Agustin Rodriguez

Estas líneas...

+ El Colegio Navarrete, una historia muy sensible


GUAYMAS, Son.- El Colegio Navarrete, escuela del nivel Primaria y Secundaria, fue fundado por personalidades de los años 50 cuya preocupación era elevar el nivel de preparación de sus hijos, quienes los sustituirían en la tarea económica y en general en el esfuerzo para el desarrollo de su región.

Querían una formación de conciencia ciudadana, nacionalista, cívica. Sobre todo esto último, donde se encuentran los valores hoy perdidos en gran parte y siguen bajo fuego de quienes no aceptan la ordenada convivencia.

Pues esa escuela genera hoy nostalgia y pasiones. Esta semana se dijo que la cerrarían y versiones encontradas incluían testimonios sin fuente precisa, sobre entregar suelos adjuntos para negocios inmobiliarios particulares. Eventualmente se ampliarían sobre el plantel mismo.

Empresarios actuales y de las dos generaciones anteriores vinculadas al plantel, saben que su sobrevivencia se dio en épocas duras, cuando particulares difícilmente podía entrar al negocio de la educación como hoy, cuando personas preparadas e inversionistas serios, incursionan en el medio. Aunque también lo hacen improvisados, que construyen escuelas `patito´ por todos lados.

Desde don Germán Uribe y varias generaciones de las familias Luebbert y Zaragoza, junto con Iberri, Vielledent, De Cima y otros, estuvieron atentos a sostener ese esfuerzo.

El último notable fue el empresario y filántropo Ernesto Zaragoza Decima. Pero no pudo seguir en esa útil causa de formar guaymenses en un plantel que intentó siempre sostener las bases de  ese ayer que nos dio tanta gloria.

Ernesto se nos fue en un desgraciado accidente carretero y con él, muchos proyectos. El de este colegio también. Pronto surgieron las ideas locuaces de sacar provecho por encima de aquellas decentes de mantener un objetivo social ajeno a mezquindades.

Ahora la estafeta la tiene Carlos “El cacho” Zaragoza, hermano del muy recordado Ernesto, y me contestó que no era así. Fui directo en la pregunta del por qué quería vender ese suelo. Así hemos platicado siempre él y yo, sin descuidar de mi parte el respeto a su talla empresarial y su todavía no revelada capacidad de líder heredada de su padre, don Ernesto Zaragoza Iberri, quien fuera uno de los capitanes de la industria y el comercio regional al lado de sus hermanos Gaspar y Fernando, cuya trascendencia tuvo alcance nacional.

Don Ernesto ahora disfruta su retiro y de vez en cuando aporta ideas favorables a la heredad creada durante décadas de esfuerzo productivo, como lo hace Gaspar, ex alcalde guaymense en la época en la que los alcaldes sí sabían qué hacer y cómo, en lugar de dar vergüenza a quienes representan como hoy sucede. Don Fernando también se ha ido de este mundo.

El “Cacho”, de fallida incursión en la política, para lo cual no nació, me contestó: “No, qué vender ni qué nada. Hay todo un proyecto y se entregará a una empresa dedicada a la educación, con experiencia”. Y abunda en lo que se visualiza.

En ese momento yo no sabía que el plan incluía vender suelos en la parte alta, al pie del Cerro El Vigía --reservas para una expansión no alcanzada--, donde se piensa crear vivienda.

De una vez les digo a Carlos y a quienes diseñan el proyecto inmobiliario: hace poco el empresario y líder obrero Jesús Fajardo intento establecer un negocio cerca de allí, pero lo atajó la Asociación de Vecinos de la colonia Las Delicias.

El sector es una colonia bien hecha, con vialidades y trazos para que vivir allí, fuera disfrutar calidad de vida. Para resumir, lo emprendió y terminó don Octavio Llano, quien jamás ha sido cuestionado cuando oferta sus propuestas de vivienda y complementos.

Las Delicias tiene una Asociación de Vecinos y la preside la combativa Julia Astrid Tapia, abogada y política que acostumbra llamar al pan, pan, y al vino, vino.

Saludé a Julia con mucho gusto. Se mira muy bien y habla mejor. De política sobre todo. Coincidimos en la hosteria de Héctor Zaragoza, que antes controlaba “El cacho” hasta que lo absorbió el crecimiento de su tarea pesquera e inmobiliaria, en lo cual mucho ayudaba el ahora ausente Ernesto.

