Agustin Rodriguez

Estas líneas...

+ Viene el presidente: evaluará el desarrollo a la vista; SCT: sigue parada la carretera; deja de existir Faustino Félix Escalante


GUAYMAS, SON.- Finalizaba 1982, cuando José López Portillo veía cercano el fin de su sexenio, y vino a Guaymas con una agenda encabezada por la inauguración de la planta generadora de electricidad “Guaymas II”, en Las Batuecas.

Por casi una década habían trabajado millares, incluyendo técnicos japoneses adaptando la tecnología para colocarnos a la vanguardia en eso de proveer energía a Sonora, a través de esta planta más tarde nombrada “Ing. Carlos Rodríguez Rivero”, en homenaje a un técnico mexicano resaltante.

Allí llegó el mandatario y tras el recorrido obligado en el impresionante sitio, dirigió un discurso al modo –era López Portillo un excelente orador— y firmo el libro de visitas.

Lo vi de cerca tomar el `plumón´ negro. Con trazos enérgicos estampó su rúbrica tras plasmar su impresión del momento: “profundamente satisfecho”.

Cómo no estarlo. Disfruté escribir la crónica para La Voz del Puerto que entonces dirigía José G. Rodríguez, “el Zurdo”, y era reportero veinteañero uno. Hoy se repite el escenario –en este mundo cíclico, todo vuelve a suceder—y me encantará si el Creador me lo permite, escribir de la nueva era para dar el paso que necesita Sonora.

En ese tiempo, crear infraestructura para generar energía dejaba empleo, dinero, como lo hacía la floreciente industria de la construcción y reparación naval. Hoy se repite la historia en suelos de Empalme, en la cercana playa de El Cochórit, donde Comisión Federal de Electricidad crea dos generadoras porque, como en el pasado, Sonora debe prepararse para el desarrollo que llega, y estar en posición de codearse con la gran empresa nacional y trasnacional.

Solo esa inversión implica 950 millones de dólares, más 180 para la conducción eléctrica a Cajeme y Hermosillo; agregue dos parques de energía fotovoltaica (solares) y una planta para refinar mineral de Mexcobre, y entenderá lo que está en juego en una sitio privilegiado como el antiguo centro ferrocarrilero, donde también está latente el puerto privado de Víctor Suárez –ahora se sumó el hijo al trabajo de décadas tratando de hacer crecer la región—y sus socios; por si fuera poco, es el sitio donde nacerá la desaladora donde Claudia Pavlovich comenzará a resolver ahora sí, no solo con paliativos, la escasez crónica de agua en la región.

En cuanto a industria naval, estamos esperando que la Secretaría de Marina nos dé la buena nueva: rescató el astillero que fuera Conagusa, luego AUGUSA y finalmente Industria Naval del Pacífico, para volverlo ampliación del Astillero de Marina No. 6 y construir naves para Pemex y para sus propios programas de salvaguarda de la soberanía nacional en el mar. Pero dejemos que pronto nos lo diga oficialmente.

Muchas inversión y es hora de ampliar visión y meterse al juego de oportunidades que todo esto implica. Es momento entonces, de que el presidente venga y, sí, Enrique Peña Nieto agendó su visita a la región. El 17, me dijeron, pero no, el anunciador oficial sería el delegado de la Secretaría de Gobernación, Wenceslao Cota Montoya, pero envía la fecha a finales del caluroso mes en marcha.

Pero Peña Nieto también viene a ver cómo va la modernización carretera federal 15, en su tramo Estación Don-Nogales, pues el comercio internacional con la OCDE tan exigente, nos obliga estar vigentes en ese sentido.

Y tener una carretera del primer mundo para hacer fluir el comercio hacia los mercados, es ayudar a hacer negocios del primer mundo, así que como en aquel ayer, hoy me tocaría ver el nuevo impulso a Sonora, ese impulso que sirve para crear riqueza y distribuirla con mayor equidad, lo que todo pueblo ocupa para tener oportunidad de elevar su nivel de vida.

