Banner

Columnas

Golpe al "Maloro"

+ El ex alcalde de Hermosillo ya es precandidato al Senado y hacen brotar el oscuro pasado que le atribuyen

HERMOSILLO, Son., 29 de enero de 2018.- El ahora ex alcalde de Hermosillo y ex director del Registro Agrario Nacional, comenzó a recibir los ataques propios de un pasado oscuro que no ha logrado resolver.

Cuando trascendió su registro como aspirante de su partido, el PRI, al Senado de la República, brotaron también hechos del pasado que le involucran en actos de corrupción, principalmente en la “Estafa Maestra”, como se conoce al desvío de fondos públicos para justificar su gasto a través de instituciones educativas. En este caso, “El Maloro” es involucrado en el presunto desvío de 447 millones de pesos.

Acosta pidió licenciad para dejar el cargo de alcalde de Hermosillo el pasado viernes, en la sesión extraordinaria del cabildo hermosillense. Fue el primer punto de la reunión y el lapso solicitado es por 90 días.

Su trabajo no refleja avance en la capital sonorense y hubo conflictos en sus 28 meses de representación municipal, como el aumento al agua potable que rodos los usuarios rechazaban, millones de pesos para 10 paradas de camiones en tres sectores de la ciudad que no están terminados y privatizó el servicio de alumbrado público por los próximos 15.

Pero más atrás, su antecedente lo ubica como participante en la “Estafa Maestra”, una investigación periodística avalada por la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

“Maloro” Acosta es señalado de tomar parte en la operación gubernamental en la que supuestamente 186 compañías –el propio SAT ha calificado como “fantasmas” a muchas de ellas-- recibieron siete mil 670 millones de pesos del gobierno federal en flagrante violación la Ley General de Adquisiciones, lo cual se comprueba en las cuentas públicas de 2013 y 2014.

Además, Acosta Gutiérrez habría tenido parte en el presunto desvío de 447 millones de pesos cuando fungió como titular del Registro Agrario Nacional (RAN).

Y las cuentas de la comuna han sido observadas por la fiscalización oficial, además de existir problemas financieros que enfrenta la administración local. Junto al tesorero municipal Tadeo Iruretagoyena Tirado, “armaron” cuentas por pagar por encima de las capacidad del Municipio, como el exceso en 88.8 millones en renta de patrullas para seguridad pública, montacargas para el corralón, y “súper asesores” en varias dependencias; el sobre ejercicio de 398 millones de pesos en el Consejo Municipal para Concertación para la Obra Pública, en el Instituto de Cultura, en la Promotora Inmobiliaria, el Sistema DIF Hermosillo y en fomento Económico y Turístico.

Sobresale en las cuentas de Tesorería, el enorme gasto en alumbrado público, que maneja una oficina específica pero fue desarticulada en 2016, aún cuando sigue generando elevados gastos a la comuna, como lo siguen generando las salidas que implica pagar más de 21 millones de pesos en y beneficios a funcionarios cercanos al ahora aspirante al Senado.

Leonardo Rodríguez aspira a la alcaldía

+ “No busco trabajo, quiero el beneficio general y contribuir al futuro de nuestro puerto”, dice el conocido profesionista


GUAYMAS, SON., 25 DE Enero de 2018.- Leonardo Rodríguez Gutiérrez propuso “capacidad, calidad moral y humana”, al advertir que “si queremos resultados diferentes, tenemos que hacer las cosas diferentes” en su anuncio donde explica que aspira a la candidatura por la alcaldía.

Dio una conferencia de prensa la tarde de este jueves para externar su preocupación “como muchos lo hacen”, por la situación que cada vez se recrudece más con acontecimientos “que durante años han mermado la calidad de vida y estabilidad de mi Guaymas, nuestro Guaymas”.

Ataja que no es una campaña política su expresión, porque quiere congruencia y respeto con las disposiciones de su partido, el PRI, y con los tiempos electorales.

Manifestó su aspiración y para sostenerla “tengo la experiencia necesaria, voluntad, capacidad y calidad moral, para desempeñar el mejor papel en pro de nuestra comunidad”.

“Ya es hora de mostrar carácter ante la crisis y enfrentar los retos que nos lleven a reconstruir nuestro Guaymas”, agrega al externar que entiende el sentir general, el hartazgo, y por ello piensa en mitigar los factores que perjudiquen a la sociedad y a la economía del puerto.