Tocamos el tema que conoce bien. Y fue muy clara al decir que no deben construir casas allí, no porque ella o los directivos lo deseen o no, sino porque no hay factibilidad para obtener permisos de agua y drenaje.

Pueden comprar pipas y crear aljibes, pero el drenaje es el problema. Si llueve, hay aguas negras brotando calles abajo, incluso en viviendas. Si quiere ejemplos, la escuela primaria Nicolás Bravo es el mejor. Pregunten a la directora y verán. A menos, claro, que haya más infraestructura y sea diseñada al margen de lo que hoy opera precariamente la complicada Comisión Estatal del Agua.

Así que, en efecto, es sensible el tema del Colegio Navarrete y con sensibilidad se debe manejar. Cerrarlo, ahora que vuelve a ser negocio la educación, es mala idea. Si no hay quien lo opere con respaldo social, es bueno que lo tomen inversionistas con experiencia.

Pero dejar lugar a dudas, decidir en la opacidad, afectaría mucho la imagen de quienes tienen algo qué ver con el Patronato y la institución misma.

No lo perdonarán los guaymenses pues daría al traste con la intención de nuestros ancestros y sucesores, cuyo esfuerzo está plasmado en la historia y merece aplausos, no el olvido.

A ese olvido llevaría la desaparición del plantel y se llevaría consigo el trabajo lleno de satisfacciones hecho por esos personajes que todos conocimos ayer, y que mañana deben seguir en el recuerdo de lo positivo de la ciudad. Y vaya que urgen esos ejemplos.

Adelante, Carlos Zaragoza --y el Patronato. Tienen la estafeta y deben tomar la mejor decisión de la que muchos guaymenses estén orgullosos. Creo que por allí puede comenzar a surgir el liderazgo que hace 8 años, “El cacho” había comenzado a construir.

Estas líneas...

+ Luminarias: el fantasma de César Lizárraga;  Jaramillo, la farsa; IMCA, un remedio contra la incultura

GUAYMAS, Son.- Una conversación en redes en el tema de los servicios que recibe la ciudad, es esta:

Guillermo, residente de San José de Guaymas: “calles en pésimo estado en La Salvación y ninguna lámpara del alumbrado público funciona, puras promesas del titular de Desarrollo Rural; la gente ya está harta de esta situación”.

Responde Laura: “Todo en tinieblas, pero el DAP (Derecho de Alumbrado Público) bien a gusto, lo cobran y a mi van dos recibos a $78 pesos”.

Luis se suma: “Ese (el DAP) no funciona para nadaaaaaa, pero que lindo cobra”.

Enrique va más allá y escribe: “Ya nos hemos aguantado más, otro poquito… 2018 se arreglará(n) todas esas fallas…”, aunque politiza el tema con su promoción a Morena… aceptada, hasta eso.

San José, como el violento sector de Las Golondrinas, el tradicional La Cantera y cuál no, tienen los mismos crecientes problemas.

¿Por qué le expongo a usted esto?

Es que toca el tema del alumbrado y desde hace una semana el fantasma de César Lizárraga y sus regidores ronda Palacio Municipal. A Lorenzo de Cima se le ocurrió hacer otro “negocio” igual que aquel del alcalde que (des)gobernó Guaymas entre 2009 y 2012.

Adquirió en arrendamiento puro dijo que 9 mil lámparas y lo que fue una tranza y traición vil (¿hay de otras?) a los guaymenses, un correligionario del propio alcalde de la época la califica así: “fue todo un caso… pero para no hacer más largo el cuento, César Lizárraga debería estar en el bote”.

Ahora, el “negocio”, “salvación de Guaymas” o como quiera llamarle, no es con Mifel, a la que en rigor se le deben 7 mil millones de pesos, aunque ya dijeron que se dan con 32 y puede quedar en 26, sino con otro consorcio controlado (también) por políticos del centro del país.

¿Y las lámparas dónde quedaron? Bueno, como decía aquel tétrico personaje de revista de los años 70 del siglo pasado, el “Monje Loco”: nadie sabe… nadie supo. Pero la deuda sí es real y debe pagarse con dinero de los guaymenses.