Yo me felicito poder vivir estos nuevos buenos tiempos de Sonora.

Solo de paso, les comunico a los cumplidos servidores públicos de la Policía Federal, que turistas y particulares locales, se quejan del señalamiento en la carretera Guaymas-Hermosillo, que vuelve peligroso el tránsito por la vía. Es que se lo dejan a los constructores y ellos no saben de vialidad.

SAN JOSE, EL NUEVO GUAYMAS

San José es ahora el nuevo Guaymas.

Sé que la familia Uribe, los Páez o firmas de Cajeme y Hermosillo usan suelos como han hecho en el vecino San Germán, para edificar vivienda donde habiten las nuevas familias, que ya no caben en la zona urbana tradicional, como no cabe el comercio y por ello nacen nuevos centros comerciales hacia esos rumbos.

El ejido san José de Guaymas asume ahora su responsabilidad de poner orden en cosas que en el ayer inmediato representaban chamba para los tribunales judiciales.

Por eso atrae la actitud del Comisariado Ejidal y de su presidente, al volverse promotores de labor ciudadana y gestores de mejoras a su poblado y sus caminos, en lo cual se apunta, me decía el líder de esta entidad social, Jesús Alberto Garza Osuna, la diputada Susana Corella y otros representantes que apoyan obras para adecuar su propio crecimiento.

Garza Osuna hace varios años busca que el suelo de la comunidad se respete y no cualquiera se lo apropie con el consentimiento de algún líder venal. Sus litigios tienden a recuperar más de 600 hectáreas malamente obtenidas por particulares que hicieron su casita en 200 o 300 metros cuadrados, o hasta dependencias y empresas paraestatales en cientos de hectáreas.

Una de ellas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a la que se le puso una banderilla para hacerla respetar lo ajeno. Recordemos, un juez federal ordenó a la gente de Gerardo Ruiz Esparza que aquí no andará con socavones y leperadas de esas, así que debe pagar unas 80 hectáreas por donde pasa la carretera en mejora y mientras, la obra e detuvo.

Desde el puente sobrenivel en la zona de El Valiente, hasta Roca Fuerte, es propiedad del ejido y han sido condescendientes; pero, ya ¿no?

Los funcionarios de SCT deben dejar de jugar al “Tío Lolo” y cumplir su parte, pues el antecedente indica que no siempre han hecho buen uso del suelo que les ceden, prestan o venden.

Aparte, felicite a Ricardo González Palacios. Hace poco ocupa la Secretaría General del STIRT en Guaymas y Empalme y la próxima semana estará en México, donde recibirá instrucciones para el fortalecimiento del gremio de las comunicaciones electrónicas, pero también el reconocimiento por su labor en el cargo donde suple a otro ya inmortal del micrófono, don Jorge Enríquez Valle.

Y es que el STIRT, como en el pasado, quiere que lo tomen en cuenta para cosas como lo que viene en 2018… y tiene razón ¿Qué no?

Finalmente, con pesar confirmo que se nos ha ido el destacado empresario y político Faustino Félix Escalante, ex alcalde de Cajeme. Era mi patrón en mi primera incursión como reportero y convivía mucho con nosotros, por eso aprendí a apreciarlo. Mi abrazo solidario a su familia.

Estas líneas...

+ Panistas en campaña… también; ampararán Vs luminarias


GUAYMAS, Son.- Francisco Sánchez López encabezó un desayuno el jueves en el comedor del “Chino” Zaragoza, para promover al ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle.

Crece, se mira, la efervescencia política camino al 2018, cuando habrá elecciones y la pasión moverá a todo mundo, como movió a quien en la época de Bernardino Cruz Rivas dirigía el hilo municipal como secretario del Ayuntamiento.

“El muñeco”, como se conocía al mexiquense –se había regresado a su tierra, pero volvió— era quien quitaba obstáculos a decisiones municipales, con su expresión típica de “no pasa nada”.

