Banner

Columnas

El avance del Gasoducto Sonora

+ Mala negociación de empresarios y gobiernos, dinero desaparecido y el desenlace esperado          GUAYMAS, Son., 22 de Octubre de 2016.- La segunda etapa de construcción del Gasoducto Sonora a cargo de Infraestructura Energética Nova (IENova) lleva gran avance, pero al entrar a territorio yaqui se visualizaron problemas.

El tendido y unión de tubería para conducir gas natural pasó por este Municipio y toco tierras yaquis, donde funcionarios y cabilderos de la firma trasnacional explicaron las metas de esa gran inversión estimada en mil millones de dólares.

Una inspección a la obra para constatar lo logrado dejó satisfechos a todos. La etnia había autorizado el derecho de paso a lo largo de 84 kilómetros. Cuadrillas de trabajadores mostraban eficiencia y rapidez, pero sobre todo, la forma de unir conocimientos y, un punto resaltante, había mexicanos, otros de alta especialización de origen hindú y por acuerdo con la tribu yaqui, 100 hombres de la misma etnia fueron contratados para apoyar y aprender al mismo tiempo, como parte de los beneficios para los ancestrales dueños de estos suelos. Todos apoyaban y aprendían a colocar la tubería conductora de 12 metros de largo y 76 centímetros de diámetro.

Desde mayo pasado la obra está en suelos de Cajeme, donde la línea conductora alcanzará el 80 por ciento de la meta. En todos los casos se resaltó el cuidado ambiental y arqueológico, a lo largo de la franja de 12 metros que recibe el ducto de plástico a 2 metros de fondo.

La tarea a cumplir fue negociada por un lapso de 30 años, pero es apenas un lapso de la vida útil de estos tubos, que podrían llegar a cumplir entre 50 y 10 años en buen estado con una buena inspección y mantenimiento.

Carlos Daniel Fernández Guevara, gerente de asuntos externos de la empresa IEnova estaba optimista de la obra cuya última etapa finalizaría en diciembre de este año. Decía hasta mediados de 2016 que estaban listos los acuerdos y el permiso para construir en la región yaqui, al reconocer que fue ardua la labor de meses en negociación, pero “ambas partes quedaron satisfechas”.

Es decir, a mitad de 2016 se terminaría el tendido en suelo yaqui y en diciembre estaían por finalizar la ruta completa que llega hasta El Oro, en el norte de Sinaloa, donde se interconectaría con otro gasoducto proveniente de Chihuahua y que construye TransCanadá, responsable de las fases 3 y 4, con las que podrán conducir gas natural hasta Topolobampo y Mazatlán.

IEnova ya abastece con ese producto a la central generadora de energía eléctrica de la CFE en Puerto Libertad y ya puede entregar en Guaymas, pero todavía no se clarifica la demanda de esta región. El objetivo es el abasto a las dos centrales generadoras que nacen en el cercano municipio de Empalme. En Guaymas una línea de distribución local está en proceso de construcción aunque en este momento, la autoridad municipal pidió detener las obras por presuntas irregularidades y por poca calidad en la restauración de infraestructura dañadas por esos trabajos.

El gasoducto cruzará Sonora desde la región del Sásabe, en la frontera con Arizona, hasta Sinaloa; cubriría luego de Guaymas la zona yaqui de Bácum, Cajeme, Navojoa y Huatabampo.

Las autoridades yaquis en encuentro con los constructores, aceptaron y apoyaron la obra. Expusieron las muchas necesidades que tienen, muchas carencias, y sin oponerse al desarrollo, pidieron que este tipo de proyectos dejen en sus pueblos ese desarrollo, “que haya empresas, que haya fabricas para que nuestra gente pueda trabajar en ellas”.

Pero ahora, este viernes 21 de Octubre, un enfrentamiento hizo estallar la pugna interna de la tribu, porque las autoridades desconocen acuerdos previos, pues habría problemas internos entre ellos y sus antecesores. El problema princjpal,s e dijo, es que los negociadores de la trasnacinal, entregaron una fuerte suma de dinero que no fue aplicada ne el beneficio general y no hay explicaciones sobre su destino.

El Estado debió interceder pero no lo ha hecho bien, por eso se llegó a ese desenlace y ahora los empresarios deben asumir otras ideas para resolver lo que tampoco pudieron dejar bien establecido hace más de un año, por lo cual está estancado un trabajo que induce al desarrollo, cuesta mil millones de dólares, pero por lo mismo, crea intereses encontrados. ese es el fondo.

Estas líneas...

+ El drama que vive Guaymas

GUAYMAS, Son.- El “Puerto de puertos” que miró don Francisco de Ulloa una tarde de 1539, vive un drama por culpa de políticos no solo insensibles a las crecientes necesidades de la gente sino, contrariamente, egoístas y ambiciosos cuando se les coloca al frente de cargos públicos.