Sin descartar que pueda ser una buena propuesta, el tufo de la leperada surge por la actitud de funcionarios y algunos regidores. Se piensa en un agandalle porque en el contrato todo es color de rosa, pero en ninguna parte se recuerda que así se hizo el papeleo con Mifel y nada cumplió. Nadie hizo cumplir. Pero hubo la danza de millones saqueados a la comuna mientras estaban a oscuras en las calles guaymenses… y las cuentas de Tesorería.

Les aporto el resumen que un lector me envía:

Luminarias actuales        11,788

Luminarias a instalar      11,794

Monto de la inversión   105’927,061.17

Ahorro estimado             1’350,000.00

Ahorro estimado en Mantenimiento     140,000.00

Renta por 10 años (+ inflación anual)     1’200,000.00

“Se crearía un fideicomiso irrevocable con patrimonio del 100% de la recaudación del DAP para cubrir la renta y en primera instancia, la afectación a un porcentaje de los ingresos municipales para cubrir la parte proporcional si el DAP no alcance a cubrir el costo. En segunda instancia, afectación a participaciones federales como fuente alterna de pago”.

(Nota: Yo hago el subrayado y cursivas, porque en eso se debe pensar, no en lo inmediato. Y cuestiono: el DAP pagará a esa empresa, así que ¿se creará otro impuesto para pagar a la CFE?)

Sigue:

“Hoy el costo de energía del ayuntamiento es como sigue:

SITUACION ACTUAL:

Facturación Anual de CFE 2016    26´625,379.67

Facturación promedio 2016             2´218,781.64

DAP neto 2016                                 11´620,283.24

DAP mensual promedio                                     968,356.94

Pago promedio a CFE 2016               1´250,424.70

CASO ILUSTRATIVO

Facturación Promedio 2016             2´218,781.64

( - ) Ahorro estimado *                    1´350,000.00

Facturación actualizada                                       868,781.64

( - ) DAP mensual promedio                968,356.94

Saldo o Superávit            -                        99,575.30

* Dato ofrecido por EFFICIENCY MATTERS

Los demás datos son extracto de un reporte de  tesorería del Ayuntamiento”.

Hasta aquí.

Pero la duda no son los números, sino ¿Quién custodia a los custodios?

Soterradamente se habla de cabildeos para que los regidores levanten el dedo aprobatorio y recibirían estímulos a cambio. Corrupción pues. Si no es cierto, la gente piensa que sí. Ese es el grado de confianza que se tiene en las autoridades.

La fracción priista en el Cabildo sentenció que atajará la propuesta. Los panistas están divididos y nunca hay oposición férrea en partidos satélites. A ver si ahora, si debe ser el caso. Porque la empresa ya dijo que las cifras se han confundido y no tarda en hacer aclaraciones a un pueblo que está de “mírame y no me tientes”, porque “la burra no era arisca…”.

Y lo que queremos es pronto poder decir a Guillermo, Laura, Luis y Enrique, que ahora sí, la corrupción que tiene hundidos a los municipios en el país por la voracidad de políticos que hurtan el dinero con “asesorías” y “cabildeos” a cambio de “moches”, se combate en Guaymas y pronto en San José, como en todo el Municipio, sus calles estarán iluminadas y mejorará el resto de los servicios.

LA FARSA JARAMILLO

Hace dos viernes escuché por tercera vez que ya se iba el secretario del Ayuntamiento Edgar Alán Jaramillo Pérez. Ahora sí, había presentado su renuncia a Lorenzo De cima quien lo presionó por ganón y lépero.

Creí solo eso último. Respecto a su renuncia, era la tercera especulación y hasta echaron a los perros a funcionarios hoy resentidos por haber caído en la ingenua trampa, como Carlos Cortez, un buen elemento que por eso no quiso ya a su lado el “Junior de Las Tinajas”; o la estadística del INEA, David Kiamy, el dos veces aviador municipal. Ah, y el pariente oficial Douglas Taylor, indiciado en los fraudes padrecistas según la Fiscalía de Odracir Espinosa.

Una llamada cuando comíamos en el Palominos del vado del rio, en Hermosillo, era para el cuestionamiento en voz de estimado amigo: “¿ya lo perdonaron?”. Luego, el “Wapp” con la foto del sórdido sujeto protestando cumplir obligaciones para conservar la historia municipal, con la responsabilidad que le da su cargo.

