda. Fue el sobresaliente político guaymense Antonio Astiazarán, quien me invitó al evento en el Salón Náutica.

Llegó Meade y la breve charla inició con el saludo que a alguien le aprendí: “Quihúbole, mi candidato” (ya ve usted que igualados somos los reporteros).

Desvió un poco el camino hacia mí, saludó sonriente y observa que “falta mucho para eso ¿no?”.

Respondí: “Sí, pero lo que está a la vista se cocina desde mucho tiempo antes y, si no ocurre algo realmente grande, pues al candidato lo tengo frente a mí”. Reflejó el impacto emocional. Y todavía alcancé a decirle que cuando eso ocurriera, en Guaymas tendría amigos que lo apoyarían, pensando por supuesto, en Astiazarán, funcionario aún de esa dependencia y a quien se le despeja el panorama para sus planes a corto futuro dentro de la política sonorense.

Sonrió, estrechamos manos y avanzó al evento. Cuando se despidió volvimos a estar cerca. Hasta foto le tomé solicitada por personas de las que solo recuerdo al desarrollador José Mora y al regidor local Alfonso Uribe.

Ambos se sorprendieron de lo que parecía un gran acercamiento con el personaje de indudable capacidad y méritos en el difícil ejercicio de ordenar al país. Mi explicación fue fácil:

“Solo fue una reacción típica del reportero que ha andado en todas partes, frente a una reacción típica del político que ha andado en todas partes”.

Debo reconocer que tras el destape y sus formalidades, México es otro. Poco, pero se redujo la animadversión al tricolor, cuya misión era escoger a alguien capaz de reducir ímpetu a la figura del permanente preferido de los mexicanos pelados del país –usted póngale porcentaje al número--, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, quien sigue liderando encuestas, aunque el análisis dice que se caerá al final.

Y los panistas serán convencidos de que todo está bien, así que tampoco los independientes podrán hacer nada. Ni El Bronco, pues como gobernante en Nuevo León, hace lo mismo que todos los gobernantes de todos los partidos.

PGR Y PADRÉS, COMPLICES

Tiene razón la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano al hacer corajes por la actitud de titulares en la Procuraduría General de la República.

Mucho trabajo de la Contraloría local, la Fiscalía Anticorrupción y demás, permitió demandas específicas contra el ex gobernador Guillermo Padrés y secuaces en el “Newson” depredador, para ahora salir con que no hay delitos que perseguir y saldría libre en unos días.

No solo el Odracir nuestro de pocos resultados tendrá que sonrojarse y pedir disculpas a Don Memo, también lo hará Miguel Angel Murillo, el viejo picapiedra de puestos burocráticos que al asumir su actual camiseta, tuvo la presión ciudadana al tardar en lanzarse al ruedo.

Fue buena posición. No podía, dijo, solicitar un proceso contra el Alí Babá sonorense y sus 40, para proceder por la mañana y soltarlos por la tarde, al no reunir elementos suficientes. Presuntamente los reunió, pero no fue suficiente para la fiscalía federal y en alguna oscura mesa se convenció a alguien para que Padrés, como ocurrió con su “junior” el año pasado, cene su pavo navideño en casa.

Asi cómo, pues.

CORTOS:

Guaymas tiene basura por todos lados y donde está limpio, es porque el Ayuntamiento del apático Lorenzo de Cima tiene a Miguel Quiroz como director de Servicios Públicos Municipales.

Miguel, acostumbrado al trabajo, distintos la mayoría de los noveles –y flojos— funcionarios del Lorenzo mencionado, guardó silencio ante la nueva presión de la chantajista empresa PASA, que dejó de hacer su tarea por la que nos quita más de 2 millones de pesos, y mandó a su gente y equipo a hacer esa labor.

Le cayó el chauixtle al puerto. Por todos lados refleja ruina y todavía hay que mantener rémoras como la dicha empresa, cual había sido con la eléctrica Miffel y sus miles de luminarias adquiridas sin ver por César Lizárraga, en decenas de millones de pesos, y nunca se vieron. Y falta resolver cómo se harán los pagos al alza de los 365 millones de pesos pedidos bien o mal por la pasada administración.