El pleito personal del alcalde Lorenzo De Cima con los señores Padilla, dueños de periódicos y radiodifusora entre otras empresas, lo paga Guaymas caminando hacia atrás y echando por tierra importantes pasos dados por otros representantes, cuestionados, sí, pero capaces de dejar algo que signifique progreso en un país en riña con ese término.

Tras el triste papel del trienio perredista, en 2000 el ejemplar productor rural Antonio Llano dejó su oficina en el emporio que da empleo a miles de trabajadores, para disputar la alcaldía por segunda vez. En 1982-85 hizo un trabajo reconocido por todos y valía la pena un nuevo intento, pero esta vez cayó ante Bernardino Cruz Rivas, un panista beneficiado con la “Ola Fox” que no se peleó con nadie pero no fue suficiente.

Por eso los guaymenses vieron en la fresca figura de Carlos “El bebo” Zataráin la solución al atraso y aunque el hoy alto funcionario federal enfrentó fuerzas poderosas, supo conducir su propósito, que siempre ha sido servir. El ejemplo prevalece para su calificación; cuando llegó la hora de dejar el mando, Antonio Astiazarán fue el beneficiario, pues la gente pensó que el PRI había entendido la lección y escogía lo mejor de sus filas.

Astiazarán repitió con creces el camino progresista de Zataráin y la secuencia a proyectos hicieron dar un salto a Guaymas, colocándolo en la plataforma del progreso.

Pero otra vez el PRI se equivocó en 2009 con Carlos Zaragoza, empresario que sabe hacer dinero pero se le dijo, no tenía simpatías ni en los muelles donde atraca sus barcos. Se impuso el PAN con el improvisado César Lizárraga, quien hizo exactamente lo esperado: nada. Corrijo: fue víctima de los coyotes de su partido y cometió errores financieros por culpa de ellos y, para Ripley, de los priístas que intentaba combatir.

En 2012, el PRI recurrió a su artillería pesada. Otto Claussen Iberri era la aplanadora que corregiría el desastre y sí, se impuso al empresario pesquero y socio de padrecistas, Manuel Aguilar. El problema fue que los 900 millones de pesos que presume Claussen haber invertido en obra pública, no se refleja. Los cerca de mil 800 millones de presupuesto y fondos adicionales captados habrían hecho mucho más.

Mucha obra ejecutada sí, pero los expertos sugieren que cada acción costó dos o tres veces más. Los políticos cínicos lo justifican afirmando que el representante puede robar, mientras deje algo, como dice el “Layín” nayarita.

Pero al afamado teutón se le pasó la mano. Pidió créditos bajo procedimientos típicos de la “mafia del poder”, parafraseando al tabasqueño aquel. Pagó comisiones indebidas y debidas, recibió dinero en tiempo y destiempo, en forma y ´desformas´, y cuando todo iba bien, su ambición por el “pastel” a repartir lo enfrentó a “cuellos blancos” empresariales y cuellos anchos políticos.

Mostró pantalones en la cena típica de “los que mandan” en una casa de playa en Miramar, al advertir que el PRI perdería con el candidato escogido, el para entonces desgastado oftalmólogo José Luis Marcos León Perea, quien planeaba terminar su trienio y tras largos años de “trabajo arduo”–fue dos veces diputado local y una federal--, retirarse a su tierra, un tranquilo pueblo de Hidalgo.

León Perea cometió dos errores: olvidar que “la política cuesta”, como pregonaba el simpático santanense Gildardo “El Flaco” Vázquez; y afirmar que “yo ya la hice” porque “el jefe ya me dijo que yo era”. El jefe, para cultura general, era Manlio Fabio Beltrones, quien captó el error de sostener esa candidatura cuando ya nada se podía hacer.

Aunque finalmente, solo se trataba de un municipio prescindible del proyecto priista, pues las inversiones grandes vendrían para Empalme como ya ocurre. Guaymas ya había sido saqueado por Otto y pensar en negocios con tal deuda era imposible.

Que ganara el Lorenzo De Cima del panismo padrecista era natural. Pero gente como Ernesto Munro no quiso dejar las cosas al azar y mandó la tropa de Seguridad Pública contra los priístas que fueron superados por mucho. Qué tristeza ver docenas de patrullas y cientos de agentes estatales amedrentando gente, e incluso cercando la sede de Seguridad Pública. Por eso muchos no salieron a votar. Por eso tan pocos votos.

Quienes ayudaron a De Cima están desencantados y le han retirado su apoyo. Mal augurio para el alcalde que vive obsesionado contra los Padilla de la comunicación, mientras el grupo, encabezado por Alejandro, se levanta tranquilo cada día a hacer sus labores en Guaymas, Empalme Hermosillo y no sé qué partes más.