Un punto con el que basaría su actividad de obtener la mención a la que aspira “cuando sea el tiempo de buscarla”, es canalizar energía hacia un rumbo que produzca resultados positivos para todos, abriendo la puerta a la transparencia, honestidad y trabajo en equipo.

Enfatizó en que la expresión “mi Guaymas” es un concepto que se debe integrar al vocabulario de los guaymenses, porque generará el sentido de pertenencia y será el detonador para arrancar el proceso de estabilidad económica y social que lleve a la prosperidad.

HACE PROPUESTAS

Ante los representantes de medios de comunicación planteó la base sobre la cual trabajará, con propuestas que en su momento ampliará, a favor de la recuperación del Municipio utilizando los talentos que esta geografía posee.

Entre los puntos explicados por el aspirante están acciones de alumbrado público, que no es poner un foco, sino crear un esquema planificado “sin la necesidad de gastos exorbitantes”.

Recuperar las calles es la base de la seguridad pública, fortaleciendo a la corporación al delegar el rol que corresponde a cada autoridad para recuperar el respeto autoridad-comunidad-policía.

Apoyo al deporte a fin de aprovechar el entusiasmo que genera “tanto talento local y eso será un inversión para nuestra gente”.

Pero por encima de este y otros aspectos de la administración y la promoción de la economía que expuso, Rodríguez Gutiérrez destacó que “con voluntad y visión podemos lograrlo”.

Finalizó remarcando que “no se pueden seguir ignorando los grandes logros que se han obtenido a través de la historia; que Guaymas es un gran puerto y se debe con verdadera vocación y voluntad ser transparentes y honestos, para recuperar la ciudad próspera que nos merecemos”.

Estas líneas...

+ El PRI comenzó a moverse; Cristópulos hace su tarea; López Ceja, tejido fino; Morena lanza"bumerang" Vs. Susana Corella; Horacio Valenzuela no explicó lo que venía a explicar

 

GUAYMAS, Son.- Morena puntea en el puerto si se trata de la elección nacional y, en ese ambiente, el PRI da su primer paso hacia la campaña cuyo resultado, asegura confiado, será el triunfo de carro completo, basándose en el deplorable desempeño de quien detenta hoy el poder local.

Intramuros, nadie descarta a nadie. Es coincidente, sí, que los guaymenses retirarán el voto al fallido panismo del trienio en marcha, al que se le hizo tarde y pretende enmendar a partir de abril con el anuncio de ejercer unos 100 millones de pesos en obra de justificación.

Es la carta a Santoclós como calificaron socarrones regidores –incluso panistas—al presupuesto de Lorenzo De Cima. Pero todo le aprobaron. La oposición dijo que el mayoriteo ganó pero ceden facilito, pues.

El PRI, le decía, dio su primer paso el sábado, con el acto donde informó qué quiere hacer José Antonio Meade (Mid). Y la explicación en un buen acto, como los que hace el PRI cando se une, la dio el diputado federal Ulises Cristópulos, enlace del aspirante presidencial en Sonora.

Dio un buen discurso, pero fue mejor el de la presidenta local del PRI, Jimena Jaramillo, quien aprendió que es mejor improvisar, luego de practicar el texto que elaboró al lado de Alfonso Uribe. Los alabó Cristópulos como regidores, afirmando que valen por cinco. “Creo que por 10 o más”, dijo de Uribe.

Debió decir también, y decirle al “Negro” Gilberto Gutiérrez Sánchez aunque ande enojado con él, que el Directivo Estatal del partido fundado por el guaymense Plutarco Elías Calles, batalla porque quiere. En gente como Uribe tienen tela de dónde cortar.

Pero ejemplo de tablas en plena juventud, fue la expresión del obregonense casi empalmense Julio López Ceja, funcionario cercano a la gobernadora Pavlovich y enlace para esta región, de la dama que une a los sonorenses como gobernadora, tras el desgarriate padresista, al hablar de lo que hay en Guaymas.

Dijo, aquí el futuro ya llegó, solo falta la mano certera del camino a seguir con tanto proyecto productivo cuyo ejemplo es la agricultura, donde jornaleros de la próspera horticultura ven crecer sus ingresos por encima de los 200 diarios y hasta 280 en el caso de los campos de la familia Llano, como ilustraba Marcos, el heredero del carácter y esfuerzo del ejemplar productor rural Marco Antonio Llano.

También en la pesca, que eleva la industrialización y toma más mercados del exterior. Para fortalecer esa y otras industrias, hay proyectos para generar energía, el gasoducto, los parques fotovoltáicos, la desalinizadora y tanta cosa más que hacen destacar a la región como el polo de desarrollo que ya es.