Sí, nos cayó el chauixtle.

Y la Comisión Estatal del Agua de Sergio Ávila, ordenó a la administración local de Roberto Romano, cortar el suministro del líquido a 195 ejidatarios de San José de Guaymas.

Se rieron. El comisariado ejidal de Jesús Alberto Garza Osuna fue con Romano y le recordó que no les regalan nada, pues cerca de 100 hectáreas del ejido las ocupan por un acuerdo de apoyo para operar su infraestructura desde 1993, “de dátil”, gratis, no pagan nada. Si ya no querían, ponerse al tú por tú implicaba pagar unos 50 millones de pesos ya, así que “pa´trás los filders” y aquí no ha pasado nada.

Un punto a advertir es que el director comercial de CEA es el ejidatario sanjosesino Arturo Escalante y en la época del acuerdo andaba cerca de los mandos. Algo pasó que no ilustró ni a Romano ni a Sergio, del ridículo que harían.

De paso, Garza Osuna sube como la espuma en la encuesta tricolor que busca los mejores perfiles para ir por la diputación local del XIII Distrito, hoy en manos del híbrido Manuel Villegas.

También avanza otro joven talento, el comunicador Javier Carrizales Salazar.

Y no me acusen de misógino, pero a ninguna mujer le dan los números para estar en la batalla. Hay una, pero es apuntalada para ganar la alcaldía de Guaymas.

Se trata de Susana Corella. El mejor ejemplo para confirmarlo es el fuego amigo, y de su mismo género, que la ubica defendiendo al villano favorito de los sonorenses, Padrés, por no pronunciarse en contra de su posible liberación.

No lo hizo porque la película de este espectáculo en San Lázaro tenía como protagonista a Ulises Cristópulos y la dama no debía interferir en la agenda impuesta a los diputados federales, pero pues...

Les  saludo.

Estas líneas...

+ Guaymas, mágico pase de “tronado” a sujeto de crédito; de eso acusaban a sus antecesores; Curiel, “el beso de Gándara”; riñen regidores del rumbo perdido

Agustín Rodríguez L.

GUAYMAS, Son.- “El yeli”, apreciado amigo de la juventud, me platicó la charra del mesero y el comenzal, cuando el primero pedía lo que su apetito le indicaba.

Como todo le corregía, el hambreado cliente termina diciendo: “Entiendo… entonces el que se va a ir a /&%$ a su m/&%$ soy yo”.

Viene al caso porque tenemos dos años y meses escuchando el llanto de Lorenzo de Cima por el abuso de su antecesor, de pedir prestado con engaños y endeudar a Guaymas para echarse unos pesos –muchos, dice, pero es hora de que no lo comprueba pese a lo fácil que sería-, para que hoy salga con que ya pueden prestarnos. Fuimos tan buenos para administrar, que nos ofrecen 420 millones más.

¡Vade retro, satán!

De pronto, todo está bien. Una calificadora que no conozco (no es Moody´s, no es Standard and Poor´s), Fitch Ratings, dice que ya estamos listos para volver a pedir, según un comunicado que me envió la oficina de prensa del alcalde.

Resulta que la firma es una de las más vigiladas por la Bolsa Mexicana y la Comisión de Valores, por no portarse bien al hacer su chamba.

La buena nueva es, somos sujetos de crédito. La mala, que fuera cierto que el anterior alcalde fue tan poderoso como para borrar unas horas las cifras rojas de sus cuentas, nos soltaran 360 millones de pesos y reponerlas al otro día. Si así fuese ¿estaría sucediendo de nuevo?

El caso me recuerda la forma de operar del ex empleado fiscal Enrique Bueno Guerra, quien utiliza estas armas y las observaciones relevantes del ISAF, para mover a favor o en contra los números. El personaje que trabajo con el Bebo Zataráin, es hoy el contador de Lorenzo de Cima. Y hace lo que sabe hacer.