No están, como De cima, pensando en cómo quitarse el pesado lastre, la suma de todos sus miedos. Se le ve, sí, con gente que hace negocios con el erario, y huelga mencionar la situación de violencia, inseguridad, insalubridad, oscuridad y basura que vive el Municipio. Y falta revisar las cuentas.

El alcalde suspendió la fiesta del pueblo el 15 de septiembre por hechos violentos en lo que murió una mujer y 6 personas más fueron heridas, pero dejó fijo –aunque llegó dos horas tarde— el evento de reflectores que era su informe. Hay quien afirma que no quiso exponerse esa noche “del grito”, al escrutinio de quienes lo verían desde la plaza de los Tres Presidentes, al alcance de un proyectil o gritos que sugerirían la falta de aprecio que ya le demuestra mucha gente, por lo mismo, restringió a piedra y lodo el acceso al auditorio Municipal.

Pero criticarlo implica enfrentar a un hombre con poder –maneja más de 600 millones de pesos en presupuesto y mil 500 empleados, un tercio de ellos sin obligación específica--, contestatario y que no le entiende al oficio.

Por eso el antecesor, el teutón a quien muchos ya veíamos tras las rejas junto con sus cómplices por la vileza cometida contra los dineros de Guaymas, hoy emerge como un héroe al responder certero y venenoso –“lo veo perturbado”, afirma--, a señalamientos de brújula descompuesta del sucesor, quien ya perdió la oportunidad de llamarlo a cuentas.

Otto ahora se promueve en redes sociales saludando gente, pescando en el maravilloso mar de Cortez o reunido con amigos y familiares en su preciosa mansión blanca en San Carlos sin horario definido, pues dicen que no tiene obligación --ni necesidad-- de trabajar.

Y Lorenzo sigue viviendo el infierno de no entenderle a esto y tratar de justificar un papel que, ya se confirma, le hará mucho daño al pueblo si dura tres años. Vive Guaymas, pues, un drama de veras.

Estas líneas...

CD. DE MEXICO.- La monotonía de quien dirige las sesiones en el recinto legislativo de San Lázaro de pronto atraen la atención de alguien, cuando escucha sobre su estado o su Distrito.

No se trata de estar en todo. Un diputado puede oír sobre Cancún y la destrucción de humedales para hacer hoteles pero, si representa a Reynosa, “secar matitas” y matar “conchitas y caracolitos” no le significará un crimen de lesa natura de empresas en busca de lucro. Reaccionará cuando escuche de seguridad y otros problemas transfronterizos.

La Cámara de diputados es un hervidero de legisladores, visitantes, temas de una u otra cosa y la grilla está al 100. Desde aquel oscuro legislador de un partido protector de intereses de grupos ultraderechistas, hasta la combativa dama de Morena, representante de un distrito rural morelense, que disfruta ridiculizar al “Cuauh”, alcalde de Cuernavaca que antes jugaba futbol.

Igual el legislador refugiado tras pasar por altos cargos, o el que pronto irá a gobernar Yucatán u otra entidad. No falta quien buscó el fuero para evitar rendir cuentas.

El caso es que siempre alecciona penetrar al recinto donde, a veces con facilidad que asombra, deciden el futuro del país; otras, con guerras de criterios encontrados por los intereses que no se entrelazan. Pero al final, todo resulta terso.

Ingresar es pasar filtros mil. No tantos como cuando los diputados cerraron la puerta a Vicente Fox quien llevaba su último informe de Gobierno–terminada la enfadosa costumbre de informar con “la realeza” llenando un recinto de aplaudidores--, pero escuchar al mandatario ya no era el tema, si no ver si entraba. Entró, arrojó los libros y salió rápido en un cerco de guaruras y diputados recién electos entre quienes andaba un sonorense cinta negra en judo o algo así.

Pero cuando se va a algo específico, se entra y la atención es de primera. Por supuesto, uno debe visitar a su representante y saludé con afecto a Susana Corella, del 04 Distrito Electoral de Sonora, quien hace un papel apreciable. Va de aquí a allá, llama por teléfono, se reúne con funcionarios, concreta acuerdos, “torea” a uno que otro ocioso con dieta… no para, la verdad.

En la charla me anuncia que estará el martes siguiente y lo estuvo, en tribuna. No lo hizo mal. Sabe lo que hace. Así como es ella, entrona, fue a la cabeza del Grupo México, el del millonariazo Germán Larrea, para reclamar sus falsas promesas y le exigió remediar el cochinero con el que destruye el medio ambiente sonorense con sus minas. Creo que eso es causal para retirarle la concesión, pero el paso lo resuelve nuestro vapuleado presidente Peña Nieto.

