EU sanciona a Banco holandés

+ Le encontró lazos con el narcotráfico de México

WASHINGTON, 8 de Febrero de 2018.- El banco holandés Rabobank debe pagar casi 370 millones de dólares en Estados Unidos, luego de anunciarse su participación en la operación de fondos vinculados con narcotraficantes mexicanos, confirma el Departamento de Justicia.

El Rabobank NA, filial en California del Cooperatieve Rabobank UA, se declaró culpable de obstruir investigaciones sobre lavado de activos del Departamento del Tesoro y de su principal regulador, la OCC, luego de una amplia investigación donde se narra que los empleados bancarios ocultaron información a los investigadores durante casi cinco años.

La sanción suma 368.7 millones de dólares y es una de las mayores impuestas por Estados Unidos en un caso de lavado de dinero relacionado con el narcotráfico en México, pero es apenas una fracción de aquella mil 900 millones de dólares contra el banco HSBC, en 2012, al que se le demostró que “ayudaba” a clientes a transferir fondos sospechosos de México, Irán, Siria o Arabia Saudita.

Rabobank recibe esta sanción dos meses después de que un ex vicepresidente de la institución, George Martin, aceptó colaborar los agentes investigadores sobre su presunta responsabilidad en saltar salvaguardas contra el lavado de dinero. En el lapso de 2009 a 2012, Rabobank movio entre sus cuentas casi 370 millones de dólares en efectivo, calificadas como imposibles de rastrear, que provenían de México, entre otros orígenes.

El Departamento de Justicia estadounidense dijo que Rabobank supo que un alto número de transacciones de sus clientes indicaban tráfico internacional de narcóticos, crimen organizado y lavado de dinero, pero “optó por mirar hacia otro lado y encubrir las deficiencias”, pero peor aún, “tomó medidas para obstruir que el regulador examinara esas mismas deficiencias”.

La sucursal Calexico de Rabobank, ubicada a dos cuadras de la frontera entre Estados Unidos y México, fue la sucursal de mayor rendimiento en ese condado del sur California, precisamente por los depósitos en efectivo desde México, expone la investigación, donde se habla de una “lista verificada” de clientes con transacciones sospechosas que “no debían revisarse, incluso si generaban alertas de los sistemas de control interno”.

También se observó el saltó dado de 2009, cuando esa lista sumaba unos 10 clientes, a más de un millar en los tres años posteriores, pero la política del banco en ese lapso impidió investigaciones internas sobre transacciones sospechosas, como exige la ley, no obstante las alertas “regulares” que llegaban a la institución luego de operaciones sospechosas y cuentas de alto riesgo, dicen los fiscales.

Los ejecutivos del banco obstruyeron en 2012 una investigación del Departamento del Tesoro, mintieron a los examinadores y cuando empleados internos cuestionaban esas operaciones, los despidieron.

Pero no es la primera vez que Rabobank se exhibe como un banco de esta naturaleza. La hostoria cita que ya fue sancionado en 2006 y 2008 por fallas regulatorias “casi idénticas”, de acuerdo al informe del Departamento de Justicia de este país.