Eso explica por qué, como por arte de magia, la comuna sale de su tracalera posición y –lo pidió ayer el alcalde a sus regidores—si lo aprueba el Cabildo, tendrá el préstamo y aquí no ha pasado nada.

Pregúntome: ¿Qué pasa al interior del Ayuntamiento?

Y ni siquiera podemos preguntar a los regidores, cuyo criterio varía cotidianamente y terminan peleados entre ellos.

Ya vio al señor Cházaro, enojadísimo porque el PAN hacía cosas malas y se fue a MORENA. El alcalde le compra de nuevo a su papelería y ya le aprueba todo. Por eso lo corrió MORENA a donde quiso refugiarse.

O el perredista José Guzmán, picapiedra rancio en posiciones oficiales, cuyas regidurías le dejan satisfacciones al margen de su responsabilidad con la gente. Enfrenta a Alfonso Uribe del PRI, para cuidar –es vox pópuli—que no le corran a su hijo de la subdirección del Deporte, cargo que no se ocupa… pero cuesta.

Bueno, pues si reestructuran o no, solo sabremos lo que el informe contable diga, pues insisto, eso sí hace muy ben el alquilado tesorero.

CURIEL: LA SOMBRA DE GANDARA

José Guadalupe Curiel habló aquí del Movimiento Alternativo Sonorense, nacido del frustrado plan del navojoense para aliar al PRD con el PAN. Los “Chuchos” pusieron el grito en el cielo y lo expulsaron –no más de saliva, al final no corrieron a nadie--, por eso es que muchos nombres estaban en las dos siglas cuando el Instituto Electoral de Sonora le dio “palo” hace unos meses a esta integración.

Hace unos días, el INE desde Guadalajara, mandó decir que dieran el registro como partido local al MAS. Los consejeros sonorenses cedieron. Oficialmente, el freno era la falta de requisitos, pero se atrevió Curiel a decirnos por qué el bloqueo: el beso del diablo. En este caso, de Gándara, quien compró la idea de unir a esos dos partidos y así ganarían de calle en 2015. No pudieron unirlos y no ganaron.

A la fecha, políticos en el poder creen que Curiel sigue con la figura del reconocido empresario a sus espaldas, cosa alejada de la realidad, pero el sambenito le pesa, como a mucha gente, y es la mejor forma de alejarlos de las oficinas donde se reparten posiciones en el sexenio en marcha. Ojalá no sean demasiados cuando llegue la hora de pedir votos.

En el desayuno ofrecido por la magnífica mano de Karla García del Real y Rosy Dórame, confirmó Curiel la importancia de Guaymas en esta lucha. Allí supimos que Tony Dórame y Porfirio Villa diseñaron el logo del partido, cuyo origen es el Movimiento Alternativo, una corriente interna en el puerto a la que solo se agregó Sonorense y se adoptó en la entidad. Todo tiene mensaje.

Ah, no contemplan a Manuel Villegas, a quien ubican buscando partido. No, dice Curiel, a él lo deberá proponer su partido. Pero le seguí la mirada y como que en el fondo pensaba en esa posibilidad. A ver.

JARAMILLO NO SE HA IDO

Alán Jaramillo Pérez, abogado defensor de causas perdidas para priístas de Guaymas –y las ganó, pero le hicieron “manita de cochi”--, no salió del Ayuntamiento de Guaymas cuando lo corrió Lorenzo de Cima de la Secretaría.

Sigue como bien pagado asesor, pero además es socio de la empresa que por ser de amigos del alcalde, cobra sin licitación de por medio, rezagos del impuesto predial, unos 242 millones de pesos.

Pero Alán, ave de tempestades y culpable confeso de corrupción según su muy florido lenguaje, no está solo en esa cobranza que hagan o no, les deja comisiones. Es socio de Francisco “Pío” Ponce, beneficiario del dinero público cuando hay gobierno azul, y de Francisco Manzanarez, quien podría ya ser un delincuente porque es funcionario a cargo de controles en el Catastro, donde pueden hacer favores a cambio de arreglos por prediales. No le digo pues.