López Ceja acertó. Logros es lo que deben contener los discursos. El “yo les prometo” es cosa del pasado lejano. Por eso se califica alto al gobierno de Claudia Pavlovich, por el respaldo a proyectos que avanzan o ya se concluyen.

Hubo una mano fina tejiendo para acercar a priístas de todos lados, no solo la élite que desplaza mayorías, como pretenden hacer los emisarios del pasado al soñar con el regreso a la alcaldía de Guaymas y de entrada, renegociar los pesados créditos que carga en su espalda la gente de trabajo, la que invierte. Pero Guaymas ya entendió que no debe dar el mando a los egoístas negociantes.

Hasta José Luis León Perea asistió. No entendí el por qué, hasta que me lo explicó López Ceja: cortesía política. El médico que perdió la elección de alcalde en 2015 es un elemento que dio resultados y el pasado trienio lo marginó.

Se alejó por culpa de saltimbanquis que abonaron a su derrota, más que el PAN mismo, y que no estuvieron el sábado allí. Ahora entiendo. Y aunque León Perea conserva buenos números en las encuestas, dio por terminada su búsqueda de posiciones.

En el lugar había liderazgos sociales arrojados al olvido por esos negociantes que tomaron la alcaldía. Reaparecer es algo favorable a una sociedad cansada de ser ignorada.

De paso, el proyecto original de hacer alcaldesa a Susana Corella parece tambalearse. Gana, pero es difícil enfrentar el acoso de quienes quieren volver. Veremos de qué está hecha la dama que ya demostró valor y valer.

¿Cuándo se quebró Guaymas?

HERMOSILLO, Son.- En el pasado, Guaymas dio una buena cantidad de importantes políticos para Sonora y para México. Tes presidentes de la República oriundos del puerto: Plutarco Elías Calles, Abelardo L. Rodríguez y Adolfo de la Huerta, no han sido poca cosa, si comparamos con estados como Nuevo León y Sinaloa, que todavía no han dado un presidente.

Guaymas también le dio gobernadores de Sonora,  como José María Maytorena Tapia (1911-1915) Rodolfo Elías Calles (1931-1935) y Abelardo Rodríguez (1943-1949) y –por poco tiempo– Plutarco Elías Calles (1915-1919) y Adolfo de la Huerta (1919-1923), por mencionar los más destacados del siglo XX. Además senadores como Adolfo de la Huerta Oriol y una buena cantidad de diputados federales y locales que le dieron lustre al puerto, por la actuación, definiciones y acciones en su historia.

De ahí fue también una parte de la familia Canale, uno de cuyos miembros, Aurelio, fue secretario particular de Victoriano Huerta. En el viejo panteón del puerto yace la tumba de Antonio, el padre de ellos.

También desde Guaymas trabajó arduamente para trazar lo que serían los valles del Yaqui y Mayo, el prestigiado ingeniero Carlos Conant, guaymense cuyos restos yacen en el viejo panteón del puerto.

En Guaymas hubo ópera, buen cine, canto y un buen ambiente cultural que por años distinguió al puerto junto con Álamos, Ures, Hermosillo y Arizpe como las capitales culturales de Sonora, con un mayor ambiente entre los siglos XIX y XX.

Por muchos años funcionaron varios clubes de servicio con una labor social importante, organizaciones representativas de sectores clave de la sociedad que funcionaron muy bien en coordinación con las organizaciones altruistas. Eso se acabó. Un famoso carnaval internacional de fama y bien organizado que se acabó también.

Guaymas por años, tuvo un sector obrero fuerte con los petroleros, electricistas, estibadores, los armadores y el sector pesquero al frente, con liderazgos notables, que influían en las decisiones de los sindicatos nacionales y estatales. Además, funcionó ahí un sistema de cooperativas pesqueras que fue ejemplo a nivel nacional, tanto por el tamaño de la flota y de sus capturas como por la derrama que generaban en la distribución del ingreso de las familias pobres del puerto.

Guaymas tuvo autoridades municipales que por años funcionaron con contrapesos reales y efectivos, con regidores influyentes, así como medios de comunicación, legisladores locales y federales y una clase empresarial que operaba con visión social, sin abdicar de su responsabilidad política.

Seguido acudían a Guaymas los presidentes de la República en giras de trabajo. La casa de gobierno de Miramar, creada por el gobernador Abelardo Rodríguez, fue siempre un sitio frecuente de reuniones con personajes diversos de la vida política nacional y estatal.

