Columnas

Estas líneas...

+ Prerrogativas, para atajar el dinero sucio en campañas; Moreno Berry hace su trabajo… y lo hace bien; habrá más independientes, pero el PRI parece resurgir

 

GUAYMAS, Son.- El Congreso de la Unión tiene en archivos 15 iniciativas que proponen reducir o eliminar, el financiamiento público a los partidos políticos, dice el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Pero, al modo, su primera opinión es afín al criterio de los políticos. Usan la presunta investigación para señalar que eliminar ese financiamiento “no es recomendado”.

Organismos internacionales (dan ejemplos) dicen que asignar fondos públicos a los partidos “evita la influencia de agentes privados en decisiones legislativas o de gobierno”; han documentado “relaciones de dependencia” de candidatos y partidos hacia organizaciones privadas al buscar fondos para campañas. Empresarios que cobrarán a futuro, pues.

El estudio se queja del actual modelo de fiscalización y de los requerimientos presupuestales del Instituto Nacional Electoral, en razón de sus nuevas facultades tras la reforma de 2014.

Según el IBD, las multas a partidos son ínfimas ante el dinero que reciben; por eso pide mejor fiscalización y revisar la proporción entre multas y financiamiento. Hoy solo revisan “SUS” informes anuales y de campaña, por eso no pueden “disuadirlos de conductas ilícitas”, como obtener financiamiento “de origen desconocido” o gastar sin objeto partidista.

Si se pasan de sus topes, no pueden detectarlos y en los estados, la complicación crece.

Pero al señalar que dar dinero a los partidos ataja recursos “de origen desconocido”, no deja clara la interrogante de los ciudadanos:¿alguien afirmaría con certeza que no hay dinero “oscuro” en las campañas?

PRI pide tregua al Frente

CD. DE MÉXICO (Política ne Movimiento).- Luego del circo que montaron los diputados del PRI la semana pasada en el pleno cameral, para exigir al presidente Ricardo Anaya devolver a Hacienda los recursos del partido albiazul, el coordinador de la bancada, César Camacho,  tuvo que bajar el tono a sus protestas y pedir una tregua al Frente Ciudadano, para recibir en orden al secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

Ya que no se trataba de cualquier secretario, sino del posible candidato del tricolor a la presidencia de la República. Y en ese tenor, el trabajo político de los priistas en San Lázaro tenía que ser muy fino para darle un ambiente relajado al titular de Hacienda. Así, Camacho Quiroz pidió una tregua a los diputados del Frente Ciudadano: Marko Cortés, Francisco Martínez Neri, Jesús Zambrano, Guadalupe Acosta Naranjo, para que no hubiera sombrerazos ni tomas de tribuna.

La tregua se dio, y así el ex gobernador del Estado de México cumplió con la exigencia de Luis Videgaray, de garantizarle al secretario Meade un ambiente no hostil. Y así fue, el titular de  Hacienda tuvo oportunidad de responder sin aspavientos en el pleno, y hasta de tomarse decenas de “selfies” con los diputados del PRI y de Encuentro Social.

***

Margarita Zavala renunció al PAN, la segunda fuerza política de México, no para postularse como candidata independiente a la presidencia de la República, sino más bien para incorporarse al PRI, la primera fuerza política del país.

¿A poco se puede creer que la primera dama dejaría la militancia de más de tres décadas para arrojarse al vacío?

Nada de eso, seguro ya tiene apalabrado un plan con el partido en el gobierno. De momento se escucha que podría ser postulada por Encuentro Social, partido que nació de una costilla del PRI. Aunque, claro, el triunfo de la ex panista sería lograr la postulación por el PRI. Sin embargo su peso político no lo es tanto. La tendencia de Margarita Zavala, sin duda, va en caída libre.