DE SALIDA:

1.- Felicito a la autoridad empalmense. Pese a la ruina que enfrentan, mantienen su agenda cívica y cultural y eso es una actitud responsable, pues junto con el deporte, son la mejor herramienta para encausar a la juventud por el buen camino, hoy que es tan difícil convivir alejado del mal.

2.- Era de madrugada cuando la diputada por Guaymas, Susana Corella, lanzó el ¡eureka! Sonora tendrá del presupuesto federal aprobado en ese momento, 47,640 millones de pesos. Nos drá detalles personalmente en las próximas semanas.

3.- Qué insistir por los parquímetros para el centro de Guaymas. Hasta ahora sé por qué: parientes del senador Pancho Búrquez ofrecen compensar el esfuerzo de adquirirlos a sus empresas. Eso no es congruente con el pregón de honestidad que el representante en la Cámara Alta hace cada rato. Alguien le debería avisar del lucro que hacen con su apellido.

Estas líneas...

+ Nadie quiere a nadie para 2018; izquierda unida o gana el PRI; inversiones en Guaymas, aunque no ayude la comuna; alianza “Chavalón”-“Cacho” para marca gasolinera; ...y más impuestos

 

GUAYMAS, Son.- Ernesto Uribe anunció que encabezará una planilla y buscará gobernar Guaymas con gente comprometida, que no cobre los tres años que dediquen a salvar al puerto del cáncer que hoy enfrenta.

Le fue como en feria con los troles, pero también con gente que forja proyectos políticos diferentes.

Paco Bueno vino tras prolongada ausencia durante la cual dejó prueba fehaciente de su vida azarosa. Anunció que si Guaymas quiere un buen proyecto para mejorar, el sabe hacer cosas y ya las hace para otros municipios y estados.

Se le ocurrió plantear un proyecto inmobiliario que no todos entendieron y “gayola” se le fue a la yugular. Ahora es el “vende cerros” y todos le ofertan por el cerro “de la ilusión”, como el vulgo llama a un monte cercano a playa Los Algodones.

Antes, el ex alcalde Carlos Zataráin dijo: “estaré en las boletas de 2018”. E izquierdistas de un proyecto de “independientes”, ya le alistan una demanda para evitarlo. La óptica “zurda” dice que hace años vive lejos de Guaymas y divulgan el articulado que lo atajaría.

Ni se diga cuando la diputada federal Susana Corella afirmó que “no es por la alcaldía ni por el XIII Distrito, pero voy a estar en la boleta”. Su expresión aquella de que no le alcanza, mal interpretada por pópulos, es la mejor herramienta de detracción en el intento de frenarla que, todo indica, no prosperará, por el brillo de la dama en su desempeño en el plano nacional y hasta internacional.

Sorprende sí, el sagaz desplazamiento de Manuel Villegas, quien se dice panista pese a la versión en contra del panismo oficial. “Pega” fuerte en la militancia su intención de competir por la alcaldía, pero también penetra en el ánimo de los independentistas y ha sido muy comentado el encuentro que tuvo con la izquierda y centroizquierda la noche de sábado, donde ricas viandas de por medio –él pagó, claro--, lidió con miuras. Avanzada la madrugada dominical, salió con oreja y rabo en sus manos. Se repetirá en un mes, dijo.

De partidos ni hablar. Siguen repelentes ante el votante –el 70% no votaría por ninguno—y por eso el izquierdista Rodolfo Lizárraga, dueño local de la franquicia PT, insiste en un proyecto juntos, pues fragmentar el voto hará ganar al PRI, aún si el tricolor solo obtuviera ese 30% de máxima expectativa.

Conclusión: la situación guaymense vuelve a ser confusa, el “nadie quiere a nadie” está presente y el triunfador será quien divida para “terciar” el voto.