Con los años Guaymas progresaba y crecía: Aquí se instaló el Tecnológico de Monterrey con una carrera profesional en 1968 y con la preparatoria en 1970 (Ambas desaparecieron).El ITSON llegaría con una extensión en 1978. El Instituto Tecnológico Federal de Guaymas en 1984, y una variedad de instituciones educativas que por años garantizaron el acceso y la permanencia de sus jóvenes en la región. A la par del desarrollo económico, también la movilidad social.

La Termoeléctrica I de la CFE fue una realidad a partir de 1952. La II en 1975,  la terminal de Pemex en 1963 y un nuevo aeropuerto en 1972.

Por muchos años funcionó el tren de pasajeros que conectaba con el resto del país. También hubo servicio de autovía. Ambos desaparecieron.

El acueducto que abasteció a Guaymas proveniente del Yaqui inició su operación en 1989 y todo indica que se encuentra agotado.

Guaymas por muchos años participó en la Liga de Beisbol de la Costa del Pacífico y la liga invernal de Sonora con “Los Ostioneros” de Guaymas. Después, ante la extinción del ostión en la región se les cambió el nombre por “Los Marineros”, por su vinculación con la organización de liga mayor de Seattle. También el equipo de beisbol desapareció y el estadio Abelardo L. Rodríguez se encuentra en el abandono casi total.

Por muchos años hubo conexión aérea diaria a México por Aeroméxico, con escala en La Paz, Baja California Sur. El vuelo desapareció en el 2002.

Hubo vuelos “charters” que conectaron a Guaymas con turistas de todo el mundo y algunos cruceros y transbordadores recientemente hicieron escala en el puerto. También desaparecieron del mapa.

Durante muchos años los guaymenses presumieron de una ciudad limpia y cumplidora de la normatividad ambiental. De revivir, los viejos, se volverían a morir cuando supieran que la mayoría de los drenajes caseros los industriales y los residuos tóxicos van a dar al mar. O cuando les informaran que de los 7 días de la semana, los guaymenses solo tienen agua en tres; y solo por algunas horas. O que en ninguno de los hospitales públicos cuenten con un tomógrafo, por ejemplo.

La pluralidad política le llegó a Guaymas con la elección de 1991, cuando negociaciones en las cúpulas partidistas (PAN-PRI) desconocieron a quienes ganaron en Guaymas, Puerto Peñasco y San Luis Ríos Colorado. En Guaymas se integró un Concejo Municipal presidido por el panista Felipe Rivadeneyra y Sauri y se hizo a un lado a José Ramón Uribe.

Fueron años de confusión, de desaliento y golpeteo político. La sociedad guaymense se dividió y el municipio perdió el ritmo y la dinámica de progreso que llevaba y se incrementó el encono.

Por presiones políticas y con provocadores externos alentados por el gobierno en turno, se destruyó la flota pesquera y se atacó con saña al cooperativismo, con funestas consecuencias.

La riqueza cooperativista (flota, instalaciones, inversiones e infraestructura) que tenían más de 40 años construyendo con tesón y sacrificios y que llegó a beneficiar a más de 5 mil familias, quedó en un santiamén en manos de muy contadas familias del sector privado de Guaymas y la capital del estado.

Los liderazgos sociales  que por muchos años habían sacrificado casi todo por el sistema y su partido, fueron descabezados y casi extinguidos. Unos murieron, otros se fueron del puerto, algunos más se refugiaron en otros empleos como choferes de taxis, por ejemplo. Un golpe político, económico y social del que Guaymas no ha salido.

La riqueza se concentró en muy pocas manos y empezó a incrementarse el número de pobres. En 1997 se negocian tanto la derrota del PRI como la victoria del PRD en la elección municipal y Guaymas vuelve a entrar en otra crisis política y social. Se radicalizan los tiempos de encono, confusión y pérdida de metas comunes.

La presidenta municipal Sara Valle –que nunca supo ni cómo llegó al cargo– solo dura pocos meses en el ayuntamiento. El Congreso del Estado, en sesión controvertida, le revocó el mandato en 1998.

En el 2000, manos expertas en machincuepas electorales provocan la derrota del exalcalde Marco Antonio Llano Zaragoza, candidato del PRI a la presidencia municipal, y en plena elección presidencial federal. Guaymas se vuelve dividir y entra en un clima de tensiones políticas.

La alternancia le llegó a Guaymas en 1991, 1997, 2000, 2009 y 2015. En  la elección del 2015 el PRI perdió con toda su fórmula.