“Por supuesto que no”, dije yo a la interrogante del perdón.

Y proseguí: “en realidad Lorenzo le pidió la renuncia en diciembre, por un pleito relacionado con los `cañonazos´ a varios regidores, pero cuando se le vino el mundo encima, allí sí, lo perdonó… lo demás, es una farsa”.

Y así se ha comprobado. La farsa sigue y se monta en el teatro burlesque en el que está convertido Palacio Municipal, cuando –como casi siempre-- hay algo que ocultar. Pero ni ese polvo sucio o humo contaminante, logra mantener bajo llave las tropelías en marcha. El pueblo sabe todo, por lo que espera menos cinismo en los negocios con el dinero del pueblo.

ARIEL, BUEN PROGRAMA

El director del Instituto Municipal de Cultura y Arte, Ariel Noriega, anunció la nueva edición del Festival del Mar Bermejo, magnífica idea que fortalece y permite sobrevivir a la cultura ante el embate de tanto enemigo incrustado incluso en esas instancias.

Será del 11 al 13 de julio en distintos escenarios del Centro Histórico. Habrá muchos artistas locales y foráneos y me atrae ir a ver a María del Sol, quien nos brindará un concierto con el cual celebra sus 40 años deleitándonos con su gran voz.

Bien hecho, Ariel. Gracias por invitarnos.

De paso, aplaudo la decisión del alcalde de Cima de mejorar un poco la histórica y despedazada avenida Abelardo L. Rodríguez, entre las calles 20 a la 24. Dice que le va a seguir en otras vías de igual importancia y ojalá, porque eso urge.

Ah, también falta mantenimiento al adoquín que colocó “El bebo” Zataráin en 2005 alrededor del Mercado Municipal –inmueble que restauró otro alcalde priísta, Toño Astiazarán—, piezas que se han fracturado y desplazado por el continuo y caótico paso de los camiones del regidor panista y zar del transporte público de pasaje, el “Pin” González.

Y en Empalme, el PRI está por elegir nuevo presidente para emprender su proyecto 2018, que incluye rescatar la ruina en la que está convertida la sede física del tricolor.

Estas líneas...

+ Confusión en Palacio; el alcalde pierde todas ante los regidores; Paco Bueno ¿secretario? No


GUAYMAS, Son.- Desde el viernes estalló la confusión en la cosa política en los pasillos de Palacio Municipal y el mensaje que deja el equipo panista de Lorenzo de Cima sobre cómo administra al municipio, es pésimo.

Olvidado de atraer recursos afines al desarrollo, empleo, inversión, solo riñe. Se siente perseguido por todos y mira enemigo por todas partes. Hasta en su reducido círculo de amigos.

Cree que ya no pueden ayudarle. Casi dos años de mandato errático lo confirman y desde el viernes se reconfirma cuando ¿ahora sí? arrebató la bola al secretario del Ayuntamiento Alán Jaramillo.

La historia inició al reunirse De cima con los regidores Pedro Castillo, Gladys Dévora y Romelia Cervantes para adelantarles que en un mes Jaramillo se iría. Pero apenas salían de esa sala, encontraron al Jaramillo de la historia y escucharon a uno de los cien asesores legales, un tal Moraga, confirmando la sesión extraordinaria del día siguiente, para resolver lo del despido o renuncia.

Los tres se sintieron subajados. Peor, ya fluía la cita verbal – ¿secretario perverso?-- sabatina para el tema de cambios y 20 regidores reflejaban su contrariedad, desgano o ánimo jorobador.

El sábado solo Romelia llegó a tiempo, a falta de otra cosa mejor qué hacer; a las 12, el jefe jurídico Carlos Mexía canceló lo nunca confirmado. A las 12:03 llegaron Porfirio Villa (PAS), José Guzmán (PRD) y Enrique Enríquez (Morena); Ciro, el étnico, llegó a las 12:13 y en el lapso de 10 minutos Rosario Bojórquez, Pedro Castillo y Rodolfo Lizárraga (PT). Paola Zúñiga, mirando como siempre a lontananza, fue la última.

Estas líneas...

+ Se inunda Guaymas… de política

 

GUAYMAS, Son.- La tarea política su puso la mar de interesante en este puerto de puertos.