Y solo para cultura general: Antonio Astiazarán (Meade u Osorio, son sus amigos), Carlos Zataráin (Grupo Atlacomulco) y Susana Corella (gobernadora e IP) trascienden en lo nacional y Guaymas tiene en ellos enorme activo político. Si resultan las cosas, el Municipio tiene esperanzas en el corto plazo.

Paco Bueno buscará en ese plano por el PAN, pues en lo local ya no está de moda, por más buenas ideas que tenga. Su desplazamiento en Hermosillo, Querétaro y Durango, le es carga muy pesada.

Y la izquierda analiza la recomendación de que Movimiento Ciudadano encabece su tarea política. Nadie tiene la presencia del líder de las siglas de Dante Delgado y Lola del Río, en este puerto, como Marcos Ulloa.

Bien lo definía en charla matutina dominical un experimentado político y funcionario federal en Sonora: Marcos Ulloa es una marca. Y MC tiene en él garantía de buen resultado en esta región. Lo demostrará en próxima asamblea estatal donde su nombre será parte de quienes decidan al lado de doña Dolores.

INVERSIONES EN GUAYMAS

Mucho grillo el fin de semana previo, por nutrida tarea oficial y social. En esto último, reportan hotelería llena por el matrimonio de Alma Anahí y David, hijos de estimables familias radicadas en Hermosillo. David es hijo del político priísta José Encarnación Alfaro.

Y por la reunión que impulsó el navojoense Mario Robinson en su paradisíaco feudo de “Playa Blanca” con sus compañeros mayos estudiantes, de primaria incluso. Una veintena de ellos se tomaron la foto y recordaron cosas de hace… hace… bueno, para qué sacar cuentas ¿no, mayos?

También en San Carlos, se cerraba el trato cuyo anuncio harán en breve los inversionistas, para crear una torre de 150 habitaciones y operar un hotel de conocida cadena internacional, lo cual sugiere dinamismo en la economía regional. Será una gran noticia.

Lo malo es que no aporta mucho la situación del Ayuntamiento a la “buena vibra” que buscan los inversionistas. Menos, cuando 25 empresarios se reúnen –¿Conspiración?-- en “La Roca”, de Rubén Pinto –qué ricos mariscos preparan allí, la verdad--, quien hace poco renunció como comisario de este destino turístico porque no lo pelaba el alcalde.

Lo malo fue la grilla. Lo bueno, que acordaron por su cuenta limpieza, vigilancia y buenas prácticas a favor del destino, mientras el Ayuntamiento busque cómo responder con servicios al pago de impuestos por más de 100 millones de pesos que San Carlos hace a Tesorería Municipal, dinero que no se explican qué destino le dan el tesorero “Lito” Bueno y el alcalde De cima, pues hay poca obra, y de mala calidad.

Eso significa, si no lo entienden los funcionarios municipales, afectación al mercado inmobiliario y no se genera plusvalía, en perjuicio de la inversión. No sean flojos y pregunten al que sabe, verán.

Pero esto me llama la atención: gente adicta a la causa lorencista, culpan a Hugo Delgado de fomentar disidencia, como “venganza” porque no le dieron el puesto de comisario que dejó Rubén.

Conociendo a Hugo y su nivel, su historia, se me hace chafa el señalamiento.

Y le confirmo que puede comprar gasolina con bote medido (son litros de a litro, la oferta) en gasolinera Flecha de Carretera Internacional y bulevar Diana Laura Riojas.

Es el negocio que, le decía, vendió camino al retiro, el empresario Miguel Campoy a Francisco Uribe, quien para apuntalar la recuperación de la firma tras líos internos, hizo alianza estratégica con su amigo de siempre Carlos Zaragoza Decima.

Con su importante aporte financiero, “El cacho” fortalece la marca que “El chavalón” ha ido creando para afianzarse en el nuevo mercado de las gasolinas en el país. Enhorabuena por el buen ejemplo que dan a otros grupos.

Ah, los alcaldes de Guaymas y Empalme apuran un trago amargo: para que las cuentas salgan, deben subir la tarifa del agua potable y los prediales… otra vez. Ya lo cabildean con regidores.

Que les sea leve.