Banner

Columnas

¿Qué dijo Manuel Bartlett?

 

HERMOSILLO, Son.- El Senador Manuel Bartlett Díaz tiene más de 50 años en la política. Casi toda su militancia político partidista la realizó en el PRI. De 2012 en adelante cambió de partido y de ahí en adelante se ha convertido en furibundo crítico del PRI y sus gobiernos.
Como hijo del gobernador tabasqueño Manuel Bartlett Bautista, colaboró al lado de Carlos Madrazo Becerra en la dirigencia nacional del PRI; fue alto funcionario de la Secretaría de Gobernación, en tiempos del titular Mario Moya Palencia (1970-1976), y asesor político del Secretario de Programación y Presupuesto Miguel De la Madrid (1979-1981). Después, Secretario General del PRI (1981); Secretario de Gobernación (1982-1988); Secretario de Educación Pública (1988-1992); gobernador de Puebla por el PRI (1993-1999); precandidato a la Presidencia de la República por el PRI (1999); senador por el PRI (2000-2006); de nuevo senador, pero por el Partido del Trabajo (2012-2018) y ahora abierto y declarado simpatizante de Morena y Andrés Manuel López Obrador.
Sin embargo, a muchos sorprendió la salida de Bartlett del PRI. Nunca argumentó su salida del partido, y menos dio explicación alguna, por lo que siempre ha sido calificado como un tránsfuga VIP.
Ha sorprendido también que el exsecretario de Gobernación dijera hace poco al periódico Reforma que “Carlos Salinas de Gortari no ganó la elección presidencial de 1988”. Que “no fue por medio de fraude cibernético, sino por la manipulación de cifras y después por la destrucción de las boletas, tras un acuerdo con el PAN y la complicidad de dirigentes del entonces Frente Democrático Nacional que postuló a Cuauhtémoc Cárdenas” ( julio 8, 2017).
Y a la pregunta; “¿Entonces, quién ganó? Si se quemaron los paquetes, si se entregó Salinas al PAN -estaba muy preocupado, obviamente-, y si no revisaron los paquetes y si no salió nada con este acuerdo y esa complicidad del PAN a la hora de hacer el dictamen. Vámonos, tapen todo. ¿Qué es eso? Es Salinas […] No ganó la elección, la perdió, afirmó” (Reforma).
Contrario a esa versión y en una entrevista contenida en el libro Transición, de Carmen Aristegui y Ricardo Trabulsi, editado en noviembre del 2009, a la pregunta de si se le había robado la elección a Cuauhtémoc Cárdenas, el mismo Bartlett dice: “No, yo creo que ganó Salinas. La distancia de votos no fue muy grande. Si tu analizas cifras y alcances, te vas a dar cuenta de que no llegó a romper el sistema. Cuauhtémoc se merece todo el reconocimiento de ser una figura democratizadora; sin duda alguna, representa la parte más Auténtica del PRI del movimiento histórico, pero no ganó” (p. 26).
Y continúa en la misma entrevista: “No sabes, pero la frase ‘se cayó el sistema’, jamás se te va a olvidar. ¿Por qué? porque tenían todo el interés en echarme a mi toda la culpa, después de una elección complicada. Era yo el chivo expiatorio de una campaña sucia”. “La protesta que hubo sobre la ‘caída del sistema’ fue una broma de Diego Fernández de Cevallos a las seis o siete de la tarde, porque no llegaba la información, que no era obligatoria y que había que mandársela a alguien. Esa broma nunca fue materia de discusión. Nunca”.
Por su parte y en el mismo libro de Aristegui, Fernández de Cevallos dice: “No tengo ningún elemento para suponer que el conteo de votos le hubiera dado el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas o al Maquío” (p.131).
A 20 años de la elección,Martha Anaya en su libro 1988: El año que calló el sistema, le pregunta a Bartlett: “¿Qué significó para usted el ‘88 en lo personal?”. Y él responde: “Significó el no haber llegado a la Presidencia de la República. El momento en el que había caminado de tal manera que según yo, debería haber llegado a la Presidencia de la República. No por un prurito personal, sino porque considero que la línea que debía haberse seguido era la línea política y no la línea económica, que es ahí en donde viene el quiebre en la historia de México; ese es un punto central” (p. 170).
Por su lado, el ex presidente Miguel De la Madrid, entrevistado por Carmen Aristegui aclara:
–“¿Cómo ve usted el año 1988 en la historia de esta transición democrática?”.
–“Como un momento muy importante. En ese año se dio una lucha pluri partidista como no la habíamos observado. Salinas ganó por una fracción mínima de arriba de 50 por ciento, Cuauhtémoc Cárdenas obtuvo una votación de 33 por ciento y eso le permitió afianzarse como un personaje político destacado. En 1988 yo digo que no hubo fraude. Una de las pruebas es que en las elecciones de 1991, el PRI volvió a ganar por mayoría absoluta” (p. 98).
Y le espeta al ex presidente: –“¿Qué fue exactamente la Caída del sistema?”
–“Técnicamente la expresión es incorrecta porque no se cayó el sistema, sino que no se computó la mayoría que se había prometido”.
–“¿Por qué razón?
–“Pues porque no había llegado” (p.98).
Martha Anaya vuelve a cuestionar a Bartlett: “”¿Estalla porque la gente sale a votar, porque se da un resultado que no esperaban, que aturde a Los Pinos, al candidato..?”
