Columnas

Estas líneas...

+ Regidores contra funcionarios; Seguridad Pública: ¿6 millones perdidos?; PRI, la mujer sobresale

 

GUAYMAS, Son.- Me ausenté dos semanas y me perdí de lo ocurrido durante las vacaciones de primavera, pero veo en las notas del cibermundo, que no fue gran cosa.

Si acaso, del desencuentro de regidores/gladiadores locales del ring municipal, cuyo último capítulo ha sido acudir este lunes a la sede de Seguridad Pública Municipal, unos para hacer rodar la testa del titular Norman Castillo, otros para evitarlo.

Los primeros, fundamentalmente Marcos Ulloa, están persuadidos de que existe al interior de la dependencia responsable de prevenir el delito, enorme grado de corrupción que no se ataca, basándose en la resaltante huella del dinero.

Es decir, multas y obligaciones que la Policía impone a ciudadanos sumaban cientos de miles de pesos mensuales, pero hoy difícilmente supera los 20 mil pesos.

Luego, el regidor azul Raúl Sánchez, formalizo denuncia firmada por 11 ediles, contra Carlos Alberto de la Cruz Paquini, administrador de la Policía, quien habría hecho tranzas para embolsarse en un mes 700 mil pesos y, dicen los decires, iría a medias con el controvertido secretario del Ayuntamiento Alán Jaramillo Pérez.

La historia en marcha debe determinar si eso es real, pero el contralor Municipal no puede hacer nada. La denuncia podría ser parte del archivo que se arrojará a la basura en algunos años. Y eso que no se cuentan los más de 6 millones de pesos perdidos en pagar facturas de equipo para la Policía que nunca llegó… bueno, no ha llegado, dicen los responsables.

El punto es que Sánchez Almeida, secretario de la Comisión de Seguridad Pública, hace su trabajo, y a la vez ayuda a Norman, pues el jefe genízaro tiene aversión por el secretario de la comuna y viceversa. Ulloa, presidente de esa Comisión, apuesta por la caída de quien llegó como recomendado político al cargo, pero ahora lo ve difícil, porque se echó a encima a regidores que ofreció manipular para hacer lucir al secretario.

Mayor problema es, que como repetidamente el gato no está en casa, los ratones salen a retozar y hacen cada cosa. Por eso crece el intercambio de demandas y resaltan las que enfrentarán varios funcionarios, el alcalde De Cima incluído, donde se incluye la difamación tras herir susceptibilidades de varios ediles, entre ellos Enrique Hudson, o el zar del transporte local Eduardo “El Pin” González, y hasta el historiador y promotor cultural Alfonso Uribe, cuyo apellido fue expuesto a la crítica en forma dolosa y eso, entre gente decente, duele, pero no lo entenderán muchos de los que ahora cobran en la nómina municipal.

A propósito de Uribes, me encontré este mensaje en redes. Es de Germán, hermano de Alfonso, cuyo crecimiento profesional y político lo hace radicar, sin perder arraigo, fuera de Guaymas. Dice así:

“Que tristeza me da mi Guaymas que, a año y medio de elecciones, siga siendo lo mismo, después de que perdimos como oferta y partido, en lugar de sumarnos a un proyecto bueno o malo, pero proyecto, por un pueblo que queremos; solo pido que nos sumemos a quien tuvo la mayoría y le demos la oportunidad de que triunfe por nuestro pueblo o no la haga, pero confiando en que sea por mejorar. No podemos exigir, si no nos sumamos. Si no funciona podemos cambiar en el siguiente proceso, pero NO prejuzguemos antes de darles la oportunidad, porque estaremos en el error de equivocarnos TODOS.

No seamos egoístas, porque la debacle no es para nosotros, sino para nuestras futuras generaciones.

Ojalá podamos confiar en lo que la mayoría definió, para nuestro agrado o no. Sé que no es del agrado político de muchos pero es la realidad.

Por Guaymas y por Sonora”.

Parece manifiesto político de alguien interesado en un proyecto personal, pero no lo creo, conociendo a Germán, quien ha mostrado su generosidad en repetidas ocasiones. Como olvidar aquella vez que, decidido a compartir lo que el Creador le permite ganar con su trabajo, obsequió 225 computadoras y equipo complementario, a otros tantos estudiantes de escasos recursos que aún le agradecen el resaltante gesto. Urge más gente como él.