Genial fue una ocasión, cuando el ex regidor del PRD Víctor Parra le reclamó una “grilla” del momento y lo acuso de cosas mil. Sánchez, quien ya peina canas pero refleja buena condición física, acabó con la insurgencia del “Buitre”, al lanzar sereno, mirada “de ladito”, puesto de pie, la expresión: “¿Qué te hace suponer que yo sé que existes?”.

Así atajaba en el Ayuntamiento 2000-2003 a quienes llegaban a “luchar por el pueblo”; los regresaba convencidos de que sí se luchaba por el pueblo desde la casona construida con piedras del Cerro Cabezón en 1899.

El Sánchez del cuento presentó en su desayuno, a dos sujetos del centro del país que hablaron de la maravilla que es Moreno Valle, quien busca meterse a la sucesión nacional vía la esposa del desgastado –por metiche-- ex presidente Calderón, Margarita Zavala.

Asistió la sancionada alcaldesa interina Mónica Marín, quien recibió, junto con César Lizárraga, sanciones administrativas por daño patrimonial a la comuna que aún estamos pagando.

Los testigos de la exhibición pública fue lo primero que recordaron. Quizá por eso no acudió el tesorero cesarista, Carlos “La Mole” Dueñas, también acusado y sancionado. Y un héroe para los “limpiadores” contables, quienes le salvaron de prisión porque un documento acusatorio decía “Carlos”, y él, se llama Carlos Martín. Desde entonces parece no preocuparle si comerá mañana.

Moreno Valle ya estuvo en Guaymas. Lo representó –lo hace en Sonora—el diputado local Manuel Villegas, quien reunió a Alejandro López Caballero, al propio César Lizárraga y a docenas de azules.

Estas líneas...

+ Ausente el liderazgo político; regidor, a la CNOP; de la estatua, solo un busto

 

GUAYMAS, Son.- El mando guaymense lo tiene el Partido Acción Nacional, tras la ayudadita de priístas marginados a la hora de decidir los “dueños” de las siglas en Hermosillo.

Pero pensar que la lluvia de dinero azul –y abrumadora fuerza policíaca enviada por el Estado para controlar la elección en 2015-- que sentó en la silla a Lorenzo de Cima lo volvió líder político, está fuera de la realidad.

Lo confirma la dirigencia azul en el puerto, sometida a presiones y no pasó la prueba. Recuérdese cuando le preguntaron a Santiago Samaniego sobre su profesión y no supo qué contestar; luego sobre sus dos sueldos por interpósitas personas en el Ayuntamiento –como había sido con su antecesor, David Kiamy— e igual. Se quedó “en Babilonia”.

Pero estos “jabs” al dirigente panista se lanzan a Juan, para que lo entiendas Petra. El alcalde es objetivo de la acre crítica al exhibirse mil corruptelas y aviadores identificados con la cría de prociónidos exhibida en la elección pasada por los azules. Y es “fuego amigo”.

El punto es, el panismo no tiene liderazgo aunque resuma el poder y dinero de los guaymenses para lo que le dé su gana, lo cual confirmó en repetidas ocasiones David Galván, político de alto nivel que espera el mejor momento para intervenir en Guaymas.

Pero, lo dije al principio, los priístas echaron una manita a Lorenzo de Cima para volverlo alcalde y corregir lo que el candidato entonces, decía que estaba mal, con términos donde los nidos de fauna nociva como los roedores eran ejemplo.

Así que no estaban en ese entonces muy contentos con su partido. Para remate, hace unos meses la dirigencia estatal vino al puerto con la información de sus embajadas previas, por eso Gilberto Gutiérrez Sánchez no pudo acomodar las cosas a última hora cuando era urgencia tipo bombero nombrar dirigencia, lo cual resolvió provisionalmente al dejarla en las limpias y trabajadoras manos de Jimena Jaramillo.

Pero pensar en ella como el intermediario entre tanto “dueño” del tricolor, está como en el azul y blanco, lejos de la realidad.