Y Bartlett responde: “Ah, claro, el resultado de la votación. Ahí es que salgo a la defensiva porque dicen: “la caída del sistema”. Esa es la gran mentira, manejada por estos mismos que estamos hablando. El secretario de Gobernación era presidente de la Comisión Federal Electoral. La comisión ese día sesionó y esperó los resultados como todo el mundo. Por primera vez una transparencia absoluta, hicimos una ley electoral para abrir precisamente los resultados” (p.175-176).
La misma Martha Anaya al ex presidente Miguel De la Madrid: “¿Cree usted que la llamada ‘caída del sistema’ fue usada como cortina de humo para no ver hacia los resultados catastróficos del PRI?
–No, la llamada caída del sistema fue una expresión pintoresca que se le ocurrió a alguien decirla”.
–¿Como se lo dijo a Bartlett, fue una orden?
–No. Fue aceptar la sugerencia que él me hizo. Me dijo: Viene tan mal la votación que si damos a conocer estos resultados se va a afianzar la idea de que el PRI ya perdió; es mejor esperarse a que venga un resultado más representativo. Cambiamos impresiones y los dos convinimos en que había que esperarse a dar a conocer los resultados hasta que hubiera el cómputo de una mayoría más representativa.
–¿Pero a esas horas seguían estando abajo?
–Sí, seguían estando en contra, se regularizaron como a las dos de la mañana”. (p.132-133).
En su libro de memorias Cambio de Rumbo, el expresidente de la República dice: “El resultado de las elecciones del 6 de julio quedó, para grandes sectores de la población, en entredicho. Ello se debió a que la oposición no dejó de afirmar antes y después de las elecciones que se preparaban o habían realizado fraudes masivos que invalidaban el triunfo de los candidatos priistas, incluyendo el presidencial”. […] Tres factores nutrieron la credibilidad de la oposición. En primer término, el tardío pero rápido ascenso de la popularidad de Cárdenas en el Valle de México. En segundo, ausencia de cifras que sustentaran las declaraciones de triunfo del PRI. Y por último la lentitud con que se dieron a conocer las cifras oficiales” (p.822).
Sobre los resultados finales, dice Miguel De la Madrid: “El 13 de julio la Comisión Federal Electoral dio a conocer los resultados oficiales de los comicios federales con base en la información entregada por los 300 Comités Distritales del país. Anunció que de una votación efectiva de 19.1 millones de sufragios -Lo cual arrojaba un abstencionismo de 48%-, a Carlos Salinas de Gortari del PRI le correspondía 50.36 %, a Cuauhtémoc Cárdenas del FDN 31.12 % y al aspirante presidencial del PAN, Manuel J. Clouthier, 17.07 por ciento. Los candidatos del PDM y el PRT habían obtenido respectivamente,1.03 y 0.42 %, lo que significaba que sus partidos perdían el registro oficial” (p.826).
Señala Carlos Ramírez, que una encuesta de la empresa Prospectiva Estrategia de Miguel Basáñez, presentada un día antes del día de la elección (5 de julio) vaticinaba 50 % para Salinas, 28 % para Cárdenas y 18% para Clouthier.
Al día siguiente de su primera declaración en el periódico Reforma, Bartlett recula y dice: “que él no tuvo elementos para determinar resultados definitivos en la elección de 1988”. “Que él nunca afirmó que Carlos Salinas no fue el triunfador en los comicios presidenciales de hace 29 años”. Bartlett recordó, “¡que la determinación de un posible fraude electoral correspondía al Colegio Electoral!”
En el texto señalado, Martha Anaya reta a Bartlett: “¿Quiere decir que el artífice del fraude en términos reales es Camacho?”
Responde Bartlett: “De haber habido fraude… ¿Dónde se manejó la calificación de la elección? Ahí. La Comisión Federal Electoral nunca tuvo los paquetes en sus manos, ni las actas. Yo no me acuerdo de las actas, si estaban ahí ni siquiera las analizamos. Entonces, ¿y el Colegio Electoral? Es ahí donde hay que analizar esa elecciones ahí donde se analizó la elección presidencial. En la Cámara… en la Cámara es donde se califica la elección, ahí se consumó todo. Tú comprenderás que yo no era una persona a la cual confiarle secretos de ese tipo” (p.180).
Bartlett no es ningún improvisado. Cumplirá 82 años en febrero del 2018. Después de una militancia de más de 50 años en el PRI, ahora apuesta por Morena y  Andrés Manuel López Obrador.
Bartlett sabe mejor que nadie que en política no hay casualidades y sus recientes declaraciones no lo son ni por asomo.
Tan no lo son, que con ellas,—por contradictorias— no aporta nada a la historia política de México, donde él ha sido un testigo privilegiado desde el ejercicio del poder.
¿Qué busca ahora que cambió de bando político? ¿Acelerar el descrédito político? ¿Tratar de debilitar por esa vía al partido por el que aspiró a ser presidente de México? ¿Pasarle facturas a sus antiguos adversarios? O :¿por haberse bañado en el Ganges al pasarse del PRI a Morena supone que su biografía ya está lavada de pecados y culpas?. Quien sabe.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Estas líneas...