TIROS RAPIDOS

1.- El PRI estatal hace bien en unirse a Gilberto Gutiérrez Sánchez, para que permanezca en la dirigencia al lado de Blanca Andrea de la Mora Cruz.

Su trabajo es la principal recomendación. Cumplieron con las bases de la convocatoria y no se registró ninguna otra fórmula, así la Comisión Estatal de Procesos Internos entregó el dictamen que los convierte en Presidente y Secretaria General para el periodo 2017-2021, previa ratificación estatutaria que hará la Asamblea del Consejo Político.

En Guaymas, el trabajo tricolor no se nota, quizá porque no hay trabajo. Está en chino conciliar el interés tricolor y por ello Tere Tapia sigue sosteniendo con pinzas las siglas.

Un punto bueno es que viendo el errático mandato municipal, los grupos de interés parecen acelerar el acuerdo y dar el paso, para lo cual ya perfilan figuras que con trabajo hagan la tarea y, si las cosas pintan bien, volverse opciones afines al trabajo estatal para lo de 2018, para sacar adelante el proyecto de la gobernadora Claudia Pavlovich.

Y como la especulación es obligada, hay nombres, encabezados por gente como el dirigente agrario Jesús Alberto Garza Osuna o el cetemista Ricardo González; en el camino, se sabría si dan el ancho y se suman a la baraja tricolor que se forma con Susana Corella, Lorena Garibay o Carla Neudert, parte del activo político de este partido donde, no lo descarte, para las principales encomiendas podrían aparecer personajes que han dejado huella decorosa en el ayer cercano, concretamente Carlos Zataráin y Antonio Astiazarán. Así dicen las versiones.

De paso, se menciona el nombre de Enrique Claussen para responsabilidades de liga mayor, lo cual no sería raro. El guaymense director del Isssteson posee gran acervo político y es parte del establo que incluye al diputado federal Ulises Cristópulos, quien desde el jueves pasado fue ungido delegado del PRI en el Estado de México, la tierra donde este año se define el futuro electoral del país en 2018. Ni más ni menos.

2.- Se reporta Heriberto Aguilar Castillo, delegado de Morena para el Distrito 04 de Sonora, y afirma haber estudiado con detenimiento la noticia del “moche” de 500 mil pesos a diputada veracruzana que lo entregaría, presuntamente, a Andrés Manuel López Obrador, lo cual descarta.

“Llego a la conclusión que AMLO no puede ser responsable de las decisiones y acciones de la militancia, ni de (que) los dirigentes tomen decisiones y acciones erradas”. Y anticipa una sanción ejemplar “para que todos entiendan que deben de conducirse de manera correcta, apegado a los principios”.

Es, resume, “una treta Armada, aprovechándose de la ingenuidad de las personas; si la compañera hubiera consultado antes, hubiera recibido un rotundo no, a la intención de aceptar ese recurso”.

3.- La defensa de Guaymas en 1854 es un hecho de armas donde las acciones heroicas y el amor a su suelo, alejaron al invasor que intentaba cortar un trozo de la naciente Patria y entregarlo a fuerzas hegemónicas francesas.

Sorprendió siempre la ausencia de reconocimiento en los archivos históricos, hasta hace unos días, cuando la gestión de la diputada Susana Corella dio resultados y ya es día nacional el 13 de Julio, fecha en la que también aquí, las fuerzas regulares y los “Urbanos de Guaymas”, hicieron que las armas nacionales se cubrieran de gloria.

El desarrollador inmobiliario Heberto Ferreira, refleja orgullo por la decisión del Congreso de la Unión de reconocer la batalla “como hecho heroico e histórico a nivel nacional”, y emocionado, señala que ello siempre fue “un reclamo que año tras año mi mamá pedía a los representantes del Gobierno del Estado”.

Desde el nivel municipal lo gestionó precisamente Susana Corella, cuando ocupó la alcaldía guaymense, y lo retomó ahora. Ferreira celebra que se reconozca algo que los propios historiadores demandaban: registrar oficialmente la batalla como defensa de la nación.