Ni ayuda médica, ni plantas potabilizadoras ni nada. Todo lo cruza, Larrea, por el arco del triunfo, por eso Susana Corella le dijo con más palabras y en forma más diplomática, que no le anduviera haciendo al loco.

Y para que vean que Claudia Pavlovich hace su parte, le legisladora pidió a sus homólogos en el Congreso respaldarla en el exhorto al Gobierno Federal, para apoyar en ese jalón de orejas al Larrea del cruel cuento de destrucción y muerte que hereda a comunidades del Río Sonora.

Sépase, si no lo sabe, que el de las minas es tema federal, por eso doña Claudia no ha metido en cintura al grupo mafioso ese, pero fue oportuno el papel de Susana, como cabeza de la Comisión de Minería. Pronto se verán resultados.

Y solo para cultura general, la diputada guaymense tiene su oficina al lado de Sylvana Beltrones quien, creo, no necesita presentación. Y contactos mil, gracias a su carisma aunado a su energía para cumplir a favor de los habitantes del Distrito, 39 municipios a los que está respondiendo.

En el sitio, grato el saludo a los legisladores tricolor Ulises Cristópulos, quien adelanta lo bien que le irá en materia de inversión a Sonora gracias a la gestión de sus representantes. A su lado, Próspero Ibarra, cuyo nuevo “luk” --¿18 kilos menos?-- me hizo titubear antes de saludarlo. Si, era él.

Más allá, el tocayo Agustín Rodríguez, con quien charlé en su curul y para la posteridad quedó la foto tomada por la legisladora Tere Lizárraga, a quien saludé con gusto y la vi de cerquita. Les juro que no trae ojos inyectados en sangre ni arroja lumbre por la boca. Andan tranquilos. Hablan de planes y gestiones y la despedida fue con el infaltable “saludos al señor (Padrés. Quién más)”, a quien me reportan “por allí”, en el ex DF, tranquilo también y en espera de que pase el vendaval. No ocurrirá nada, según veo.

LIDERAZGO CONCRETERO

En realidad fui a Ciudad de México básicamente para acompañar al guaymense Ramiro Páez Cruz en la asamblea de la Asociación Nacional de Concreteros Independientes, grupo que creció en año y medio de trabajo de este empresario radicado en San Carlos, hasta controlar la mitad del concreto de las grandes obras del país. Ante los santones del concreto, Ramiro es bien visto y respetado. Ejerce liderazgo, lo cual da gusto, pues es un paisano que abre camino en esos niveles.

El evento de dos días en el Hilton, permitió saludar a mucha gente conocedora de ese sector. También a sonorenses radicados en la gran urbe, como el de Pueblo Yaqui Julián Luzanilla, hoy en el Fideicomiso que suple a aquel viejo Banrural donde también hizo labor de enlace entre los políticos y los productores, como ahora; y el de Bacobampo Juan Manuel Verdugo, secretario General del ISSSTE, metidísimo en eso de traerse una clínica de especialidades a Cajeme, donde se atienda a toda la región.

También a los exalcaldes de Guaymas Carlos Zataráin y Antonio Astiazarán, quienes enriquecen currículum el primero en la Dirección de Concertación Social de la Sedatu, y el segundo en la Transversalidad de la Sedesol. Astiazarán podría saltar a la Secretaría de Hacienda, a donde fue su amigo, Antonio Meade, a remendar el desgarriate creado por el extodopoderoso Luis Videgaray.

Allí cerca andaba Bulmaro Pacheco, hoy director del Instituto Tecnológico de Guaymas, donde se nota la mano de quien le entiende a eso de dirigir y gestionar en los altos niveles. Por cierto, este miércoles era buscado por militantes priístas para obtener sus consejos. Claro, sabe mucho de los asuntos del partido y de la política en general y en Guaymas no tardan en nombra dirigente.

INFORMES

Si se valiera, todos los alcaldes llorarían al micrófono ahora que rindan su primer informe de Gobierno en los 72 municipios de Sonora.

Pero no se vale. Como tampoco se vale que lo haga doña Claudia Pavlovich, quien da al mal tiempo buena cara, ahora que no pueden exhibir obras ni soluciones exigidas por la tarea diaria del Estado.

Serán informes austeros. Y algunos, de plano, parecen hojas contables, donde hasta la compra de un clavo o una ventana sobresalen como gran logro. Hace falta algo más que discursos para salir del hoyo. Vamos a ver de qué están hechos nuestros políticos y más nos vale que de un buen material.

TIROS RAPIDOS

1.- No nos fue tan mal con la tormenta Newton en el sur de Sonora. Sin embargo, ya comenzó la danza de los millones en daños. Siempre es buen negocio hablar de gastos cuantiosos para resolver problemas de emergencia. Ojalá no abusen, porque luego no les creen y esto resulta como cuando se insiste que viene el lobo y no viene.