+ ¿Qué nos pasa? ¡Todo! La historia se destruye… por la droga; luminarias, que la bolsa sube a 8MDP


GUAYMAS, Son.- Así lo platica vía redes el historiador Alfonso Uribe, el más preocupado en la época contemporánea por preservar el legado de nuestros pasados, siguiendo los pasos de Juan Ramírez u Horacio Vázquez del Mercado, por citar solo dos los guaymenses que entienden cómo se logra la identidad de un pueblo.

Narró Alfonso la mañana de sábado que “la estatua al General José María Yáñez Carrillo fue destruida anoche, (una) pieza de mármol de carrara que en 1919, guaymenses preocupados por darle el merecido reconocimiento a Yáñez, mandaron construir a U. Luisi y Cia., con el apoyo económico de todos.

Formaron un patronato que en 1922 inauguró el monumento donde ahora es la Plaza a la Madre; desgraciadamente en 1954 durante los eventos del centenario de la batalla de 1854 lo derrumban para dar inicio a la nueva Plaza Centenario.

La estatua de mármol del general Yáñez la mueven a la Diagonal Yáñez y en 1985 la colocan donde anoche fue destruida por vándalos. Casi 100 años de historia. Resistió movimientos de lugar, huracanes, pero no la indiferencia de las autoridades y la falta de cultura de un pueblo que no es capaz de conservar su historia”.

El permanente cronista de la ciudad, Juan Ramírez Cisneros, lamentó la atrocidad y fue duro en su crítica a los aún anónimos autores de la fechoría de lesa historia, condenando a los autores, pero también a la autoridad que “ha sido rebasada por la delincuencia”.

También habló Mauro Barrón, un enamorado del esplendor de antaño y promotor de todo lo que pudiera atraerlo de nuevo, quien acusa a la incultura, pero también a “la falta de políticas públicas que permitan el sano esparcimiento de los jóvenes y alejarlos del grave problema social que representa el consumo de estupefacientes”.