Hablaría de los demás partidos, pero siendo la verdad, su nivel es de regidores. Y tiene sus ventajas, pues poco invierten, les pagan y tampoco van a prisión cuando se detectan estafas al erario. Me disculpo si hubiese pruebas en contrario.

En Empalme no difiere mucho. Hay alcalde priísta, pero los priístas riñen con él y hablan de perder en 2018, pese a la confianza de Enrique Gómez Cota en Javier Villarreal y el aporte de su gran capital político como líder obrero estatal, para ayudarle.

Pero a Javier –como a Gilberto Gutiérrez Sánchez o a la misma gobernadora, pasando por el ISAF y el Congreso --, le llueven chismes contra el otrora dirigente maquilero que generó esperanza y por eso fue regidor, diputado local y ahora alcalde.

Chismes que van desde su creciente bienestar material, hasta su alejamiento de cuanto huela a pueblo. Y a priísta. Esos chismes se volverían información cuando esté cerca la elección e incluyen desde la compra de una casa de playa de 425 mil dólares en San Carlos, hasta cirugías para arreglar sus rodillas, a cargo de un especialista que cuida al “Chicharito” Hernández, lo cual daría luz sobre el costo de sus servicios ¿De dónde se hizo de mulas, Pedro?

Pero se vacuna, Gómez Cota, quien hasta entrenador físico a domicilio tiene. Contrató servicios para ordenar su contabilidad y confirme que “todo lo que entró salió”, como los “limpiadores” profesionales saben. Es decir, estarán a la vista, pero no se podrán probar problemas.

Con esos truenos, olvídense de liderazgos y para las próximas pizcas, estará en chino hablar de partido o persona que tenga el respaldo con votos para ser representante.

Para decirlo en pocas palabras, la legitimidad se pone en duda y no parece importarles.

CAMBIOS EN RUTA

Colocan convocatoria en el Comité Municipal del PRI Guaymas, donde tiene sede la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), llamando a los valientes que se atrevan, al registro por la Secretaría General.

Es este jueves, entre 16 y 18 horas, y solo ha dicho “esta boca es mía” el regidor Rubén Contreras Herman. Si se incluye Mario Bernal Guardado habrá bonita disputa en las siglas que representa en Sonora el “Buitre” Humberto Robles Pompa, quien ya fue delegado aquí y para confirmar lo sabido mandó a Pascual Soto a tantear suelo.

Bernal quizá se abstenga, pues cree que se vería mal ganar como hijo del encargado de facto de las siglas. Papá Bernal las tomo cuando abandonó a medio camino Luis “El gato” Bárcenas, al ver el hijo del recordado don Felipe, alcalde de 1973 a 1976, que no sería candidato a ese puesto (le ganó el hoy invisible José Luis León Perea) o diputado local (le ganó Walter Decima).

Hace tiempo que el sector popular priísta sobrevive por espontáneos como Bernal o como el Dr. Carlos Murillo, a quien le hacen falta reconocimientos.

UN BUSTO

El día que un pobre infeliz destruyó la estatua del general José María Yáñez, nos decía el historiador Alfonso Uribe a este servidor y a la talentosa comunicadora Mariela Martínez, que si algo podría rescatarse, podría hacerse un busto, no más.

La fragmentada figura de mármol blanco –pintado color bronce, por ello el absurdo atentado--, está en la Antigua Cárcel Pública Municipal --hace 15 años debería ser museo--, hasta donde Ariel Noriega se trajo a un artista plástico para evaluación, quien confirmó que solo eso –un busto—podría crearse.

Usted dirá, por más razón que haya tenido Uribe, no es un perito en la materia. Y llegamos al punto: el artista cajemense contratado, tampoco.

Ah, felicidades Mariela. Lo haces muy bien en el lugar que te heredó por merecimientos, Raúl Rodríguez, quien ya se desplaza en Hermosillo con un cargo ejecutivo en Telemax. Enhorabuena a ambos.