2.- En Guaymas, a unos metros de las calles Miguel Alemán y la diagonal José María Yáñez, está el auditorio municipal donde Lorenzo De Cima tratará de justificar su primer año como alcalde.

Esas vías estaban anegadas de aguas negras. Ya no. Me dicen que por ser la sede del informe y se vuelve entendible en el sistema político nuestro. Luego me añaden, es que viene la gobernadora a acompañarlo en su informe. Ah, bueno. Y entiendo también con eso, por qué cesa la beligerancia de los regidores tricolor. Que nos sea leve.

3.- No se entiende la ruina que padece la región Guaymas-Empalme –al margen del cínico saqueo de sus alcaldes-- cuando destaca en exportaciones de productos del mar, del campo, la industria maquiladora y agregue inversiones por más de mil 500 millones de dólares en grandes proyectos industriales.

Urge que los alcaldes pongan atención en la promoción económica. Eso es prioridad, o la historia los recordará mal.

Estas lineas...

Explicarlo, alto grado de dificultad; PAN, suda para defender al padrecismo; Guaymas, se le va el tiempo y no ve claro

GUAYMAS, Son.- Enrique Peña Nieto sufre el peor trato que a cuanto antecesor yo recuerde, desde Luis Echeverría a Felipe Calderón.

Todos carecen de inteligencia según la óptica popular, volcada cada vez más en la práctica común de culpar al mandatario en turno de todos sus problemas o frustraciones. Muchas veces, diría yo, con justificación, pues pasa el tiempo y la mejora del país -- la gente es el país, no los grandes corporativos—no llega.

Quien lamentó no poder hacer algo por “los pobres, los desposeídos”, fue José López Portillo, y pidió perdón. Peña Nieto es al segundo que escucho hacerlo, pero fue por permitir o ignorar el caso “Casa blanca” que involucra a su esposa, pero lo hizo cuando se olvidaba el agravio doble –la casa y el dineral que dice, ganaba La Gaviota como artista --, lo cual se volvió un error político.

Por supuesto, los presidentes distan de ser eso que se dice respecto de su presunta reducida inteligencia, no obstante lo cual hay chistes mil al respecto. El genial “Chapo” Soto acaba de recordarnos el más emblemático, a juicio mío, de esta cruel consideración:

Se acercaba la visita del presidente gringo y el mexicano acudía a recibirlo. Llovió, por ello saltaba charcos y tuvo debió arremangarse los pantalones para no mojarse las valencianas. Cuando llega el presidente gringo, el mexicano avanza con los pantalones arremangados para saludarlo y alguien le grita: “¡Señor presidente, bájese los pantalones!”.

El presidente mexicano, desconcertado, voltea y pregunta: “¡A cabrón! ¿Pues a poco le debemos tanto?”.

Poniéndoles nombre, decían de Luis Echeverría que un día, el jefe de escoltas, hombretón de impresionante altura y musculatura, le dice al oído durante una gira por Durango: “¡Señor Presidente, trae un alacrán en el hombro!”.

El “infatigable”, como llamaba el maestro Enguerrando Tapia al presidente de 1970 a 1976, le espeta al fiel escudero: “¡Quítamelo, pendejo!”

A veces la fonética nos confunde, por eso el ayudante quiso precisiones y le explica: “Señor, le puedo quitar el alacrán, lo otro, no sé cómo…”.

Entreguismo, por una parte. Incapacidad, por otra.

Peña ahora está en ese fuego amigo consuetudinario, agravado por las diferencias políticas con los grupos de poder, más que nada por los negocios que implica administrar el país.

Pero los obligados a defenderlo no se atreven, y quienes sí, no lo hacen bien. Parecen compadres. Y peor, deja ir colaboradores que no pudieron penetrar el escudo tendido por el grupo Atlacomulco, cuyo esfuerzo era hacerle ver que no todo es Estado de México, que no todo es negocio. Que hay algo más allá que someter a maestros rijosos  y perseguir “narcos”. Que hay un país hambriento, con falta de empleo y burlado por políticos que ya no gobiernan, cegados por la ambición del negocio rápido, lo cual les ha vuelto cleptómanos exacerbados.

En esa lista de idos, cuela el sonorense Manlio Fabio Beltrones, quien mostró respeto institucional y lealtad a las siglas y al jefe, pero no pudo más en la lucha por enderezar la nave.

Ahora se alejan el secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong y la titular de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz. Peña no los dejó ir, por supuesto. Habría sido un golpazo tan fuerte como el que ahora sufre nuestro mandatario por recibir a Trump. Lo medio salvaría la presencia, más pronto que tarde, de la otra candidata al mando del imperio, Hillary Clinton. Si no viene, agárrense. Y no se diga si la elección gringa la gana la dama.