Por supuesto, doña Oralia Avilés, su madre, descendiente directa de la heroína doña Loreto Encinas de Avilés, también celebra satisfecha este paso. Enhorabuena.

Desprestigia a México el ataque a periodistas

+ Más de la mitad de fueron ordenados por funcionarios del Estado; la Fiscalía creada para perseguir las agresiones a la prensa no consigue ni una condena desde su creación en 2007


CD. DE MEXICO, 14 de Abril de 2017.- Con la muerte de tres periodistas el mes pasado en tres puntos distintos del país (Guerrero, Veracruz y Chihuahua) la idea del mes de marzo “fatídico para la prensa en México” se extendió.

Un informe presentado por Artículo 19 confirma una tendencia que no deja de crecer desde hace años; un mes malo, en un año fatídico, en el marco de una década trágica, que cuenta sus muertos por decenas.

Son 224 páginas sobre la “mala salud” de la prensa en México, La organización no gubernamental inglesa, fundada hace 30 años para la defensa de la libertad de expresión, documentó que el año pasado 11 informadores fueron asesinados, hubo 426 agresiones contra la prensa y todavía hay 23 periodistas desaparecidos.

El informe ‘Libertades en resistencia’ registró estas agresiones y concluyó que de las 426 palizas, anónimos, advertencias o asesinatos, más de la mitad (257), fueron cometidas por funcionarios públicos o partidos políticos y 17 por el crimen organizado. El 40% fueron cometidas por autoridades estatales, el 35% municipales y el 25% federales, señala el documento.

La novedad radica en capítulos como “Plata o plomo” que documentan agresiones físicas, pero se adentra en los nexos entre los poderes públicos y el silencio. En el apartado plomo se incluyen los asesinatos y los cientos de agresiones y en el de la plata, la creación de periódicos al servicio de los poderes públicos.

En otros casos, los intentos por silenciar a la prensa tienen que ver con el espionaje y los programas informáticos detectados, capaces de insertarse en el teléfono de un redactor, como el acoso sufrido por el periodista Rafael Cabrera, que reveló el escándalo de la Casa Blanca, la vivienda del presidente, Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, construida por un empresario beneficiado por múltiples contratos, y en otras vías de publicidad.

“En este México nuestro, donde el periodismo ha llegado más lejos en la investigación y denuncia de casos de corrupción que los responsables de investigarlos, no nos podemos dar el lujo de estar desinformados”, lamentó Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19 para México y Centroamérica.

En 2016, once periodistas fueron asesinados,  hubo  426 agresiones  y 23 informadores continúan  desaparecidos"

Es casi un lugar común decir que Tamaulipas es un Estado silenciado, donde la prensa, y hasta los usuarios en redes sociales, perdieron la batalla frente al miedo. Sin embargo, el informe de Artículo 19 incorpora lugares como Oaxaca en lo más alto de esta lista negra.

En el Estado sureño se dieron cuatro de las 11 muertes el año pasado y hubo 60 agresiones, un 70% más que el año anterior, coincidiendo con las elecciones a gobernador. La Ciudad de México y Veracruz encabezan también este mapa sobre la libertad de expresión.

Fiscalía inútil

El informe criticó con dureza a la Fiscalía especial, creada en medio de gran publicidad en 2010 para poner fin a la muerte de periodistas, y que ha resultado “totalmente inútil” al no lograr ni una sola condena, captura o juicio a los agresores desde su creación hace siete años. Un récord de impunidad del  99’75%, señaló la Ong.

“El Estado ha fallado en proteger, garantizar y sancionar a los culpables. Todas las autoridades de todos los poderes han optado por justificar falta de respuesta” señala el informe; el ejemplo lo da la periodista de Proceso, Regina Martínez, asesinada en 2012, cuya línea de investigación sigue siendo una supuesta relación amorosa.

Para frenar la impunidad, Edison Lanza, Relator especial para la libertad de Expresión de la CIDH señaló que “México debería revisar el papel y las fallas de esta Fiscalía especial para saber porque no avanza a pesar de tener un cuerpo especializado” y exigió capacitación para el Ministerio Público y mecanismos de protección efectivos.