Primero, porque la izquierda local parece despertar y se reúne para acordar cómo caminar hacia el 2018, cuando todos los partidos irían sin propuestas fuertes, pues enfrentan la desconfianza ciudadana por haber demostrado que no cumplen con la oferta de ayudar a las mayorías en los apuros que enfrentan.

Fue iniciativa de Víctor Marín, el contratista y constructor tránsfuga perredista en 2015, cuando Lupe Curiel se llevó un grupo, Marín incluído, porque Carlos Navarro no quiso pactar con el padrecismo agonizante –así le hubiera ido—y el ex alcalde navojoense ya no podía regresar las entradas.

Marín terminó como diputado local suplente de otro tránsfuga, este del priísmo, Manuel Villegas, quien permaneció casi fiel al PAN mientras amarraba el cargo, pero siguió aliado a tricolores y trabajando directamente para el ahora preso ex secretario de gobierno Roberto Romero, con quien se hizo de mulas Pedro.

Eso le ha valido, a Marín Martínez, cierto liderazgo de izquierda y por ello reunió a izquierdistas e izquierdosos como el petista Rodolfo Lizárraga, Marcos Ulloa (MC), el perredista Sergio Ruiz, el ex perredista y “curielista” Porfirio Villa; Gilberto Medina por Morena; Roberto Palafox, perredista, y otros hasta sumar 17.

Se aplaudió el logro. Falta que puedan ponerse de acuerdo porque, eso, la incapacidad de lograr acuerdos, caracteriza a la izquierda. No saben, o no entienden, que son mayoría, pero los dividen fácil. Los despertó un poco lo ocurrido en el Estado de México, por eso apelaron a la unidad, el respeto mutuo y el trabajo para ir juntos en 2018, en defensa del voto ciudadano. Así lo expresarán cuando les hablen del estatal para regañarlos. Eso les dará pie para colocarse con sus siglas en ese nivel, en lugar de, como dijo Sergio García, “disciplinarlos”.

Por supuesto, los ataques –incluso con alusiones personales— no tardaron, resaltando los que paga Lorenzo de Cima con dinero del erario a través de esa abultada nómina municipal que por eso, por abultada, impide hacer obras. Eso es el obstáculo que enfrentará el “junior” de Las Tinajas cuando anuncie que quiere reelegirse.

EL PAN SE MUEVE

Más tarde, el PAN se deja escuchar con Alejandra López Noriega, secretaria general en el Estado, anunciando el programa “Trazando el rumbo”, de aquí al inicio del año electoral 2017-18, que inicia en octubre 1.

Habla, la dama que refleja experiencia y capacidad, de una estrategia para recuperar la confianza ciudadana trabajando con cada Comité Municipal y que estos organismos con sus dirigentes y militancia tengan su propia agenda de trabajo. Fue claro el mensaje para el líder local Santiago Samaniego, quien ya suda la camiseta para la encomienda.

Van “por las alcaldías `grandes´, a recuperar las que no tuvimos, refrendar las que tenemos e ir por nuevas”.

Resalta claridad de objetivos y rumbo a partir de una base que es la doctrina del partido, luego la unidad y el trabajo. Dice que encuentra buena percepción en la gente en Empalme y Guaymas y en todo el sur de Sonora, donde como aquí, hay trabajo previo y estrategia para caminar hacia triunfos a partir de la Presidencia de la República. Los resultados de la pasada elección en 4 estados, les estimula a pensar eso.

A Alejandra le cuestioné la “marca” en Sonora, y revira que “es marca muy fuerte”. Mira fijo al asentar que el PAN no se equivoca, “nos equivocamos las personas al escoger”.

Y entra al tema que a todos interesa: van por la gente y harán que confíe y vote por el partido. El cómo, es escoger a un buen ciudadano, que trabaje por el bien común, que dé resultados, lo cual se hace ya “con mucho enfoque” y si se hace el trabajo como se ha hecho en lo nacional, será igual el resultado.

A los alcaldes alborotados les dice que “vamos a lanzar a los mejores perfiles, perfiles panistas y será la sociedad la que los valore para que la representen”, y reitera que “vamos a ir por los mejores”, mensaje que han enviado a los 23 munícipes azules de Sonora. Será un proceso interno y luego la valoración ciudadana. Si no les dan los números, no serán propuestos.