Si quiere un culpable de haberlo convencido de recibir al millonario bocón que insulta a mexicanos como deporte favorito, se llama Luis Videgaray, secretario de Hacienda y según los cercanos, la conciencia –no sé si de aureola o cuernos-- de Peña.

Bueno pues, priístas, a defender a su líder, que es su obligación, aún cuando millones creen que no hay argumentos para lograrlo. Si sirve de algo, el senador Emilio Gamboa lo hizo afirmando que los priístas son muchos y con ellos se gana la presidencia en 2018.

Ah, y para orgullo regional, la legisladora federal Susana Corella lanzó su espada en prenda defendiendo al mandatario. Y va por ella. Tenía que ser una falda sobre muchos pantalones que permanecen estáticos ante la embestida.

Entre otras cosas, esto expresó la representante guaymense:

“Es cierto que falta mucho por hacer, pero más cierto es que México no puede estar sujeto a los intolerantes que se niegan a reconocer los derechos humanos y de respeto a la dignidad de la gente; ni tampoco a los pregoneros de quienes apuestan a una inmovilidad prehistórica que implica retrocesos”.

Y que el convencimiento sobre las reformas estructurales, adecuación de leyes y proyectos de inversión de Enrique Peña Nieto es tan sólido, que desde el Congreso de la Unión le han apoyado con la aprobación de 113 Decretos Presidenciales.

PAN, calladitos, más bonitos

No debe sorprender el intento de defensa de los diputados panistas Luis Serrato o Moisés Gómez Reyna, entre otros pitufines, negando las atrocidades cometidas por el pasado sexenio que  encabezó el todavía villano favorito, Guillermo Padrés Elías.

Tratan de desviar atención y parece que manipulan números para descargo de cuentas. No se puede. Y para confirmarlo allí están las declaraciones de Flor Ayala, la congresista quien punto por punto les explica el “ya sabemos” y les da con los números en la nariz, afirmándoles que “el PAN miente, los números no”.

El azul, se entiende, quiere defender al ejecutivo anterior, para defender la marca, pero no creo que lo haga convencido de lo que dice. A menos que el cinismo les haya creado una coraza tipo galápagos, o que los legisladores Serrato y Gómez Reyna busquen un escudo, porque estuvieron allí, vieron todo de cerca y quizá hasta le hayan agarrado la pata a la vaca. No les será fácil, pues, hacerla de “Chapulín colorado”.

Tiros rápidos

1.- Se va el tiempo y Guaymas parece perder la esperanza.

Después de la rapaz administración de Otto Claussen Iberri, quien hizo obra pero costó el triple y endeudó al Municipio con cifras impagables, parece que el alcalde Lorenzo de Cima, a quien la política no se le da, prefiere alejarse de la gente para no aceptar que no puede con el paquete.

Peor, sus cercanos ya divulgan que no podrá hacer mucho y pierden la esperanza, por eso algunos prefieren ver qué sacan para sí, por si no duran mucho en el puesto. Además, están asustados en el círculo cercano, porque los 200 millones de pesos que le soltarían este año para obras y pago de trácalas, parece que no llegarán. ¿El problema? Diputados y senadores azules que ayudarían a hacer proyectos faraónicos como un gran estadio de béisbol o campeonatos mundiales deportivos, le estarían cobrando hasta el 40% de “moches”, término inventado precisamente por panistas. Lástima que eso no lo confirmará el enconchado alcalde.

2.- Fui a Los Algodones, preciosa playa en el norte de San Carlos, y frente a ella veo trabajos de urbanización y colocación de ornato vegetal. Pregunto y me responden que sí, comenzó el proyecto que los Coppel al parecer asociados con los Bours, diseñaron para aprovechar los antiguos suelos del Club Med y otra extensión frente a éstos. Enhorabuena. Esa gente habla en serio cuando se toca el tema financiero.

3.- Desde este espacio hago llegr mi solidaridad a mi estimado Alberto “Beto” Nevarez Grijalva, un comunicador con quién por décadas me he encontrado en el camino y siempre me ha demostrado que a su capacidad profesional, agrega la facilidad de ser amigo.

Hoy sufre el duro trance de perder a su señora madre, doña María Teresa. En mi oración a Dios para que como todos los días, me cuide de las acechanzas del mundo, le dije que envíe resignación a mi amigo, porque la separación del ser más querido, desgarra el alma. Te abrazo, Beto.