Carolina Botero, relatora de la organización en América Latina, lamenta que organizaciones internacionales encuentran las pruebas para localizar a los culpables de las agresiones a los periodistas, por ello afirma que “también puede hacerlo la justicia”, e insistió en que mientras prospere la impunidad, “México no podrá realizar una genuina transición a la democracia”.

Al mismo tiempo acusó que “no hay duda de que México el país más peligroso de la región para ser periodista", y tras un paseo verbal por Latinoamérica y sus conflictos en contra de los periodistas, hizo un lamentable resumen que terminó en forma lapidaria; "México se ha ganado el premio regional en asesinatos e impunidad”.

Guaymas, la deuda increíble

+ Exponen la cruda realidad del Ayuntamiento a empresarios

 

GUAYMAS, Son.- No hubo información oficial del encuentro ni de planteamientos y resultados.

Se sabe que el alcalde Lorenzo de Cima Dworak convocó a personajes ligados a los principales intereses del Municipio para exponer sus dificultades como Presidente Municipal y resolver qué hacer para reducirlas.

Algo logró, según los rostros de preocupación entre los asistentes, dueños de empresas y directores de operaciones que representan decenas de miles de empleos, derrama, la base de la economía local.

La sala del Cabildo reunió al alcalde y cercanos colaboradores y el video, el power point y el rostro del munícipe lograron el efecto buscado. Impactaron a los 15 de 19 invitados a quienes propuso ir juntos a “bajarle dos rayitas” a la pugna que, “haiga sido como haiga sido” (Calderón dixit), tiene al Ayuntamiento en la ruina y al Municipio en penurias.

DEBEN 7,500 MILLONES

De entrada, el Ayuntamiento tiene poco ingreso; de ese poco paga mensualidades onerosas a gente “de fuera”; cubren obligaciones financieras escandalosas y que presumen delitos lesivos al patrimonio municipal; hay demandas laborales por hasta ahora, 180 millones de pesos y, en síntesis, la deuda crece hasta 7 mil 700 millones de pesos.

El escepticismo privó. La interrogante surgió. La explicación ató cabos y al final, todos sabían que el Municipio ha pasado por pésimas manos, sobre todo los últimos tres trienios. Y esas manos no solo se equivocaron, también habrían actuado con dolo para afectar el patrimonio –y con ello el nivel de vida—de los guaymenses, lo cual sugiere delitos de delincuencia organizada y desvío de recursos.

Cuidar las cuentas no es prioridad de la actual administración, que se la lleva “comiendo m…” desde la perspectiva del secretario Alan Jaramillo; pero lo desmiente el agonizante tesorero Arturo Lozano, quien con sus amigos de aquí y de Hermosillo ya habría desfalcado a la comuna más de 27 millones de pesos (“Todo lo ha sabido Lorenzo”, se mal defiende), agarrándole la pata a la vaca el oficial Mayor González Véjar.

Ni se diga el titular del Deporte, opaco e impune, fuertemente protegido ¿por el alcalde?

La lista no termina, pero el drama actual inicia al confirmar pillerías de César Lizárraga, el alcalde panista de 2009-2012, que la pasó “de poca” dejando hacer y deshacer al “Cártel de los ingenieros”.

Al margen de identidades, el peor legado a los guaymenses fue el fraude de las luminarias, 8 mil 500 colocadas en la ciudad –nunca se notaron, pues la oscuridad siguió privando—en un programa de arrendamiento puro. No pagó, César, 6 y medio millones y su sucesor ignoró a los cobradores; entonces, como la empresa Miffel no es de filántropos, se le agregaron intereses, moratoria, penalizaciones, etc.

Y tampoco se regresaron las piezas rentadas, entonces las tiene qué pagar la comuna… con los debidos recargos.

Total, la empresa del Estado de México que podría ser propiedad de una poderosa dama ligada al mandato federal azul de 2006 al 2012, asociada con priístas del Estado de México, reclama ¡6 mil 500 millones de pesos!

Mil millones más se deben entre demandas laborales, exigencias del sindicato y el préstamo de un irresponsable banco por 400 millones de pesos que pidió/aceptó Otto Claussen, de lo cual solo llegaron 315 a las arcas municipales.