Dan en el punto. Sobre todo Barrón, porque ¿quién anda a las tres de la mañana en un panteón? Un enfermo, claro. Un drogadicto es enfermo, ha caído en una adicción inducida y combatida sin muchas ganas, porque los responsables de hacerlo no tienen apoyo para enfrentar al monstruo, por lo cual seguido se unen al enemigo al saber que no podrán derrotarlo.

Lorenzo de Cima no brilla por su cultura, pero entiende lo que pasó. No es alcalde de un Municipio fuerte, pero ya debió tomar medidas para proteger el patrimonio guaymense. En última instancia, en casi dos años de mandato, debió aprender la importancia de la gestión. Desarrollando habilidad en ese camino, pocas cosas dejan de hacerse, pero…

GASTO INUTIL EN OFICINAS

“Enrique” narra con desaliento un problema que debe resolverse en instancias sociales.

Son de esos líos intrafamiliares de mucho desgaste, en los que es imposible poner las cosas en claro sin un árbitro experto, lo cual quiso hacer por recomendación de todos sus cercanos. No pudo.

Se le pregunta por qué y sus palabras se arrastran al salir de su boca, pues pidió apoyo al Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia, le trataron amablemente, pero le dijeron que debía llevar su problema a la Subprocuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Teléfono 622-222-2720), pero pronto supo que no le resolverían y terminaron enviándolo al UNEPAVIF (622-2212083), donde abrieron un expediente al caso, pero avanzó poco e igual, pronto fue enviado al CAVID (622-2225726), sin contar con que ya había pedido apoyo inicial a Seguridad Pública (622-2240105).

Tanta oficina encargada de orientar a familias para que no lleguen a extremos al tratar de resolver problemas internos; tanta gente en ellas; tanto presupuesto para cubrir quincenas y bonos; y tanta irresponsabilidad, pues no resuelven y, pronto, la gente cae en el grave problema que se quiere resolver con declaraciones de funcionarios insensibles al sufrir ajeno.

Que sirva el lamento de “Enrique” para lograr un poquito de conciencia sobre estos casos que, a como se ve, terminarán perdidos en archivos basura en el cercano futuro. Qué les cuesta, si ya gozan de una quincena y prestaciones seguras, ayudar al prójimo.

LUMINARIAS, PARTE XXXVIII

Este lunes, en medio de la indignación de todos –y actuar de nadie—porque nos desbarataron la estatua de mi general José María Yáñez, surge un nuevo episodio del caso de las luminarias de Guaymas y el endeudamiento subsecuente.

Antes, le digo que la destrucción de la estatua del militar héroe –no epónimo como dice la placa alusiva en el panteón de San Germán—del 13 de Julio, fue por el mismo motivo que desde hace años se deprenda el viejo panteón de San Fernando y su gran historia. Algún pobre infeliz víctima de las drogas la vio color bronce y creyó que era de ese metal, por lo cual hizo lo que a su juicio correspondía: tratar de robarla y venderla a alguno de los conocidos –por mí y por todos, Policía incluida—chatarreros, pero que lamentable, no era de bronce. Al cuerno el mármol de Carrara.

Volviendo a las luminarias y su enfadosa trama para endeudar a Guaymas a favor de algunos bolsillos particulares, este lunes los momios amanecieron a favor del alcalde y el cabildeo que hace el ex secretario de la comuna Alán Jaramillo, quien para cargar dados, trae, dicen los malpensados, una bolsa que era de 5 millones de pesos, pero pleito la ha encarecido y sube a 8.

No ven pues, por eso la burra se hizo arisca.

Estas líneas...

+ Va perdiendo el alcalde la “guerra por las luminarias”; Licitan la desaladora: acabará la escasez de agua


GUAYMAS, Son.- Este mensaje me lo envío Angelita Flores García: “¡Con alevosía, premeditación y ventaja, el Ayuntamiento pretende confundir a los ciudadanos!”.

Habla de las luminarias cuya compra intenta forzar el Ayuntamiento con aprobación de los regidores dúctiles, porque los 8 de criterio sólido parecen insuficiente muro de contención contra el golpe, cuya historia se resume en caprichitos de monarca para quienes el pueblo no cuenta, pues, como decía un viejo ex alcalde “entre todos toca de más poquito”.