Estas líneas...

+ Dejen de tirar dinero; al margen de fobias o celos, debe cuidarse la infraestructura


GUAYMAS, Son.- Hoy que se puede viajar en autobús refrigerado hacia el norte de la ciudad, aunque cueste 9 pesos, vale la pena “la vuelta”.

El servicio es bueno, mejor si no es hora “pico”. Fui a echar una mirada a la Unidad Deportiva Norte.

A reserva de enfrentar la ira de autoridades alérgicas al pasado –como si estuvieran quedando tan bien--, debemos reconocer que “haiga sido como haiga sido –el adorador de Baco dixit— ese lugar resalta, se mira moderno, por lo cual debe cuidarse y recibir adecuado mantenimiento, ya que no será fácil y menos ante tanto llanto oficial, construir nuevas instalaciones para la chavalada de esta zona, que dejó atrás la batalla de tomar dos camiones si quería ir a la vieja Unidad Deportiva del sur.

Faustino Félix Serna –abuelo del actual alcalde de Cajeme—se aventó un diez al crear en 1970 la única Unidad Deportiva que tuvimos durante 45 años. La hizo en el sur, fuera de la mancha urbana, a partir del estadio de béisbol Abelardo L. Rodríguez --sede de los “Ostioneros” que en 1990 desaparecieron--, hasta campos de fútbol, cancha de basketbol y tenis, etc., y una alberca de especificaciones olímpicas que culpe a cada marciano que llega a dirigir el deporte, para entender por qué está tan descuidada.

Tiene mejoras, varias de la pasada administración, pero la falta de mantenimiento le hace oler a descuido, baños sucios, fugas de drenaje, a riñas por cobros y, se supone que ya investigan, a robo de fondos que nunca se entregaron a la Tesorería.

Uno de los 60 autobuses que tiene el regidor azul Pin González, me llevó al norte y comprobé que muchos padres de familia están encantados con la nueva instalación. Entiendo por qué los cobradores de quincenas en el Ayuntamiento acusan que está mal construida y apoyan su torpe ataque en un asunto de papeleo, pero: ¿por eso hay que dejarla tirada?

No debieran, pero es posible cuando la indiferencia, desamor al suelo donde habitan, corrupción incluso, se atraviesa a una meta noble. Si administrativa o legalmente está mal construida la nueva Unidad Deportiva, es otra cosa, ajena a la necesidad de aprovechar lo que ya está hecho, en lugar de destruir para robustecer el ego de una autoridad dañina a su pueblo.

Vi un espacio completo, con baños, iluminación, andadores, áreas para encuentro familiar y convivencia de jóvenes y niños. También la necesidad de dotarla de más instalaciones.

Deben aprovechar el despido de esa ave de tempestades que era Oscar Rodríguez Argüelles, a quien el alcalde nombró en mala hora titular del Deporte, para promover su expansión. Que le den valor como palanca donde los jóvenes se apoyen para alejarse de la espantosa cifra de delitos de esa zona.

Hipocresía al margen, entendamos que ninguna autoridad resolverá tumores sociales como la vagancia y delincuencia, sin estrategias adecuadas. La demagogia no lo es. Motivarlos y ponerles ejemplos a la vista sí, pero eso es algo que los malosos hacen a diario, en contraste con la pereza y desgano oficial.

Debe seguirse impulsando nueva obra en ese espacio que hasta bulevar de concreto tiene en medio. Si la fobia del alcalde no le permite más inversión, al menos debe darle mantenimiento.

Miren:

Don Alfonso, de unos 50 años, trotaba con el sol de las 10 de la mañana. Espontáneo, cita que “está bien hecha, pero por `a´ i´ dicen que la quieren cerrar, que porque el presidente está enojado con el que la hizo”. Alaba tenerla en ese sector que, lamenta, “está lleno de plebes vagos que no tienen nada qué hacer y yo digo que los deberían traer aquí, a entrenar algo”.