***

Las críticas a Margarita por su salida del PAN no han sido menores. El ex dirigente nacional del albiazul, Manuel Espino, puso a Zavala como la lacra del partido azul, que en vez de hacerle un mal, le hizo un bien al partido. En ese mismo sentido, el perredista Jesús Zambrano refirió que la ex primera dama, recurrió a un comparativo que no tiene desperdicio: Zavala es al PAN, lo que Bejarano al PRD. Así, su salida no perjudica, sino por el contrario, benefició a sus respectivos partidos.

Por lo demás no podría decirse que Zavala es opción, sólo hay que recordar el sexenio Calderonista. Desde luego nadie quiere más de lo mismo o ¿alguien puede pensar que representa un cambio? Claro que no.

***

Mujeres con Margarita. Muchas han creído que las mujeres deben dar su voto a las candidatas mujeres, como una empatía de género.

Sin embargo la lógica de género es desdeñable, ya que la trayectoria política de muchas mujeres da cuenta de que éstas no hacen diferencia por el hecho de su género. Hagamos breve recuento de lo que han representado mujeres empoderadas en la política y éstas no han mostrado que ser menos rapaces. Ni siquiera que están alejadas de la corrupción. Citaremos sólo algunos ejemplos: Rosario Robles, Alejandra Barrales, Diva Gástelum, Dolores Padierna, Margarita Zavala, Elba Esther Gordillo, Claudia Sheinbaum.

¿A caso estas han hecho la diferencia en la política por ser mujeres? Desde luego que no. Por lo tanto, el voto incondicional por cuestiones de género es reprobable, porque no será la panacea hoy ni nunca.

Se necesita algo más que ser mujer para hacer la diferencia, qué tal el compromiso a la sociedad. Y este puede permear en ambos géneros o ninguno, como es el caso de México.

No hay techo, pero hay esperanza

HERMOSILLO, Son.- La mirada de la presidenta municipal de Juchitán Oaxaca, luce cansada y se eleva hacia el cielo plagado de nubes grises, como buscando la respuesta adecuada a la tragedia que le ha tocado vivir como la primera mujer que gobierna en el complicado y muy politizado municipio.

Y no es para menos. La región luce desolada, con muchas casas y edificios públicos en ruinas, con una infinidad de vecinos aplicados sacando escombro y limpiando los terrenos donde apenas un mes atrás habían estado sus viviendas, unos sentados por fuera, o al frente de lo que quedó de sus casas, descansando de la faena —de la pala, la barra, las ceguetas y los martillos— con la mirada perdida y sin ánimo de responder al saludo de quienes —observadores al fin— se sorprenden de ver tantos daños, tantas complicaciones, tanta desolación, como si en una guerra hubieran bombardeado al pueblo.

“Esto nos va a llevar años”… nos dice. “No será fácil la reconstrucción de 15 mil viviendas afectadas por los sismos del 7 y el 23 de septiembre, que en la región se sintieron con una intensidad mayor a la de cualquier otra parte y confirma:

“En el municipio, siete mil quinientas casas quedaron destruidas totalmente, y una cantidad similar, severamente dañadas”.

Es Gloria Sánchez López, una mujerona de 58 años, con pronunciadas huellas de la dura vida de la región en su rostro y en sus manos, y que — confiesa— casi no ha podido dormir desde el primer sismo del 7 de septiembre, que derrumbó incluso el viejo palacio municipal, construido en 1870.

Sánchez López, licenciada en matemáticas, llegó al poder militando en la COCEI (Coordinadora Obrero Campesina Estudiantil del Istmo), que ha gobernado éste municipio desde 1985 con dos breves intervalos de gobiernos del PRI. Ha sido regidora y diputada local, y llegó a la alcaldía en alianza del PRD con el PAN. Ataviada con un largo vestido de tehuana de colores vivos como el amarillo, el rojo y el negro mezclados, así como un sencillo collar de piedras negras, arribó al Tecnológico Nacional (plantel Istmo), a revisar el emblemático albergue donde se encuentran más de 300 familias refugiadas desde la mañana siguiente del primer sismo, para “ya no dormir en la calle, o fuera de lo que quedó de sus casas”, con el temor de que las réplicas terminaran de echarlas abajo, como dicen algunas vecinas alojadas en la escuela.