La visita de Trump a México

SAN CARLOS, sON.- ¿Qué le pasa al presidente Peña Nieto? Con el cúmulo de problemas que enfrenta, con el bajísimo índice de aprobación que concita en la ciudadanía de nuestro país (23 % según la última encuesta de Reforma), con una pésima imagen producto de la endémica e imbatible corrupción, un deprimente récord de violaciones a los derechos humanos, con el embate de la violencia del narcotráfico en todo su esplendor, la economía exangüe, el reciente cese del jefe de la policía federal, el escándalo en torno al plagiarismo evidenciado en la tesis con la que se graduó como abogado, el apartamento de Key Biscayne en Florida, etcétera, por citar unos cuantos ejemplos, con la realización del cuarto informe de gobierno a sólo 24 horas de distancia, informe al que se le modificó radicalmente el formato, con todo ello, señor lector, ¿cómo se le ocurre a  nuestro primer mandatario invitar a un grosero payaso, racista y agresor de los  mexicanos como Donald Trump, a una brevísima e inconsecuente visita a México, el país al que insulta cotidianamente como parte de su campaña para la presidencia de Estados Unidos?

¡Carajo! ¿Dónde están los operadores del mandatario? Increíble la ausencia de oficio político del Jefe del Ejecutivo y su gabinete.

Por supuesto que la visita del Donaldo causó consternación y repudio en nuestro país lo que se reflejó en las redes sociales en donde se comentó acremente la ocurrencia de Peña Nieto. Las protestas surgieron en las calles de la ciudad capital burlándose del candidato republicano a la presidencia del vecino país y expresando el enojo hacia nuestro presidente por haberlo invitado. Numerosos protestantes se reunieron en el Angel de la Independencia, portando cartelones con la expresión de su repudio hacia el denominado Trompetas. En uno de esos cartelones se leía un mensaje que es representativo del sentir popular. “La invitación de EPN a Trump es una ofensa a México”. Y no podía ser menos si consideramos que el candidato republicano ha insultado groseramente al pueblo de México y ha hecho de su actitud agresiva hacia nuestro país el modus operandi de su campaña. Nos ha llamado “criminales y violadores”, ha aseverado que “México no es amigo de Estados Unidos”, agregando que “nos están matando en la frontera y nos matan en términos de puestos de trabajo y comercio”; los mexicanos según Mr. Trump llevamos enfermedades contagiosas a la Unión Americana y somos en consecuencia responsables de enfermedades infecciosas. Piedra miliar de la campaña de Trump es la construcción de un muro en la frontera común el cual, dice él, deberá pagar México. El peculiar individuo rechazó el dictamen en su contra del juez Gonzalo Curiel que atendió la demanda colectiva contra la Universidad Trump, un fraude más del empresario, porque el jurisconsulto, nacido en indiana, es de origen mexicano. Trump se manifiesta opuesto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte y promete derogarlo al llegar a la Casa Blanca.

En su evento en Phoenix, Trump hizo desfilar frente al pódium a un grupo de madres y padres de víctimas de asesinatos, supuestamente perpetrados por inmigrantes “ilegales”, para justificar así su propósito de expulsar del país a los once millones de migrantes indocumentados.

Y en ese tenor el “amor” que el fulano en cuestión siente por México y los mexicanos.

El mismo Peña Nieto lo ha calificado de émulo de Hitler y Mussolini, ¿cómo pues, entonces, lo invita a visitarlo en Los Pinos? Publica The New York Times que tanto Trump como Peña nieto son dos de los más impopulares políticos en sus respectivos países, con intereses diametralmente opuestos. Agrega el rotativo estadounidense que en el caso del mandatario mexicano no se visualiza ganancia política alguna con el encuentro con el candidato norteamericano. Don Enrique no dejó en claro el hecho de no permitir que México sea usado como piñata ´política en la elección estadounidense. Al término de la reunión privada, tuvo lugar una conferencia de prensa en la que el Donaldo afirmó, ante un muy serio mandatario mexicano, que en la reunión no se abordó el tema del muro que propone y que tampoco se discutió quién pagará por el mismo. Peña Nieto se limitó a repetir  su intención de proteger a los mexicanos en nuestro territorio y en el exterior. Y colorín colorado. Nada de disculpas del visitante por los insultos vertidos, no apologies of any kind. Posteriormene, nuestro presidente, vía twitter, afirmó que dejó en claro ante Trump que México no pagará por el multicitado muro. Trump regresó a territorio estadounidense al término de dicha conferencia y ahí, según el pariódico The Arizona Republic, “…le amputó las piernas al presidente mexicano”.