Aquel alcalde fue Marco Antonio Córdova, motejado “El papito” porque a todos sus cercanos así los llamaba. En 1985 fue investido como autoridad, tras exitosa carrera vendiendo carros Chevrolet, al arribar de Santa Cruz a Hermosillo y ser apoyado por Luis Francisco Escalante. Llegó a Guaymas, prosperó, fue alcalde y se rico a vivir en Hermosillo “sin problemas para los frijolitos”.

Simpático como es ese tipo de gente, ríen sus cercanos al recordar sus anécdotas. Una de las más comentadas hoy es, sobre las dos veces --dicho por él mismo-- que “se ha sacado” la lotería.

Siempre recibe el mismo cuestionamiento: “¿Dos veces, papito?”.

Y la respuesta cínica es: “Sí, ésta (cuando efectivamente, ganó una serie del sorteo de la Lotenal) y la anterior… cuando gané la alcaldía de Guaymas”.

Como ve, no es nuevo eso de salir de un cargo público sin problemas de dinero. Al final, como “El papito” citaba, “entre todos, toca de más poquito”.

Así que la inducción de varios regidores –porque es eso, no consulta—buscando ciudadanos que apoyen el contrato del alcalde Lorenzo de Cima para rentar las luminarias, es una estrategia típica para ganar dinero, no para que un Ayuntamiento logre bienestar para la comunidad.

Angelita explica, hacen firmar a ciudadanos cartas donde manifiestan al Ayuntamiento estar “DE ACUERDO” en el proyecto de alumbrado público que regidores exponen en la "Consulta Vecinal", mencionado a varios panistas, lo cual no  es raro pues es el partido del alcalde, pero sorprende cuando incluye al regidor de Movimiento Ciudadano, Marcos Ulloa. Para Angelita, el proceso solo busca confundir a la gente y sacar así el consenso.

No me sorprendió al confirmar a Alán Jaramillo “cabildeando” este asunto. Sí, el mismo sujeto que hace poco fue obligado a abandonar la Secretaría del Ayuntamiento --donde prevalece el tufo de la corrupción-- pero sigue en la nómina como secretario técnico, un puesto inventado para hacer más grande el ejército de la mapachería azul.

El miércoles, un grupo de ciudadanos se manifestó en Palacio. Llegaron, pero había tarea para contrarrestar sus efectos, con cargo a la Tesorería Municipal, hoy en manos de Enrique “El lito” Bueno Guerra (tesorero también en la época del Bebo Zataráin y convertido al bando azul en 2009).

No obstante sembrar la confusión, hubo logros. Así los describe el promotor Roberto Palafox: Todos los pequeños logros “se volvieron un gran logro”; que el alcalde “saliera de su escondite” y hablara, la promesa de ocho votos de regidores en contra, presencia mediática para explicar la manifestación, ruedas de prensa para la anunciar la consulta y sus avances “y la propia consulta ciudadana”.

Así que ganan. Por más que una fantasmal organización de ciudadanos les haya “comido el mandado” con espacio y tiempo, la lucha antiluminarias allí está. El grupo de Angelita Flores y el de Palafox multiplica seguidores, por encima del otro aparecido, el de un personaje que llega en un carro y se estaciona en un sitio con franja roja, donde nadie más puede hacerlo y contrario a la actitud oficial contra otros conductores, esta vez los agentes del orden ni lo molestaron. Así que…

Ah, y sí. De pronto, gran parte de la ciudad está a oscuras. Más que de costumbre. De “plebes” a eso le llamábamos hacer “manita de cochi”.

Y en medio de la distracción, por fin el regidor Rubén Contreras logró el despido del titular del Deporte Oscar Rodríguez Argüelles, y ahora lo llevará a proceso para que responda por turbiedades durante su desempeño. El Secretario del Ayuntamiento David Kiamy, tomó protesta al nuevo titular, Rogelio Sánchez Alvarado.

GRAN PROYECTO

HERMOSILLO, Son.- Este jueves inició el proceso para construir la Desaladora Sonora, el plan cuyo rumbo con las nuevas tecnologías, es ir resolviendo el problema de agua potable en Guaymas y Empalme.