“¿Y el apoyo de los gobiernos?” –se le inquiere. Y nos dice: “Ahí va, en los gobiernos nadie está preparado –incluyéndola– para tener fórmulas mágicas de solución a los graves problemas que acarrea una tragedia natural como la vivida en el mes de septiembre por ésta región”. Techos destruidos, paredes en el suelo, montañas de escombro a las afueras del núcleo urbano y en las esquinas de cada cuadra. Casi en cada calle y en cada espacio comedores comunitarios, y casas de campaña espaciadas en barrios por la señalada resistencia de los habitantes de volver a introducirse a sus casas cuarteadas.

“¿Qué sigue?” –se le pregunta de nuevo a la alcaldesa.

“Seguir gestionando, tocar puertas y evitar que el clima de control aplicado por los gobiernos de los tres niveles no se descomponga en el tiempo que dure la reconstrucción”. Y así como se ve, sería difícil que se pudiera descomponer. Tanto los gobiernos como la sociedad se han aplicado a manejar las crisis. En la organización para atender a los damnificados de los terremotos se han establecido con mucha coordinación tanto el gobierno federal como el sector privado, las organizaciones religiosas, y una amplia legión de voluntarios – básicamente estudiantes de educación superior– solidarios que lo mismo lavan verduras en las cocinas que ayudan a barrer, a limpiar, a inyectar, a bajar cargamentos de víveres, a divertir a los niños de las familias alojadas o a difundir mensajes religiosos.

“Al principio atendíamos 600 consultas médicas diarias”, dice una de las jóvenes enfermeras del equipo instalado por IMSS-Prospera en el Tecnológico:

“Diabéticos en crisis, enfermedades gastrointestinales, respiratorias, crisis nerviosas y los padecimientos típicos de los adultos mayores que requieren revisión constante”.

“Tenemos medicinas, varios doctores que no se dan abasto, y una legión de voluntarios que nos ayudan lo mismo a bajar cajas con medicamentos que a la atención de la sala de espera aconsejando a la gente”.

Continúa; “Después de los días de crisis, la consulta ha bajado a cerca de 250 personas diarias, pero se va a incrementar ante los daños que han sufrido los centros de salud de la región”, concluye la enfermera que se disculpa y se retira para apoyar a un lesionado de una pierna que sin muleta –apoyado por dos voluntarios-, batalla para sostenerse y tratar de entrar al camión improvisado como cuarto de hospital.

“¿Son ustedes los que preparan diariamente la comida?” –le pregunto a los sudorosos soldados del Ejército Mexicano que se hacen cargo de la cocina comunitaria, instalada sobre un largo tráiler Kenwort, color verde olivo, de la Secretaría de la Defensa Nacional, aplicando el plan DN-III-E en el albergue.

“Así es. Aquí, en este recipiente hay 80 litros de sardina en caldo, aderezada con tomate y nutrientes que la hacen más efectiva para los comensales lista para servirse –ya era el mediodía–. Acá en la otra ve usted un recipiente con 100 litros de frijoles cocidos en agua y sal y más allá, un gran perol que contiene arroz blanco con granos de maíz amarillo, que complementará la alimentación de todo aquél que en orden se forme a la hora de la comida para recibir su ración”, y pasar así a un comedor instalado con 200 sillas, a un lado del camión-cocina. Mucha coordinación con Diconsa en el abasto de la comida que se prepara aquí.