Y si se van, que se vayan. La dama tiene el criterio de que el verdadero panista no se va, y si lo hace, es porque no le dan los números.

Este servidor no le creyó cuando dijo desconocer los líos del alcalde Lorenzo de Cima con sus regidores. No con la oposición, cuya función –la comunidad puede hundirse—es fastidiar al jefe del Ayuntamiento, sino con los propios panistas. No sabía la segunda figura del PAN sonorense, que ya renunció uno, Antonio Cházaro, y se fue a Morena.

La lucha intestina es local y López Noriega apela a la autonomía del alcalde, pero dice que eso se platica en lo interno. Y si se fue un regidor, fue una decisión personal de quien se quiso retirar de un cargo que le dio el partido. En realidad, Cházaro se fue del partido, pero no dejó el cargo. Sigue pegado a la dieta más lo que se acumule.

Sostuvo que el partido, ni en Guaymas –lo ratificó Santiago Samaniego Rebollo—ni en el Estado, recibió queja alguna por parte de ese regidor. Si hubiera un documento lo revisarían y resolverían, pero no lo han recibido.

Se aceleró, pues, Cházaro, y no siguió lo institucional… o no podía justificar el por qué de su pleito.

Y EL PRI REFLEJA UNIDAD

Finalmente, este miércoles Jimena Jaramillo, regidora del PRI y disidente de su propio hermano, Alán –secretario del Ayuntamiento panista de Lorenzo de Cima—protestó como presidenta del Comité Municipal del tricolor junto con su secretario general, Ginés Valentín Rodríguez.

El evento fue en la explanada del edificio sede, el mismo que construyó Manuel Ibarra Legarreta en 1985 cuando presidía al instituto político y recibió mucho apoyo del entonces alcalde Antonio Llano Zaragoza y del poderoso líder pesquero de la época, Florentino López Tapia.

Ibarra, recordará usted, es la primera víctima de la democracia en el puerto, pues impuesto por los poderes fácticos --no lo apreciaba mucho la gente--, enfrentó a José Ramón Uribe Maytorena, querido y admirado, con obvios resultados.

Pese al respaldo de López Tapia, alcalde en ese 1991 de la elección –se jugó su prestigio de hombre de bien firmándole el documento de triunfador, pese a que MIL lo maltrató en sus discursos--, las cosas tomaron su lugar y el panismo triunfó. El Uribe de la historia no fue alcalde por rijoso y por saber escoger pesos completos para sus riñas, pero eso es otra historia.

Estamos con Jimena. Ella cobró celebridad al poner en su lugar al alcalde Lorenzo de Cima cuando éste sufrió uno de sus comunes ataques de impertinencia en una sesión del Cabildo, como sucede con los hombres débiles.

Ahora, la maestra de educación básica dirige el partido y las represalias que intentan los asesores del alcalde se ven torpes, pero allí están. Jimena le devuelve la ofensa diciendo que trabajará por el partido, por los acuerdos y por la unidad, pero también por Guaymas, pues el puerto está tirado desde que el panismo de Lorenzo lo tomó como de su propiedad.

Fue muy aplaudido su discurso. Aplausos del propio dirigente estatal del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez, de los diputados José Luis Castillo y Pano Salido, más una cauda de priístas locales y estatales.

Hubo también gente ajena y militantes de otros partidos, lo cual revela la madurez política en el puerto. También reportan al lado de priístas el enriquecido ex tesorero Arturo Lozano, enfermo –y grave-- contra quienes le dieron el puntapié en salva sea la parte y haciendo alianzas con tricolores estatales, a cambio claro, de algo que haga crecer sus cuentas en Tucson.

Ah, y sí, Jimena es dama de carácter y quiere trabajar por Guaymas, pero deberá enfrentar la maledicencia humana que la ubica como empleada del director del ISSSTESON, Enrique Claussen Iberri, quien llegó sobre una nube al lugar y tomó asiento en primera fila durante el evento.

A juicio personal, la dama demostrará talento y desde ya, está en la plataforma que podría convertirla en candidata a la alcaldía, la cual ganaría, pues aparte de su capacidad, el PAN está en la lona con el desempeño de su actual munícipe.

Y dicen varios militantes de izquierda que le darían su apoyo.

Estas líneas...