Se publican las bases de la licitación en la figura de Asociación Público-Privada, y resalta el ejemplo de transparencia exigido por la gobernadora Claudia Pavlovich, al acompañarse ese procedimiento de un esquema de transparencia a través de un portal de internet diseñado para ello.

La capaz y trabajadora jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera, encabezó la agenda. Con ella, el secretario de la Contraloría General del Estado, Miguel Ángel Murillo Aispuro, y el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua, Sergio Ávila.

Ambos explicaron pormenores de esta convocatoria internacional, para construir con 770 millones de pesos la desaladora para obtener un aporte inicial de 200 litros por segundo de agua potable. Eso, significará un gran respiro para los habitantes de esta región siempre castigada por la falta de agua.

Y más porque el señor Avila entiende la problemática completa, por eso rehabilita la red de distribución, meta vital para terminar con  tantas fugas del líquido, programa en el cual ha trabajado duro el presidente del Consejo Consultivo del Agua para Guaymas y Empalme, Rogelio Sánchez De La Vega.

Los muertos del socavón y las licitaciones

+ La obra pública, fábrica de ricos y multiplicación de pobres


CUERNAVACA, Morelos, 20 de Julio de 2017.- Juan Mena López y su hijo Juan Mena Romero viajaban en auto a sus rutinas diarias, pero nunca imaginaron que la nueva carretera inaugurada apenas dos meses antes, resentía el efecto de las malas prácticas de la construcción y de los constructores.

El auto llegó a un punto donde la lluvia –esa es la explicación oficial—había afectado el pavimento y la obra en sí, y cayó en un socavón de cinco y medio metros de profundidad en lo que ahora era llamado el Paso Express Cuernavaca, libramiento para abreviar el cruce por la ciudad.

El padre, de 59 años, y su hijo, de 33, salieron al amanecer de su casa en el municipio Emiliano Zapata, hacia Jiutepec. Más les habría valido viajar en bicicleta, como era lo común, pero la lluvia los obligó a viajar en auto.

Al llegar al kilómetro 93, el vacío se presentó. El impacto fue brutal y quedaron atrapados, con graves lesiones, durante horas en el enorme hoyanco.

Los Mena laboraban para la distribuidora de pollos y pavos Parson, el primero como técnico en embutido, y el segundo en el reparto. Los medios dieron cuenta del “accidente”: la caída de un vehículo en un hoyo de cinco metros, cuando Mena Romero llamaba a su novia, Esmeralda, y le pedía ayuda.

El joven le explicó que las autoridades “hacían todo lo posible”, pero temían un colapso del tramo carretero; la mujer llamó al 911 para pedir ayuda y dio la explicación de lo que le habían narrado antes de que el teléfono dejara de sonar. Hasta las 15:20 horas se pudo ser rescatado el primer cuerpo; 15 minutos después, el segundo.

También Sergio Martínez, jefe del área donde laboraban, recibió una llamada de Mena Romero y le avisaba de lo que había ocurrido. Les envió a un chofer a buscarlos, pero ya no había más comunicación.

El rescate de los cuerpos tardó casi 11 horas. Las autoridades intentaban deslindes, improvisaban ruedas de prensa, manejo de información en redes; pero el Servicio Forense confirmaba la tragedia. La familia comenzó su sufrir y demandó justicia a las autoridades.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que el socavón fue ocasionado por el exceso de lluvias y la basura que arrastró. También, que los familiares serán indemnizados y que el Colegio de Ingenieros realizará un peritaje de lo ocurrido y determinará responsabilidades.

Causas: ¿Corrupción?

Si se analizan las causas, lo menos que debe hacerse es encomendar al ratón cuidar el queso. No pidas que la misma autoridad responsable de la obra investigue y dictamine causas de la falla. Y menos encabezar un proceso legal.

Este jueves en Milenio, Héctor Aguilar Camín describe descarnadamente “los cómo” de cumplir con la ley evadiendo objetivos de la misma. Me explicaré:

Plantea que hacer un paso carretero de 14 y medio kilómetros con 2 mil 300 millones de pesos y se colapse a los 3 meses, debe contratarse a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Sí, a la autoridad que debe regular todo para evitar estas cosas como las ocurridas con el socavón.