Karla, de “cinco cuadras para allá” –apunta al mar de viviendas de “interés social” donde sobreviven millares de familias con escasas áreas verdes y mínimo espacio de soporte para infraestructura de servicios--, dice que a “veces vengo, me junto con amigas y sí, es bueno tener esto, porque si no ¿a dónde vamos?”. Y apela a los mismos argumentos lamentables.

Guillermo se dice “siempre deportista” y descansaba, sudoroso. Aplaudió a “los que hicieron” esa Unidad Deportiva y “vamos a aplaudirles más si hacen más cosas d´estas”.

Para muestras un botón. Destruir nunca es bueno. Menos cuando el magro recurso que se pierde por culpa de la misma autoridad, ya no puede recuperarse.

EL VERDE EN VEREMOS

Para mí es sorpresa que la espada de Damocles penda sobre el Partido Verde Ecologista de México, siglas chipilonas creadas por parientes del aspirante presidencial en el echeverriato, Emilio Martínez Manatou, para defender el poderío político y económico acumulado.

Se dice que el PVEM podría perder prerrogativas en estados donde no tiene suficiente voto, como Sonora. Entró el alto mando con el ya crecidito “Niño Verde”, Emilio González, para evitar esa “vergüenza”.

El comité guaymense ni siquiera se inmuta. Si algo manda el Ejecutivo Nacional, no llega al puerto y su dirigente, el bienintencionado Toño Cardoso, debe pagar todo de su bolsa.

En Empalme, el PRI tiene su base en militancia de épocas duras, personas que han impedido “con las uñas” su desaparición. Un ejemplo es el ex dirigente Leobardo Olmos de la Cruz, a quien deben dar más juego para lo de 2018. No abundan los tricolores de camiseta bien puesta.

Se advierte que no lo quiere el presunto primer priísta de Empalme, pero eso no tiene la menor importancia, pues a pocos quiere la persona a quien los enviados de Hermosillo preguntan primero pero salen convencidos de que hay pésima sombra sobre las siglas, por el tan cuestionado trabajo municipal en marcha.

De allá mismo, dicen que Patricia Chávez sería abanderada por el PAN para buscar la alcaldía en la próxima elección. Órale. La conocí priísta, pero pues, el horno no está para bollos en la ex rielera población. Luego, en la oficina de la alcaldía por décadas. El panismo ya gana con la sola mención de la dama.

Estas líneas...

+ ¿Qué nos pasa? ¡Todo! La historia se destruye… por la droga; luminarias, que la bolsa sube a 8MDP


GUAYMAS, Son.- Así lo platica vía redes el historiador Alfonso Uribe, el más preocupado en la época contemporánea por preservar el legado de nuestros pasados, siguiendo los pasos de Juan Ramírez u Horacio Vázquez del Mercado, por citar solo dos los guaymenses que entienden cómo se logra la identidad de un pueblo.

Narró Alfonso la mañana de sábado que “la estatua al General José María Yáñez Carrillo fue destruida anoche, (una) pieza de mármol de carrara que en 1919, guaymenses preocupados por darle el merecido reconocimiento a Yáñez, mandaron construir a U. Luisi y Cia., con el apoyo económico de todos.

Formaron un patronato que en 1922 inauguró el monumento donde ahora es la Plaza a la Madre; desgraciadamente en 1954 durante los eventos del centenario de la batalla de 1854 lo derrumban para dar inicio a la nueva Plaza Centenario.

La estatua de mármol del general Yáñez la mueven a la Diagonal Yáñez y en 1985 la colocan donde anoche fue destruida por vándalos. Casi 100 años de historia. Resistió movimientos de lugar, huracanes, pero no la indiferencia de las autoridades y la falta de cultura de un pueblo que no es capaz de conservar su historia”.

El permanente cronista de la ciudad, Juan Ramírez Cisneros, lamentó la atrocidad y fue duro en su crítica a los aún anónimos autores de la fechoría de lesa historia, condenando a los autores, pero también a la autoridad que “ha sido rebasada por la delincuencia”.