Agregue pagos injustificados por cosas mil aprobados por sus funcionarios en el lapso de 2012 a 2015. No lo creerá, pero además de pagar el exalcalde vigilancia en su casa con dinero municipal a una empresa de su propia familia, sus ayudantes no objetaban cubrir montos por habanos Cohiba, caros “güisquis” de etiquetas multicolor, los “coñacs” de los “Luises” y, por supuesto, los complementos indispensables para la “dolche vita” al que Otto se acostumbró y acostumbró a sus amigos.

La apuesta es ahora, si podrán influenciar los invitados a la explicación no solicitada, para apoyar alguna medida que ponga fin al saqueo municipal de años, o solo exigirán beneficios típicos para el silencio cómplice.

En mayo, sugiere la ominosa advertencia de Lorenzo, podrían estar pagando la última quincena a los policías y la última factura de alumbrado público a Comisión Federal de Electricidad.

Como dijera un dirigente empresarial atónito ante lo que veía y escuchaba: “Lo de PASA se queda chiquito, chiquito”.

Se refería a la empresa privada que ofreció recoger la basura, pero falla, igual que la paga mensual que a llegado a acumular casi 30 millones de deuda.

Pero lo peor: hizo pensar que la recolección de basura equivale a labor de limpia y hoy Servicios Públicos Municipales, desentendido de la obligación, deja creer que PASA es la fallida. La ciudad refleja tal creencia inducida.

Anoten un round a favor del panista de Cima, tras una vapuleada la primera mitad de la pelea. Pro la ciudad sigue perdiendo.

LOS INVITADOS:

Se invitó a 19; acudieron 16: Félix Tonella Luken (maquiladoras), Antonio Llano Zaragoza (agro); Octavio Llano Zaragoza (desarrollo inmobiliario), Alfredo Ortega (Notarios), Gabriel Véjar (servicios marítimos), Rogelio Sánchez de la Vega (industria sardinera), Luis Caballero Pavlovich (desarrollo turístico), Francisco Uribe Maytorena (promoción de inversiones), Carlos Zaragoza de Cima (industria pesquera y servicios), Estéban Terrazas Aguirre (Comercio y servicios), Juan Dworak Robinson (Sector Ciencia y Tecnología), Carlos Villarreal (servicios), Eduardo Melicoff (Transporte), Santiago Zaragoza Gaxiola (Agrícultura e inocuidad agrícola), Antonio de la Llata (Porducción pesquera).

No acudieron por causas que justificaron: Germán Uribe Corona, Roberto Vázquez Muñoz, Jesús Padilla Juárez y Rodolfo Zaragoza Gaxiola.

Estas líneas...

+ Circo romano, el Cabildo; Claudia Pavlovich: no se equivoquen; Natalia Rivera, “oreja y rabo”

 

GUAYMAS, Son.- Los audios revelados por fuerzas ocultas ya muy vistas, donde se expone crudamente la corrupción en el Ayuntamiento de Guaymas, exacerba ánimos y desata una “guerrita” que vuelve a todos gladiadores en el circo romano en el que se convirtió la casa de piedra.

Las acusaciones que ya pesan sobre los funcionarios del panista Lorenzo de Cima y sobre el mismo alcalde, fluyen; los audios confirman y los presuntos implicados no encontraron la hábil respuesta que debía dar el jefe. Peor, los hundió más en el pantano municipal cuando aceptó el señor alcalde haber sobornado a regidores con esos famosos cañonazos de 50 mil pesos. Y hasta llamó soborno al pago de una factura por servicios sin importar arrojar lodo al apellido de la familia González, transportistas de siempre en el puerto.

El enredo es largo y he tocado el tema en varias columnas, pero la veta no se agota. Digamos que el alcalde con el que el PAN malamente ganó la alcaldía que, ya pintó, devolverá en 2018, es víctima de su propia inexperiencia.