Le reproduzco íntegros esos pasos. Nada que cualquier constructor de cualquier administración pública ignore:

1.- Hacer una licitación a modo para que gane una empresa que no cumpla con los requisitos de experiencia y especialidad.

2.- Escoger una empresa que haya sido inhabilitada por incumplimientos previos pero que haya cambiado su nombre y compita bajo el nuevo nombre.

3.- No hacer pública ninguna de estas decisiones en la página de la secretaría que hace las licitaciones y elige a los ganadores.

No supervisar regularmente la obra ni siquiera ante el hecho de que, durante los meses de construcción, hubo en ese tramo de la carretera más de 80 accidentes y 21 muertos.

5.- Inaugurar la obra antes de que esté formalmente terminada y entregada, según el contrato regular de finiquito.

6.- Autorizar aumentos en los costos hasta por el doble de lo ofrecido en la licitación, y no reparar en el hecho de que el costo final de dos mil 300 millones resulta 65% mayor que el ofrecido por otra empresa en la misma licitación, a la cual se le negó el contrato porque sus costos eran muy altos.

7.- No escuchar a los habitantes de la zona que advierten de los daños que la obra hace sobre el drenaje y sobre los flujos de agua de su entorno.

8.- No escuchar tampoco a la Auditoría Superior de la Federación que desde 2015 había advertido de “retrasos, pagos no justificados y modificaciones” a la obra.

9.- Tener como delegado estatal responsable de Comunicaciones y Transportes a un maestro de inglés y despedirlo cuando la obra se colapse.

10.- Si alguien cae al socavón de lodo y muere ahogado porque el rescate tarda horas en llegar, ofrecer a la familia un millón de pesos de indemnización para ayudarla a pasar “el mal rato”.

Aguilar Camín termina aclarando que toma la secuencia de omisiones culposas y las cifras, del sugerente articulo de María Amparo Casar: “Posverdad a la mexicana”, sobre las verdades de las que solemos enterarnos una vez que la tragedia sucedió.

Saltar en suelo tan parejo no es lo correcto para poner a cada quién en su lugar.

Estas líneas...

+ Luminarias ponen a regidores del lado de la gente; bien por la competencia en el transporte público; hay nuevo líder cetemista en Empalme


GUAYMAS, Son.- Si hay algo positivo en el oscuro negocio de las luminarias del Ayuntamiento guaymense e improvisada empresa del centro del país, es que los regidores se han puesto del lado de la gente.

El tema cansa, pues son muchos meses de intentar imponer una renta de esas que en el pasado han hecho los alcaldes y al paso del tiempo, se confirman como fraudes. Sí, el ejemplo lo dio César Lizárraga, también panista, en 2010 pero… “olvidó” poner las luminarias.

Hoy, regidores variopinto discuten aprobar o no el contrato, pero ventilan su criterio con pelos y señales. En el camino, la sociedad los ha puesto de vuelta y media. Quizá sintieron pena por sí y por sus antecesores, regidores que apoyaron programas nocivos y hoy caminan con la vista baja, en espera de que nadie los recuerde.

El punto es, la reacción social fue beligerante y ya se encontró y expuso la información alusiva a las luminarias que quiere Lorenzo de Cima para Guaymas y a la firma cuyos representantes estuvieron aquí, intentaron explicar el proyecto y debieron salir como dice la abuela en el rancho, “con la cola entre las patas”.

Bueno, hasta David Galván, cabeza estatal del PAN, vino y recomendó no hacer cosas buenas –suponiendo que sean buenas—que parezcan malas. Lo malo es que llegó en compañía de Florencio “El chito” Díaz Armenta, ex alcalde sanluisino y empresario exitoso en el rubro de la ¡electricidad!

Otro personaje de ese tipo anduvo por aquí y no lo supe hasta que me hicieron esta pregunta: “¿Qué interés tiene Ramón A. Flores Robles, ex alcalde panista de Arivechi, en que #EMCO se quede con proyecto de luminarias”?

El preguntón lo sabe, pero no me quiso explicar por ahora.