+ David Palafox: ¿Le  responderá la Policía? + En Madrid, EL PAIS se ocupa de Sonora + Alianza de izquierdas en Guaymas para 2018


GUAYMAS, Son.- En los años 70, el vespertino local El Diario y el matutino La Gaceta, abordaban el escándalo de la agresión a la memoria de nuestros héroes, pues la delincuencia se había robado ¡un cañón!

Si. Una pieza de artillería del siglo XIX de las 3 que ornamentaban la estatua de José María Yáñez, el héroe defensor de la soberanía mexicana en Guaymas en 1854. Hasta 4 balas –esferas metálicas de varios kilos cada una— se fueron en el botín.

Se especuló sobre el destino de la pieza de artillería y sus proyectiles, una fundidora en Punta de Arena, frente a la zona industrial de Punta de Lastre, y hasta afirmaban que “completó varias propelas”. Decirlo era fácil, probarlo no.

Después, el busto de John F. Kennedy, el asesinado presidente estadounidense, desaparecía de la plaza frente al Panteón de San Fernando. La cauda de latrocinios siguió, pero la verdad, nunca tan cínica como hoy, cuando casi ninguna plaza pública conserva sus placas alusivas. La audacia de aquella época hoy es común. Hasta la del legendario paracorto y tercera base Alfredo “El yaqui” Ríos, colocada en la Unidad Deportiva, entró en esa grosera estadística apenas dos días después de su colocación.

Menciono lo anterior porque acaba de afinarse la ley para dar cárcel no solo a los ladrones de esas cosas, o señalamientos viales, tapaderas de alcantarillas y demás; también colarían responsables y dueños de chatarreras y casas de empeño.

Imagínese usted despojado de un bien que luego mire en el patio o escaparate de esos negocios. La ira y la impotencia lo enfermarán, pues la Policía o las oficinas ministeriales, no actúan. Eso, en el mejor de los casos, pues hay sitios donde la especulación ubica los agentes como parte de lo mismo.

Se acaba de dar el caso de un agente auxiliar asignado a la vigilancia de una escuela. El plantel sufrió un robo y a la investigación, el culpable resultó ¡el custodio!

Felicito al diputado David Palafox por las ganas que le pone a esa ley, y no quiero ser aguafiestas al preguntarle si pensó ya en lo fundamental de una ley, que es la capacidad de aplicarla.

En el pasado, el vendedor de chueco (artículos obtenidos ilícitamente) iba a prisión. Pero como todo se olvida, se crearon nuevas leyes para que el vendedor de chueco fuera a prisión y con él, el comprador. Hoy se repite la historia.

Queda la interrogante en el aire: ¿hay capacidad de aplicarla? Si no, joven David, lástima esfuerzo. Pugne por la adecuada respuesta de quienes están obligados a responderle a la sociedad en ese sentido, porque allí está la raíz de la impunidad con la que actúan ladrones –comúnmente, viciosos necesitados del satisfactor que les reduzca sufrimiento--, y sus patrocinadores, las recicladoras (chatarreras) y casas de empeño, pero esto no lo puedo afirmar, porque la carga de la prueba es exigible so pena de ir preso por dañar la reputación de los posibles afectados.

SONORA EN ESPAÑA

El diario EL PAIS consignó en sus páginas la decisión tomada por Sonora, de enfrentar a los “macheteros” pistola en mano.

Es orden de la Fiscalía sonorense advertir a los usuarios de esas armas, con las que amenazan y asaltan a los sonorenses cada vez más seguido y, si no hacen caso, les dispararán.

Ya lo han hecho y al menos se consignan cuatro muertos por no obedecer a los agentes. El cotidiano ibero cita también que la decisión es aceptada por los ciudadanos, al crecer la violencia que los hace víctimas.

Cierto, es duro ver el resultado de un actuar así de la autoridad. Pero el delincuente sabe el riesgo de serlo, el ciudadano no. Y son muchos los inocentes lesionados o asesinados por los que ahora, lo saben bien, serán reprimidos según actúen, por la gente del fiscal Odracir Espinoza. Para eso, y para cuidar a la gente, los está preparando.

TIROS RÁPIDOS

1.- El Delfinario Sonora se recuperó para los sonorenses con la llegada de 4 delfines.