“¿Y son cortesía de Maseca las tortillas que aquí se hacen?” –se le pregunta a un joven atento a la salida de las tortillas ya cocidas, que brotan de una máquina traída ex profeso por la empresa Maseca, para dar servicio a los damnificados; “Se hacen como 500 kilos diarios de tortillas –nos aclara–. Todo por cortesía de la empresa. Agarre una para que la pruebe y verá que son de buena calidad”. Y, en efecto, calientes y esponjadas, de buen maíz, las tortillas son sabrosas y bien hechas. La larga cola para las tortillas ha iniciado y los esforzados trabajadores de Maseca le preguntan a cada solicitante cuántas van a querer. En cuestión de minutos la cola desaparece, junto con el cerro de tortillas. Más allá, un empleado de Teléfonos de México nos explica: “La empresa instaló aquí un puesto de orientación con cinco aparatos telefónicos para quien desee utilizarlos con llamadas a donde sea, sin costo alguno para localizar familiares o para realizar trámites diversos. También varias computadoras personales para adiestrar y dar cursos a quienes lo deseen en el tiempo que permanezcan aquí”.

Mientras explica, el encargado de Telmex atiende a varios niños que se arremolinan en torno a varias PC con internet buscando juegos o información. Más acá, otro puesto de servicios médicos de la Secretaria de la Defensa Nacional, con servicio médico, medicinas y peluquería. Los soldados barren, sacan agua y basura, mantienen discreta vigilancia sobre los cientos de casas de campaña instaladas y su personal femenino actúa en labores de orientación a quienes así lo solicitan.

A un lado del comedor, la Conagua instaló dos gigantescos tanques de diez mil litros cada uno con los aditamentos para purificar y preparar el agua. “¿Exclusivamente para tomar?” –le pregunto al operador. “Sí, principalmente –contesta con voz serena–. Es agua tratada para consumo humano y cuando el tanque va bajando, de inmediato se reporta para que venga la pipa a llenarla. Eso garantiza que a toda hora la gente tenga agua para sus principales necesidades”, atajó.

A lo largo de las instalaciones del Tecnológico Nacional, una cadena humana de más de 100 jóvenes de las carreras de ingeniería civil y arquitectura con fajos de papeles bajo los brazos, se dan a la tarea de entregar las formas llenas con los levantamientos del estado físico de las casas de Juchitán.

“En mi caso y el de varios compañeros, nos ha tocado evaluar más de 20 casas diarias”, me dice uno de ellos. La tan señalada mención de los medios sobre los jóvenes que han actuado solidarios para ayudar a las víctimas de los terremotos tiene rostro e identidad. Han sido básicamente estudiantes del nivel superior como el Tecnológico Nacional, que no han estado ahí nada más para sacarse la foto. Algunos, al tiempo que son solidarios también son damnificados como ha ocurrido en Juchitán, Zacatepec y Tuxtla Gutiérrez donde se encuentran los Tecnológicos más dañados. Ha sido la de ellos, una labor seria, silenciosa, discreta, pero efectiva.

Son el otro ejército proveniente de todas las regiones de México que se han sumado en Chiapas, Oaxaca, Morelos y la Ciudad de México, unidos a las labores del gobierno federal; han contribuido notablemente a que el clima social post sismos no se descomponga en los lugares con más severos daños y han logrado que la reconstrucción avance.

Todo este trabajo y toda esta solidaridad (solo el Tecnológico Nacional de México ha reunido más de 1200 toneladas de víveres provenientes de todo el país, para las zonas más dañadas), viene a darle fuerza a la expresión de doña Rosa Orozco, de 73 años, quien sentada en una silla redonda muy gastada de varillas forradas de tela, y acompañada de sus vecinas Francisca y Reina, que hoy se encuentran también en calidad de damnificadas en el Tecnológico Nacional nos dice: “No hay techo, pero hay esperanza”.

Cuando termina de decirnos eso, otro movimiento telúrico de más baja intensidad nos sorprende a todos moviéndonos el piso, provocando que doña Rosa, asustada levante las manos al cielo, se persigne rápidamente, y de gracias a Dios de que este nuevo movimiento de la tierra no pase a mayores.

“No hay techo, pero hay esperanza”, ha dicho y por lo que estamos viendo en materia de solidaridad y esfuerzos compartidos, tiene razón. Hay esperanza.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Estas líneas...