La ingenuidad política de De Cima le hizo pensar que las cochinadas hechas por el tesorero Arturo Lozano están bien hechas, y el argumento es que las hacen ellos, no los otros. Y el lavandero que en unos días volverá a su descuidado negocio que nunca debió dejar, ya en desgracia, no se cuida para decir que “todo lo sabía el Lorenzo”. Pero también sabía de deslealtades y que Arturito se había ido por la vía libre en negocios que toca resolver al jefe.

Y grita el “ternuras” a quien quiera oírlo, que solo pagaba y con nada se quedaba. Quién le creerá, cuando no cuadran las cuentas y los auditores ríen maliciosos por tanta mugre en los papeles que usan para justificar el “remolino de la suerte” al que juegan con el dinero del pueblo.

Nada de esto sería público, pero De Cima no le entiende a la política; tampoco es simpático. Y agregue el delirio de persecución que padece.

El primer día debió pensar en conciliar, medir fuerza y escoger rivales a combatir. La cita bíblica sugiere no reñir con el enemigo si su ejército es de 20 mil cuando el tuyo es de 10 mil; parlamenta. Luego, hacer caso a la maquiavélica sentencia de dividir para vencer. Pero la historia es de un Ayuntamiento inepto y con partes vitales de la sociedad en corrosión.

Lorenzo de Cima quiso enviar a la cárcel a su antecesor por corrupto pero… nada. Si hay algo a su favor, es la expectativa de que “pasando semana santa” llevará el caso ante el ministerio público.

Su pelea justa de castigar la impunidad lesiva para Guaymas, le genera enemigos entre los malos, pero empeora su entorno cuando los funcionarios que escogió, generan otro pantano pestilente en las cuentas.

Increíble, pero el regidor Eduardo “Pin” González cobró servicios de transporte, que le debían de meses, y el alcalde lo acusa de ser un soborno. No le pagaban, dicen las malas lenguas, porque no incurría en el “moche” correspondiente impuesto por Arturo Lozano, quien hizo buena la prédica de que cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde.

Hace 3 años, “El pin” me exponía su intención de ser regidor para hacer algo por Guaymas. Hoy, está desalentado, agredido, y aquellos que le debieron ayudar a hacer equipo para rescatar al Guaymas hundido por las raterías a la vista, cuestionan su honor.

Eso, cuando el contralor Fernando Ortega analiza casos como el del titular del Deporte, cuya cabeza pidió el regidor priísta Rubén Contreras y nadie lo pela. La razón es que el dinero que cobra por uso de instalaciones se lo echa a la bolsa y en este año van, dicen los que saben, más de 800 mil pesos; en Policía y Tránsito, multas millonarias tradicionales solo reportan ridículos 20 mil pesos mensuales de ingresos.

No entra dinero del Carnaval y este año se regaló la utilidad a una empresa privada propiedad de amigos del alcalde, pero los gastos sí los absorbe la comuna; sin contar que la poca obra realizada es de baja calidad y no es raro repetirlas con el mismo resultado.

El Fideicomiso para el Fortalecimiento de la Seguridad es un bono para par de empresarios amigos de Lorenzo, lo cual se denunció sin resultado legal alguno, desde 2016. En la misma área, el secretario del Ayuntamiento es pillado en leperadas mil a las que responde con cinismo. El último golpe a través de un asesor de apelativo italiano, le dejó casi un millón de pesos.

Pero no pasa nada. Los regidores, custodios del pueblo, persisten en sus disputas de colores y búsqueda de beneficios como los cañonazos de 50 mil pesos o el puesto de 15 o 20 mil pesos mensuales para el familiar o el amigo.

Cierto, Lorenzo de Cima está bajo fuego. Y como lo dijo el pillo secretario Jaramillo, que llamó criminales a activistas guaymenses decididos hoy a hacerle ver su suerte, hay “mano negra” detrás de los golpes con acusación directa a los Claussen. Si ese es el problema, cuidado, los hermosillenses nacidos en Guaymas tienen obuses de alto calibre y muy buena puntería.

Pero así como está lejos poder llamar a cuentas a Otto Claussen por los 400 millones de pesos que hicieron de Guaymas un “Pueblo mágico”, así se aleja la posibilidad de terminar un trienio distinto. La leperada persiste, con la diferencia de lo burdo pero de igual efecto negativo para Guaymas.