También habló Mauro Barrón, un enamorado del esplendor de antaño y promotor de todo lo que pudiera atraerlo de nuevo, quien acusa a la incultura, pero también a “la falta de políticas públicas que permitan el sano esparcimiento de los jóvenes y alejarlos del grave problema social que representa el consumo de estupefacientes”.

Dan en el punto. Sobre todo Barrón, porque ¿quién anda a las tres de la mañana en un panteón? Un enfermo, claro. Un drogadicto es enfermo, ha caído en una adicción inducida y combatida sin muchas ganas, porque los responsables de hacerlo no tienen apoyo para enfrentar al monstruo, por lo cual seguido se unen al enemigo al saber que no podrán derrotarlo.

Lorenzo de Cima no brilla por su cultura, pero entiende lo que pasó. No es alcalde de un Municipio fuerte, pero ya debió tomar medidas para proteger el patrimonio guaymense. En última instancia, en casi dos años de mandato, debió aprender la importancia de la gestión. Desarrollando habilidad en ese camino, pocas cosas dejan de hacerse, pero…

GASTO INUTIL EN OFICINAS

“Enrique” narra con desaliento un problema que debe resolverse en instancias sociales.

Son de esos líos intrafamiliares de mucho desgaste, en los que es imposible poner las cosas en claro sin un árbitro experto, lo cual quiso hacer por recomendación de todos sus cercanos. No pudo.

Se le pregunta por qué y sus palabras se arrastran al salir de su boca, pues pidió apoyo al Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia, le trataron amablemente, pero le dijeron que debía llevar su problema a la Subprocuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Teléfono 622-222-2720), pero pronto supo que no le resolverían y terminaron enviándolo al UNEPAVIF (622-2212083), donde abrieron un expediente al caso, pero avanzó poco e igual, pronto fue enviado al CAVID (622-2225726), sin contar con que ya había pedido apoyo inicial a Seguridad Pública (622-2240105).

Tanta oficina encargada de orientar a familias para que no lleguen a extremos al tratar de resolver problemas internos; tanta gente en ellas; tanto presupuesto para cubrir quincenas y bonos; y tanta irresponsabilidad, pues no resuelven y, pronto, la gente cae en el grave problema que se quiere resolver con declaraciones de funcionarios insensibles al sufrir ajeno.

Que sirva el lamento de “Enrique” para lograr un poquito de conciencia sobre estos casos que, a como se ve, terminarán perdidos en archivos basura en el cercano futuro. Qué les cuesta, si ya gozan de una quincena y prestaciones seguras, ayudar al prójimo.

LUMINARIAS, PARTE XXXVIII

Este lunes, en medio de la indignación de todos –y actuar de nadie—porque nos desbarataron la estatua de mi general José María Yáñez, surge un nuevo episodio del caso de las luminarias de Guaymas y el endeudamiento subsecuente.

Antes, le digo que la destrucción de la estatua del militar héroe –no epónimo como dice la placa alusiva en el panteón de San Germán—del 13 de Julio, fue por el mismo motivo que desde hace años se deprenda el viejo panteón de San Fernando y su gran historia. Algún pobre infeliz víctima de las drogas la vio color bronce y creyó que era de ese metal, por lo cual hizo lo que a su juicio correspondía: tratar de robarla y venderla a alguno de los conocidos –por mí y por todos, Policía incluida—chatarreros, pero que lamentable, no era de bronce. Al cuerno el mármol de Carrara.

Volviendo a las luminarias y su enfadosa trama para endeudar a Guaymas a favor de algunos bolsillos particulares, este lunes los momios amanecieron a favor del alcalde y el cabildeo que hace el ex secretario de la comuna Alán Jaramillo, quien para cargar dados, trae, dicen los malpensados, una bolsa que era de 5 millones de pesos, pero pleito la ha encarecido y sube a 8.

No ven pues, por eso la burra se hizo arisca.