EMCO, la potencial proveedora, tiene poca experiencia en alumbrado. Renta, me ilustraban, espacios para guardar cachivaches, además de promover fiestas. Algo así como Ajedrez, la empresa que brotó de la tierra y organizó el disminuido Carnaval pasado, en perjuicio de la transparencia con la que se debe manejar el recurso público.

Datos y cifras me los proporcionaron varios regidores, como a mucha gente, y conocemos de la “a” a la “z” la operación que ocupa la mente de empresarios y funcionarios que la diseñaron, al grado de que no ha habido gran cosa más en la responsabilidad de hacer algo por la ciudad que se nos cae a pedazos.

Parece que darán marcha atrás. No les fue bien con la propuesta. Menos, cuando una docena de regidores dan el no anticipado, y luchadores sociales sugieren que el Ayuntamiento mejoraría el alumbrado con la mitad del costo expuesto.

Felicidades a Angelita García. Sus exposiciones al respecto hacen conciencia en una sociedad harta de ver las maldades de sus políticos, con enfoque ahora en los regidores –se desconfía del alcalde desde el principio-- cuyo nombre, color y acciones, está a la vista, como exige la transparencia, eso que detestan todos los malos políticos.

NEOTRANSPORTISTAS

Hay nuevos empresarios del transporte público de pasaje –bueno, no tan nuevos, se forjaron en el padresismo—y gracias a ellos aparecen nuevas rutas, otras se restablecen y brotan… nuevos pleitos.

La experiencia en la riña política local está ya en ese ambiente, pues yo hubiera creído que era espontáneo el movimiento del “viejerío” --como alguna vez las llamó en sus arengas el barbado panista Diego Fernández de Ceballos-- haciendo plantones y llamando a las radios para defender a nuevas empresas.

Creen los analistas que las financia un neotransportista de apellido Melicoff. Como en el pasado lo habrían hecho los hoy afectados González para fracturar a los caciques de la época. Bienvenida la competencia.

El ejemplo, opera de nuevo la otrora despreciada ruta Calzada y la gente de mi colonia vuelve a comunicarse al sur y norte. Y vieran los camiones: modelo 2017, aire acondicionado, choferes uniformados y no llevan narcomúsica a todo lo que dan sus equipos de sonido.

Pero Tránsito Municipal tiene desorden vial gigante en esa calzada y el ejemplo lo da cualquier día, con banquetas convertidas en estacionamiento de los negocios, que echan a la gente a la calle.

Si pasa por allí, a riesgo de caer en alcantarillas de calles 17 y 16, lo verá fácilmente. Eso sí, el jefe de Vialidad, Alberto Guerrero, resuelve el lío de reparar un tramo de la legendaria avenida “Del muelle”, hoy Abelardo L. Rodríguez, confluencia de todas las rutas del transporte urbano.

Guerrero señaló que durante 160 días –eso tardarán los trabajos—cambia la parada de autobuses del Mercado Municipal y adecuaron desviaciones por la Serdán, lo cual espero no sea pretexto para devolver las pesadas unidades a esa vía donde causaban tantos problemas hasta ser retiradas en su trienio por el ex alcalde Antonio Astiazarán.

CTM EMPALME, NUEVO LIDER

No pudo venir Javier Villarreal, pero el dirigente en Sonora de la CTM fue bien representado por el secretario de Organización, Aurelio Flores, en la asamblea para tomar protesta al nuevo dirigente en Empalme, Guillermo Aguiluz Meza.

Memo terminará los dos años que le faltaban al fallecido Roberto Rangel Yta y, si lo hace bien, haría historia en un pueblo que camina a ser importante en la economía del noroeste de México, como lo adelanta la fuerte inversión federal en marcha.

El problema de Aguiluz será demostrar que no todos los dirigentes obreros son como ahora lo es Carlos Enrique Gómez Cota, divorciado de la gente desde que aprendió a usar el poder para sí, y para sí, dicen los empalmenses, gasta el erario de un pueblo empobrecido donde se pierden 54 millones de pesos –dicen que ya van 70, la mitad del presupuesto—en año y medio y el munícipe alega desconocer su destino, por eso culpa al ex tesorero.

Dura chamba le espera a la CTM para revertir el efecto provocado en la gente y poder cumplir su meta de mantenerse como gobierno en la plaza.