+ En política, la gente es la que sabe; partidos dicen que ya nadie quieren a los partidos; candidatos hay muchos... y faltan los “independientes

 

GUAYMAS, Son.- Cómo encuentra uno gente que deja de ver mucho tiempo cuando baja del auto y camina por las calles; y cómo se entera de cosas allí donde anda el ciudadano de a pié, el que tiene la voz del pueblo, la voz de Dios.

Y qué fea se mira la avenida Serdán, pésimamente iluminada pese a tanto dinero gastado en ¡iluminación!

Empeora con el pavimento espantoso que, me decían, había tendido el “Pío” Ponce, pero cuadras adelante me aclaran, no fue así, pues aquel que no dijo “ni Pío” cuando se alborotó desde la mesa del Cabildo de César Lizárraga, andaría súper molesto con el alcalde Lorenzo de Cima no solo porque le negó esa obra a su “experimentada” constructora, sino que ahora hasta en pagarle se atrasa.

Es decir, sigue la pugna interna por los centavos del pueblo, esos que pasan por las manos del híbrido profesional de la contabilidad (trabaja igual con el PAN que con el PRI). Enrique Bueno, quien eleva éxito como restaurantero desde hace unas semanas, las que lleva como tesorero municipal.

Cosas veredes, querido Sancho, decía el espigado personaje que sobre famélica cabalgadura combatía molinos de viento.

Ese espantoso pavimento, para cultura general, lo habría tendido exponiéndose al ridículo, el mismo constructor hermosillense involucrado en la tranzota del asfalto donado por Pemex a Guaymas y regalado –vaya usted a saber por qué—por César Lizárraga, pero ahora llegó de Cajeme. Su nombre y el de sus constructoras luego se los doy.

Pero no todo lo malo, que es mucho, es culpa del alcalde y su mal genio. Quienes desean ayudarle resaltan la dificultad de tener embargados 38 millones de pesos por culpa de aquella impagable deuda del cuestionado contrato de luminarias del Ayuntamiento 2009-2012 --¡otra vez César!— con la empresa chilanga Miffel, donde participaba, dicen los expertos en política (y economía de partidos y conspicuos militantes) una dama que hoy busca ser presidente de México, cosa esta última que no creo.

Seguiré dando algunas caminadas por la Serdán. Y más temprano, pues por la noche es peligrosa por mal iluminada y por la torpe medida de regresar camiones del servicio urbano de transporte. Aunque me dicen que será por poco tiempo, mientras terminan el pavimento junto al Mercado Municipal, que tardaría 6 meses y ya va la mitad. Y también tiene historia.

VAN POR CANDIDATOS

Y fue infaltable el tema de aspirantes a cargos de elección. El pueblo habla del futuro alcalde, uno que otro de diputados locales y más pocos de los federales, pero palpo esto:

Las senadurías tienen competencia como nunca, con figuras estatales que merecen tal distinción; también como nunca, hay guaymenses dentro del campo de juego: Antonio Astiazarán, Carlos Zataráin y Susana Corella Platt, priístas los tres.

De los dos primeros sabíamos. De la dama, no. Al saberlo entendí lo que me dijo el sábado en San José, cuando formalizaba la obra y constataba el rápido avance de la transformación del poblado, al lado de Jesús Alberto Garza, presidente del Comisariado Ejidal, quien de paso, le confirmo que es uno de los mejores posicionados por su labor y por su altruismo, para arrebatar la diputación local al PAN.

Ese día le pregunté a la diputada federal por Guaymas –y 38 municipios más; en 2018 serán 41— si buscaría la alcaldía de Guaymas y su respuesta fue: “voy a estar en la boleta, para que voten o no por mí, pero ni por la alcaldía ni por la diputación local”.

La adivinanza me hizo pensar en su reelección. Pero su presencia en altos niveles de política para muchas cosas relacionados con la vida económica y social del país, la incluye en estas listas.