Es el mismo, mejorado, que diseñó el sexenio de Eduardo Bours y que con una inversión de 70 millones de pesos daría espectáculos y terapias con delfines, complementado con serpentario, observatorio, jardín botánico, restaurante y tienda de curiosidades, entre otras cosas.

El propio Eduardo aceptó que se le fue el tiempo y no fueron 70 millones los gastados, sino 120, y solo para el delfinario. Lo que pasó solo ellos lo saben.

Durante el padrecismo, aparte de usarlo como piscina para ellos y sus cuates, los directivos del CEDES, sus amigos, los administradores del lugar, lo descuidaron de tal forma que se les murieron los delfines y al tiempo, lo cerraron.

Quedó la instalación a cargo del actual jefe de personal del Ayuntamiento, Alberto Albín, pues su director, Carlos González Nemer, se fue en diciembre de 2014 a Hermosillo, para dirigir una gasera de su recomendador, Roberto Dagnino, pero siguió cobrando su quincena de burócrata.

Ahora la cuestión es si la renovada Ley ambiental federal permitirá usar delfines como espectáculo y si no es el caso, de nada valdrá el enorme esfuerzo de la gobernadora Claudia Pavlovich para recuperar esta atractiva y útil instalación.

Parece que sí, porque son animales que ya estaban cautivos, pero la conciencia ecológica es fuerte y sólido el criterio sobre el sufrimiento de las especies. Debe definirse bien el tema para no llevarnos sorpresas.

2.- Eran aliados, ahora enemigos.

Trabajaron juntos en el PRI, siguieron juntos en aventuras políticas en colores distintos y hasta enfrentaron al poder electoral federal hasta ganarle en el papel, pero en la práctica hay que saber cuándo retirarse.

Hoy, Marcos Ulloa Cadena tiene un mes pidiendo la cabeza del secretario del Ayuntamiento Alán Jaramillo Pérez y casi la tenía, pero se atravesó la caprichosa actitud del alcalde panista Lorenzo De Cima Dworak y se frenó el guillotinazo.

Es que el alcalde no tolera que le pregunten cuándo correrá a sus funcionarios incumplidos, menos aún escuchar que debe correrlos, aún cuando se le demuestre que su actuar perjudica al pueblo y a su propia figura.

Se altera Marcos al hablar del tema, pero dice que lo hace porque no deben burlarse de los guaymenses y aporta datos del por qué. Pillerías pues, que para el alcalde, no existen. De Cima prefiere anunciar durante meses que su antecesor es la suma de todos los miedos del municipio y hace unos días, mandó a sus escuderos a denunciar tropelías que, si se fijara bien, no sustentó debidamente. Y peor, que pueden estar sucediendo en este momento.

Si corre a Jaramillo –por pillo confeso, bien señala una reportera local--, podría sucederlo David Kiamy, ex presidente Comité Municipal del PAN que difícilmente sabe escribir; o Santiago Samaniego, actual presidente de esas siglas, señalado de cobrar dos quincenas en Palacio a través de terceros; o Carlos Mexía, quien hoy da tumbos en esas asesorías legales de poco fruto para la comuna.

Más me sorprende que hablen de Francisco Bueno Ayup para el cargo, luego del escándalo que vivió en Durango y por el cual perdió la chamba de director de Finanzas de la Capital alacrana. O quizá por eso vendría.

Lo bueno es que ya se… no, no se van, les faltan todavía 15 meses.

3.- Una alianza de izquierdas en el puerto, es el paso sugerido por varios dirigentes locales que no ven cómo pueden ganar la elección de 2018 si caminan solos.

Hasta iniciativas para reunirse surgen y esta semana darán los primeros pasos, con un indicador sugerente de cómo está ese lado de la política: todos hablan de Morena.

Allí andarían desde Rodolfo Lizárraga (PT), hasta Porfirio Villa Brito del todavía no concretado PAS, y Heriberto Aguilar, de Morena, a quien parecen no considerar como base importante de las siglas, pues ya citan nombres de quién puede ser candidato a algo y él nunca aparece.

Se capta capacidad de convocatoria en el diputado local suplente Víctor Marín Martínez, hijo de don Demetrio y hermano de Mónica, la ex alcaldesa interina. El ingeniero y contratista saltó del PRD a la alianza con el PAN durante el pasado proceso y sería el abanderado por esa potencial alianza que, se insiste, daría pelea.