Queda preguntar qué ganó el alcalde al acusar a los regidores panistas Enrique Hudson y Eduardo “El pin” González. O al reñir con el priísta Alfonso Uribe acusándolo de deshonesto al manejar el Carnaval los 3 años de la pasada película de terror, cuando el ahora regidor tricolor arroja su espada en prenda cuando el honor del apellido está en juego… y va por ella.

A De Cima le queda la carga de la prueba y la obligación de denunciar y generar un proceso judicial contra ellos. O retractarse con la obligada disculpa pública.

“El Pin”, regidor que llegó al Cabildo a través del PAN sin ser panista, describió certero la situación por culpa de los políticos de mediocres para abajo que padece Guaymas: “Qué jodidos estamos”.

En este momento, ya se especula sobre la caída de Lorenzo de Cima. Y ya también sobre el nombre de su sucesor: Enrique Hudson.

No veo llegar la sangre al río, pero la especulación es terrible y causa graves efectos en política.

TIROS RAPIDOS:

1.- Cuando se dice que viene el lobo y la alerta es una travesura de muchacho, no se cree cuando es real la presencia del magnífico animal.

Eso ocurre cuando Claudia Pavlovich Arellano anuncia su agenda de trabajo como gobernadora, destacando la transparencia como puntal en el manejo de la riqueza de Sonora, para que no termine en los bolsillos de malandrines que merodean en la política.

Enseguida, su meta que va más allá de la nutrida obra material emprendida a partir de bajo cero, como le dejaron el Estado los azules en fuga o presos, y que es la de elevar el nivel de vida de los sonorenses.

Claudia dijo que viene el lobo, porque el lobo venía. Hoy, lo empiezan a entender los de dentro, que no cambiarán de carro, casa o mujer. Más, cuando con la ley en la mano advierte a quienes defienden a los transgresores con vericuetos legales, que irá a fondo.

La prueba es clara, con el exjefe azul preso, y ahora con la detención del enriquecido exsecretario de finanzas Carlos Villalobos Organista, tipejo que de la honrosa medianía, paso a presumir –como buen rico nuevo-- a los ricos de Cajeme su condición de Creso en par de años en ese cargo.

No se equivoquen. La señora lo ha advertido y el líder yaqui de la historia, Cajeme, es explícito en su cita inolvidable: “antes como antes, ahora como ahora”.

2.- Gilberto Gutiérrez Sánchez, presidente estatal del PRI, invitó a la jefa de la Oficina del Ejecutivo estatal para dar su versión de cómo se rescata a Sonora. Natalia Rivera lo hizo y en qué forma.

Al acudir como han hecho otros funcionarios, levantó vuelo y que forma de atrapar a quienes fuimos invitados a escucharla, con su detalle en medio de la brevedad que hace doblemente buenas las cosas.

Para decirlo en palabras más contundentes, Natalia al dirigirse a los priístas que la escuchaban y cuestionaban, cortó rabo y oreja, parafraseando al dirigente estatal que hace una sana labor al fijar en la mente de los funcionarios que no solo los órganos internos, sino también el partido en el poder, observa atento su desempeño y les demandará fallas.

3.- En tema de partidos, la labor tricolor previa en el Ayuntamiento, y la que ahora hace el azul, confirman gran desconfianza del pueblo hacia toda sigla, lo cual hace que muchos políticos piensen en migrar para alcanzar objetivos electorales.

Morena, dicen los tradicionales izquierdosos o villamelones que no caben en siglas tradicionales, es el camino a seguir. Pero la pregunta es: ¿permitirá Morena desvirtuar objetivos de saneamiento político-mental dejando entrar a cualquiera en sus siglas?

Y para irnos, miren la cita que hace la coordinación sonorense de Movimiento Ciudadano: “Las ciudades están quedando comprometidas y los gobiernos no quieren enfrentar nuevos retos, han sido incapaces para llevar a cabo sus funciones”.

Esto, al exponer la necesidad de imponer, como ya lo planteó hace un año el legislador de MC en el Congreso estatal, Carlos León, la ratificación de mandato, con la cual podría la gente pedir la bola a representantes cuando les gane la avaricia o la ineptitud. O ambas cosas.