Agrego: escuchando a Carlos Zataráin en alguna de sus visitas al puerto para convivir con la estimable y estimada doña Gloria, su señora madre, deja ver su agrado por la aceptación de su figura entre los guaymenses. Creo que Carlos buscará la alcaldía y tiene con qué ganar.

Así que el PRI no batallará por figuras a partir de las que señalo. Tampoco para el Congreso Estatal, pues propondría a Lorena Garibay, Karla Baumea, Mireya Acuña, Jimena Jaramillo y Karla Neudert, más una docena de varones donde destaca en este momento el dirigente ejidal Jesús Alberto Garza y el joven regidor Rubén Contreras.

El PAN tiene cartas ganadoras en las manos, como Francisco Bueno Ayup o Manuel Villegas, de pros y contras en su experimentado camino, y Santiago Samaniego Rebollo, cabeza panista local, pero enfrentan muros al interior ante la pretensión de Lorenzo de Cima Dworak por reelegirse.

No. No es broma.

Y la izquierda está terca en que, con el desgaste de los partidos y las figuras recicladas, unirse les daría votos y dividendo político. Olvidan que ellos también son Partido y que poco duró el efecto del primer intento, pues todos quieren a Morena pero no apoyan a nadie de esas siglas, así que Rodolfo Lizárraga, regidor de experiencia y añejo coordinador del PT, mira nostálgico el pasado y sacó del armario a una dama ya probada y reprobada en el tema del mando y de lo electoral.

En plena trayectoria de colisión con el estatal de Jaime Moreno Berry, Rodolfo hizo bilis al saber que el franquiciatario sonorense podría imponerle un candidato/a ciudadano/a, para lo cual buscan gente como la periodista Lina Bueno, por ejemplo.

Así que no se mira futuro a esta tentativa alianza y cada quien correrá hacia donde mejor le vaya.

Morena también reducirá seguidores, pues el gran trabajo del coordinador Heriberto Aguilar, se empaña por los nombres que aparecen como nuevos militantes y que, pese a su reciente arribo, ya asumen actitudes de jefe.

Y todavía falta hablar de los espontáneos que piensan en “independientes”. Hartos de políticos que poco o nada aportan y salen tan caros, creen que una persona, no siglas, debe ser electo con un buen equipo de respaldo, por eso buscan nombres y no tardan en salir.

Hay una veintena y puedo mencionar algunos, pero los expondría a los crueles mordiscos de quienes viven de agredir gente. Mejor espero los anuncios de cada grupo.

Cuando un amigo se va...

+ Se siente triste al llegar al restaurante donde convivía con Memo

 

SAN CARLOS, Son.- "Uno de mis mejores clientes dejó de venir a desayunar, lo extrañamos.

El gran William Simpson se despertaba y lo primero que hacía antes de cualquier actividad era venirse a comer sus huevos a la Florentina con salsa Tabasco, cosa que hacía aún después de dormir la siesta porque se le olvidaba que era de tarde; él despertaba y se venía a desayunar dos veces al día.

Poco se sabe de su vida. Que era un excelente jugador de pokar y millonario que decidió pasar (a vivir) su vida a San Carlos, donde hizo excelentes amigos, aunque en su natal Colorado Spring tenía una vida cómoda, ya que era hijo de un ex gobernador de por aquellos rumbos.

"Hi, baby", era su saludo de todos los días. Pocas palabras pero de un corazón enorme, su sonrisa después de dos copas de vino tinto era pura ternura; felicidad plena.

Lo extrañaremos. Su amor nunca llegó ya que, según (él) siempre lo esperaba con sus flores de bugambilia en la barra.

Un tipazo, grandote `de a madres´ y un corazonzote del tamaño de su gran aura que iluminaba nuestro restaurante.

Descansa en Paz morrito, al rato la vemos".

(Ariel Gaspar es promotor turístico y restaurantero en San Carlos; funcionario municipal en Empalme y muy leído activista de redes sociales).