Mientras tanto, en el curso del miércoles se incrementaba la explosión de inconformidad entre intelectuales, politólogos, comunicadorers, etc., ante la inexplicable visita producto de la inexplicable invitación. El destrampado de Vicente Fox tuiteó:”¿Cómo puede Donald Trum explicar lo inexplicable? Trata ahora de enamorar  a los mexicanos pese a que ha prometido a sus seguidores que los va a arrojar del país. Es un error de peña Nieto”

“Este es  un caso de otorgar concesiones para mantener la paz, -dijo Alejandro Hope, analista de seguridad y ex funcionario de Inteligencia. Peña Nieto asumió el papel del Canciller británico Chamberlain respecto a su particular Hitler, en este caso Trump” Fue evidente para los encabronados mexicanos que nuestro presidente se prestó a jugar el papel de “piñata política” y que no presionó para lograr una disculpa del agresor norteamericano.

La senadora panista Gabriela Cuevas declaró, al arribo de Trump el miércoles, que “hoy, lo que está en riesgo es la dignidad de México. El presidente jugó con nuestra dignidad y soberanía”. Para Trump la visita de doctor fue muy productiva y oportuna, ahora que va abajo en las encuestas respecto a Hillary Clinton, a nuestras costillas, gracias a su “amigo” Peña Nieto.

Horas después, en Phoenix, Arizona, Trump abandonó su tono gentil y acomodaticio y retornó a su definición de que I am what I am, “Soy como soy”, y como se dice en Sonora, alégale al ampayer. En Phoenix revirtió todo lo dicho en México y delineó los diez principios que rigen su agenda migratoria, a saber: 1) El muro. “vamos a construir un muro alto, impenetrable y bello y México va a pagar por dicho muro. Ellos no lo saben aún, pero van a pagarlo”, Trump dixit. Con dicha afirmación echó abajo la supuesta negativa del presidente mexicano. 2) Terminará el Catrch and Release “captúralos y suéltalos”. Los inmigrantes no autorizados capturados permanecerán en reclusión hasta su deportación. 3) Cero tolerancia para extranjeros criminales. 4) Bloqueo financiero para “sanctuary cities” (“Ciudades Santuario”), 5) cancelación de las órdenes ejecutivas de Obama sobre inmigración. 6) Suspensión de visas para países con “screenings” inadecuados. 7) Asegurarse de que los países aceptarán a sus inmigrantes deportados en Estados Unidos. 8) Ampliación del E-Verify, el sistema de verificación de los empleadores. 10) Reforma a la inmigración legal.

El regreso, pues, del Trump acostumbado, y en Arizona, el estado que ideológicamente se identifica con el Trompetas, la entidad de Janet Brewer, Rusell Pearce,  Joe Arpaio y de la ley SB-1070.

¿Reacciones del pueblo ante la inesperada visita? La mayoría la calificó de claudicación presidencial en la que el único aspecto posible hubiera sido una disculpa por parte del estadounidense, lo cual no ocurrió. Héctor Aguilar Camín enunció una disyuntiva: “O Trump pide una disculpa a los mexicanos o Peña Nieto pierde la aprobación que le queda”. El historiador Enrique Krauze por su parte dijo: “Uno no apacigua tiranos, uno los confronta. Trump debe ofrecer una disculpa pública y la retractación del muro y las deportaciones”.  Y finalmente el ex secretario de Relaciones Exteriores Jorge Castañeda, se dirigió al presidente en un video diciéndole: “Señor Presidente, dígales simplemanete que es usted mexicano y está orgulloso de serlo. Jesús Silva Herzog Márquez, académico y columnista de Reforma, calificó la visita como ”una gigantesca farsa”.

El mandatario capitalino Miguel Angel Mancera afirmó a su vez que el no puede darle la bienvenida al señor Trump “porque es una persona que ha atacado a los mexicanos”.

Ricardo Anaya, presidente del PAN, fue más allá en los ataques. “¿En qué cabeza cabe invitar a Donald Trump?. Los mexicanos tenemos memoria y dignidad. El líder perredista en el Senado Miguel Barbosa, acotó, refiriéndose a Trump: “tu presencia en México no es grata. ¡Lárgate! Vienes a tomarte la foto con quienes has ofendido”.

¿Qué buscaba peña Nieto cuando concibió la malhadada invitación, Posicionarse ahora que anda arrastrando la cobija?

Como siempre, el humor mexicano hizo acto de presencia. La paisanada aprovechó la visita para hacerle a Trump una nueva propuesta de muro fronterizo que separe a ambos países, pero basado en la geografía política del Siglo XIX, es decir, incluyendo en territorio mexicano a Texas, California y Arizona. Y la apoteosis. Hay ya papel sanitario mexicano que lleva el nombre de Trump. Neta, estimado lector, un empresario guanajuatense gestionó el registro de dicho producto higiénico con el nombre del candidato republicano y anunció que donará a migrantes parte de sus ganancias. Así es que ya sabe usted, you can wipe your ass with Trump´s toilet paper. La traducción se la quedo a deber.