Rafael T. Caballero vivirá por siempre

+ Su obra material se refleja en el principal destino turístico de Sonora

 

SAN CARLOS, Nuevo Guaymas, Son.- Rafael T. Caballero era un hombre inquieto, con mentalidad amplia y energía que a todo se imponía, citan sus biógrafos.

No extraña, por ello, que el originario de una comunidad de Chihuahua llamada Chínipas, haya incursionado en tareas diversas desde tenedor de libros hasta generador de patentes para procesar y tratar agua y repetidamente asesor de muchos políticos de alto nivel.

Llegó a Guaymas en 1957 y vio más allá de lo que todos veían. No solo porque piloteaba avionetas y recorría el cielo en ellas, sino porque su espíritu aventurero se emocionaba con lo que la orografía regional le mostraba.

Esto, dijo alguna vez, deberían verlo la gran cantidad de amigos que ya había hecho.

Generó confianza, atrajo capitales y, apenas treintañero, podría jubilarse y así lo decidió, pero no para dar uso a una poltrona y esperar algunos años para cuidar nietos, cosa que le fascinaba.

Prefirió crear otro hijo, al que llamó San Carlos y lo vio nacer al pie de emblemático cerro Tetas de Cabra, el viejo volcán apagado centro de rituales ancestrales, donde puso los pilares de la primera marina turística del norte de México, con apenas unos cuantos botes. Más tarde creó la edificación que en pocos años era el primer hotel de la zona, al que llamó La Posada, porque sus amigos le pedían “posada” para venir a aprovechar el bello y rico mar de Cortes desde este lugar.

Allí fundó San Carlos, al que llamó Nuevo Guaymas, en 1963 y una década después, ya llegaban millares de visitantes a través de caravanas de casas rodantes, autos privados o vuelos particulares, al igual que vuelos comerciales que conectaban desde la ciudad de México o Baja California Sur, hasta Tucson, Phoenix, Los Angeles y San Francisco, en Estados Unidos. Tampoco faltaron los cruceros turísticos hasta este sitio, en los años 70.

Fue anfitrión del comandante de la marina francesa y explotador submarino Jacques Costeau, quien en sus incursiones encontró aquí lo que llamó, maravillado, el “Acuario del mundo”.

Por añadidura, su visión fue confirmada hace tres años, cuando la prestigiosa revista científica National Geografic ubicó la Mejor Vista Natural del Mundo, un punto ubicado precisamente frente al cerro Teta Kawi, que combinado con el mar se aprecia desde el Mirador Turístico sobre la playa "Piedras Pintas" .

Su historia es una cadena de gestiones intensas, promoción, mano izquierda y un don de gentes que llenó pronto ese lugar de inversionistas de todas las tallas. Atrajo capitales de todo el mundo. Personalidades de la política, las finanzas y el jet set se dejaron ver en los linderos que reúnen al desierto con el mar.

Fue generoso. Patrocinó mil programas sociales, tareas y obras religiosas, el deporte, la historia e innumerables objetivos a favor del turismo; fue su idea el desarrollo del poblado y deja inédito el proyecto de lo que llamó “San Carlos dentro de 50 años”, que no pudo presentar al cumplir este destino su primer medio siglo de fundado. Sus numerosos auxiliares lo rescatarán y editarán, han confirmado.

Cumpliría 94 años. Mucho tiempo. Más de lo que un cuerpo físico promedio soporta y por ello su voluntad aceptó el fin esta noche de domingo, en su residencia frente a la bahía de San Francisco, del sector Caracol Dorado, tras la despedida de Lourdes, su compañera de décadas.

La noticia corrió rápidamente por redes sociales. Se había ido un hombre historia. Y la historia tiene de él un balance altamente positivo y la coincidencia es, le hará mucha falta a San Carlos, aún cuando se espera de su descendencia la iniciativa para mantener el proyecto visualizado una tarde de 1957 y fortalecido en 2013, cuando rodeado de centenares de admiradores, presentó lo que esa visión espera del futuro.

Descanse en paz, el forjador de San Carlos, Rafael T. Caballero, cuyo nombre repetidamente ha sido propuesto para darlo a la comunidad internacional que fundó y que sigue consolidándose.