De las cinco ocasiones en que el PRI ha perdido, el PRD gobernó en una (1997) y el resto el Partido Acción Nacional.

¿Cómo le ha ido a Guaymas con la alternancia? No muy bien, pero no solo con la oposición, también con los gobiernos del PRI. Salvo dos o tres excepciones, a los demás les ha faltado dinamismo, libertad de acción, creatividad y pasión por el puerto.

Hoy en pleno 2018, Guaymas enfrenta a ocho jinetes del Apocalipsis: El extendido narcomenudeo; la carencia de agua cuatro días por semana; una aguda crisis de sus finanzas públicas; aguda pobreza en el medio rural, en las colonias populares y en sus comunidades indígenas; crisis de la basura y la degeneración urbana con casi todo el centro histórico semiderruido; la contaminación del mar por el flujo de los drenajes; la falta de seguridad en la inversión por la concentración de la propiedad; y la ruptura del tejido social por la inseguridad, la falta de rumbo, cohesión social y unidad entre sus habitantes.

Todo un coctel que nos lleva a la siguiente interrogante: ¿Por qué ninguno de los partidos que ha gobernado el puerto en los últimos 30 años ha podido con el paquete de atender de fondo la problemática del municipio?, ¿Por qué los presidentes municipales del color que sean no le han entrado en serio a los verdaderos problemas del puerto?

Creo que hay varias razones: 1) Porque los domestican y se ponen al servicio de los grupos de poder y hacen lo que conviene a los grupos y no lo que exige la gente;  2) Por la corrupción y la impunidad en el manejo de las administraciones municipales, con rarísimas excepciones; y 3) Porque la actividad política degeneró a grado tal que Guaymas (Como Puerto Peñasco,Nogales y Agua Prieta) se ha convertido en fuente de disputas políticas y económicas, más para el beneficio de los grupos y los intereses privados que para atender las demandas del interés general. ¿Cuándo se quebró Guaymas? Cuando decayeron sus liderazgos, cuando el interés de grupo desplazó al social, cuando el encono le ganó a la unidad y a la cohesión social y cuando desviaron al municipio del camino de la grandeza que por muchos años presumió. Los partidos, los ciudadanos y las dirigencias políticas están todavía a tiempo para evitar que Guaymas siga siendo terreno fértil de rencillas, cobro de facturas, enfrentamientos y divisiones de las que todavía no sale y de las que al final, nadie en sus cinco sentidos y  —a ciencia cierta sabe— quien gana, pero sí, quien o quienes pierden. De ese tamaño.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Estas líneas...

+ Llegó la era de los independientes, pero en Guaymas, solo uno refleja fortaleza; la lista del PRI, interesante; Lorenzo resolverá en su suelo; en Empalme, la campaña será resaltar el mal trabajo priísta

GUAYMAS, Son.- Movimiento Ciudadano, con Lola del Río presente, inauguró el desborde de anuncios sobre registros de aspirantes a cargos públicos, que primero deberán pasar por la aprobación de su gente.

Se trata de vivir el fuego amigo, ser ungido y disputar, ahora sí, la campaña oficial rumbo al cargo público buscado.

No hubo sorpresa en la elección encausada. El hotelero Sergio Carlos García Rascón será candidato a la alcaldía por el partido del pegajoso tema musical-político que rueda por el mundo. Así lo diseñó el auténtico líder local del MC, Marco Antonio Ulloa Cadena, quien no aparecerá en ninguna boleta, a menos que lo convenzan con una buena posición en la lista de “pluris”.

Sergio es buena persona, ayuda, regala becas y cuida perros que se encuentra en la calle. Pero la gente le dice que recoger y salvar canes no es todo en la vida electoral, pues si así fuera, la chambeadora Carolina, del grupo rescatista “Patitas de la calle” habría sido gobernadora.

Pero la idea tampoco es mala. Sobre todo porque se limó toda aspereza al permitirle el registro al dirigente municipal Gerardo Enrique Reyes Velázquez como aspirante a diputado local.

En el 04 de lo federal no se mete doña Dolores, pues la ex alcaldesa hermosillense que vio números y arrojó su espada en prenda para ir por ella en Sonora, jugará sola en lo local. El PRD tendrá el apoyo del partido de don Dante Delgado para esa posición. Al día siguiente se anunciaba el registro, que sería único –o con algunos “juanitos”—para ungir aspirante formal al perredista añejo y sostén de las siglas desde que las dejó ir Porfirio Villa Brito, el profesor José Guzmán López González.